Noticias destacadas

‘Beneficios del turismo de golf para las sedes de la Ryder Cup’, por Ross Biddiscombe

El turismo de golf ha sido un gran beneficio económico para los clubs anfitriones de la Ryder Cup, las ciudades cercanas y las regiones circundantes desde mediados de la década de los ochenta. Miles de jugadores de golf quieren jugar el último campo en la lista de la Ryder Cup y gastarán dinero en viajes, alojamiento, comida y merchandise, incluso años después de la organización del evento. Todo se suma a millones de libras, dólares o euros de ingresos. Pero hay un interrogante sobre el impacto en Le Golf National porque el torneo por equipo más exitoso del golf nunca antes se había jugado en un país con una cantidad tan limitada de historia y cultura del golf.

No se han realizado investigaciones previas al evento sobre los potenciales beneficios turísticos para el club, para París o incluso para Versalles, por lo que las mejores estimaciones se basan en el evento anterior den Europa en es escocés resort de Gleneagles. Si los visitantes de la capital francesa y de su entorno mantienen los mismos números, los turistas de golf podrían gastar más de ciento diez millones de euros en la semana del torneo y durante los siguientes meses.

Con el patrimonio de golf de Escocia, que ofrece muchos más campos icónicos, parece poco probable que los turistas de golf franceses lleguen a los números de 2014. Sin embargo la ciudad de París, más cara de visitar, puede atraer a los más de cincuenta mil asistentes a la Le Golf National, cifra superior a la de asistentes en Gleneagles, alrededor de cuarenta y cinco mil. Por lo tanto, la cifra final de ingresos para el partido de 2018, si alguna vez surge, podría ser cercana a esos ciento diez millones de euros.

Cualquiera sea el impacto de los visitantes a Francia, una audiencia televisiva mundial verá la zona como un destino de golf. Se estima que un club anfitrión de la Ryder Cup recibe el equivalente a unos cuarenta y cinco millones de euros en publicidad gratis de su cobertura televisiva mundial. Y cualquier cobertura de televisión es buena cobertura, solo hay que preguntar a Sir Terry Matthews, el hombre que llevó la Ryder Cup a Gales en 2010, un torneo que parecía haber sufrido debido a la lluvia muy fuerte que significaba que era necesario un cuarto día de juego.

“Tenía colegas de negocios de Canadá y Estados Unidos y de todo el mundo llamándome para decir cuánto lo sentían por el clima”, indica Sir Terry. “Unos años después del evento comenté ‘Estás de broma? Tenemos un día adicional de cobertura global para todos los patrocinadores. ¿Te imaginas apostar por un evento tan grande como la Ryder Cup y obtener un 33 % extra gratis?”

Pero la pregunta que queda para Le Golf National será cuántos de esos telespectadores o de los fanáticos del torneo añadirán el campo a su lista de clubs de golf a visitar en el futuro. En 2014, el Centro de Investigación de la Industria del Deporte de la Universidad de Sheffield Hallam (SIRC) declaró que la Ryder Cup de Gleneagles atrajo a más de sesenta y tres mil visitantes de fuera de Escocia. El gasto de más de cien millones de euros se extendió por todo el país e incluyó unos veinticinco millones de euros en alojamiento prolongado por parte de los asistentes a la Ryder Cup en Perth y Kinross, donde se encuentra Gleneagles.

Los beneficios económicos para Francia ciertamente serán mayores que los de la primera Ryder Cup jugada en la Europa continental, el evento celebrado en el Real Club Valderrama en 1997. Las costas gaditanas has sido durante mucho tiempo un destino prioritario para golfistas que buscan buen clima y la investigación en ese momento indicaba un impacto económico de alrededor de unos cincuenta y cinco millones de euros, una cantidad sin duda comparable con un evento correspondiente como el Open Championship de la época.
 

 
Las siguientes cifras del impacto de las sedes de la Ryder Cup en Europa aumentaron: The Belfry generó unos sesenta y cinco millones de euros en 2002, The K Club logró unos cien millones de euros en 2006 y Celtic Manor algo similar en 2010. The Belfry se vio afectada por el aplazamiento de una año debido al 11-S, mientras que el evento irlandés sumó el beneficio de miles de estadounidenses de origen irlandés que simplemente ampliaron su viaje un poco más que de costumbre porque estaban visitando “la patria”. A pesar de que las cifras de Gales disminuyeron, aún estaban por delante de los objetivos originales.

En comparación, los beneficios que ofrece la Ryder Cup en Estados Unidos se basan en números regionales más que nacionales. Brookline fue el primer club anfitrión en generar una medición económica: su estudio estimó un beneficio de casi ciento treinta millones de euros en el área de Greater Boston. La cifra para el evento de Oakland Hills cerca de Detroit en 2004 bajó a unos sesenta y cinco millones de euros, pero los números de Louisville volvieron a subir a casi cien millones de euros en 2008 y el estudio para Medinah mostró el mayor impacto de casi ciento quince millones de euros para Chicago.

Si bien no hay un informe oficial de impacto económico después de la Ryder Cup 2016 en Hazeltine en Minnesota, el PGA of America estimó que el Estado recaudó unos ciento quince millones de euros del evento, pero esa cifra se basó simplemente en estimaciones del alojamiento de Chicago cuatro años antes.

Políticamente hablando, un evento de Ryder Cup no puede fallar en términos de conocimiento de una región. El primer ministro de Escocia en el momento del evento de Gleneagles, Alex Salmond, indicó que la Ryder Cup brindó la más cálida de las bienvenidas a miles de personas de todo el mundo. “No puede haber mejor anuncio para el turismo escocés”, dijo.

Para Le Golf National, los Gobiernos locales y nacionales más la autoridad turística han sido muy solidarios. Incluso Eurostar ha pagado por ser proveedor oficial en la familia comercial debido a la cantidad anticipada de admiradores que viajan desde el Reino Unido en tren. Como parte de su compromiso, Eurostar cambió su equipaje de mano el año pasado para que las bolsas de golf de tamaño normal puedan transportarse a través del área de check-in regular en lugar de necesitar una puerta de equipaje extra grande. Eurostar también expone que no hay planes para cambiar esa política una vez que termine el evento.

Otra buena noticia para Le Golf National es que no hay ninguna amenaza de lluvia tipo Celtic Manor, que el equipo estadounidense incluye el mayor atractivo del deporte del golf (Tiger Woods) y que la ciudad de París es la primera capital del mundo que es anfitriona (aunque el campo de golf está a veintitrés kilómetros del centro de la capital, más allá de Versalles y, por lo tanto, técnicamente más cerca de él que de París).

Sin embargo, las esperanzas son altas de que París se convierta en un verdadero destino de golf y, con el torneo de golf olímpico 2024 que se juega en Le Golf National y una capacidad para hasta ochenta mil espectadores, la reputación de este emblemático campo y la hermosa ciudad capital cercana está configurado para seguir creciendo para el turista de golf.
 
Adaptación del original ‘Golf Tourism Benefits For Ryder Cup Venues’ publicado en GolfBusinessNews.com.