Noticias destacadas

Auditoría eléctrica en sistemas centralizados y de decodificadores en campos de golf, por David Redondo (Logistic H2O)

Visitas: 188

Una auditoría eléctrica consiste en la realización de mediciones, diagnósticos del sistema eléctrico y un análisis de los equipos que se encuentran conectados a la red. El análisis de los principales consumos nos lleva a determinar el uso óptimo de la energía eléctrica, lo que posteriormente nos permitirá formular e implementar soluciones de tipo correctivo, de sustitución de equipos o de prevención.

La mayor parte de las instalaciones eléctricas, y en una mayor medida las instalaciones por circuito centralizado de decodificadores, demandan potencia activa y reactiva (generalmente de tipo inductivo). Esto implica un consumo de corriente total mayor que el estrictamente necesario para obtener el trabajo útil, produciendo pérdidas innecesarias en la instalación y pérdidas de comunicación.

Otros factores que contribuyen de forma importante incluso decisiva a las pérdidas en los circuitos centralizados de decodificadores son los producidos por el mal conexionado de la línea, micro cortes o el mal estado de las protecciones anti descarga, los cuales absorben de la red corrientes periódicas no senoidales. Estos problemas en la red ocasiona una serie de inconvenientes como sobrecarga en baterías de condensadores, mal aprovechamiento de la instalación y aumento de pérdidas en la misma, disparo intempestivo de algunos elementos de protección y, sobre todo, averías frecuentes y mal funcionamiento de equipos electrónicos, fallos de comunicación y disminución del tiempo de vida de los equipos.

Los procedimientos consisten en identificar y cuantificar el consumo eléctrico real y el que debería ser óptimo en las instalaciones centralizadas, analizar las condiciones reales de funcionamiento de los principales equipos a través de los resultados que se obtendrán por la aplicación de un programa de monitoreo en tiempo real lo que conlleva a lo siguiente.

La prueba de continuidad y orden de las fases no es más que una simple prueba para verificar que el marcaje de las fases sea el correcto en extremos y que los cables no estén cortados. Se ha de identificar cada conductor, poniendo un extremo a tierra y midiendo resistencia respecto a tierra en el otro. Y se ha de medir continuidad, para lo que se hacen varios bucles juntando dos conductores en un extremo y midiendo resistencia entre estos en el otro extremo, lo que se llama comúnmente “timbrar los cables”.

La prueba de aislamiento se realiza con la ayuda de un meghómetro a una escala de 500 V, inyectados durante más o menos un minuto o tiempo necesario para que la línea se cargue. Se trata de medir el aislamiento entre el conductor propiamente dicho y la tierra, para lo que clavamos una pica de tierra obteniendo el punto de referencia.

Una vez obtenida la medida se realiza un simple cálculo para obtener los ohmios por kilómetro, con lo que si supera los valores establecidos se considerarían como buenos. Una prueba de consumos realizada con un equipo informático de alta presión monitorizando el consumo real en miliamperios de la instalación nos permite identificar y diagnosticar el estado de la línea y el de los decodificadores. Una vez hechas todas estas pruebas, en Logistic H20 realizamos un diagnóstico real y exhaustivo del estado de la instalación.

riego campo golf 59968