Noticias destacadas

Grabar el swing de golf sí pero, ¿cómo?, por Miguel Cuesta

Visitas: 11

Hoy en día los dispositivos de grabado de imagen, ya sean cámaras, móviles o tabletas, se han convertido en una herramienta fundamental para el aprendizaje del golf que nos van a permitir detectar errores, corregirlos y analizar nuestra evolución. Para ello lo importante es obtener una buena imagen, en la que podamos tener una vista completa del movimiento del cuerpo y el palo durante el swing del jugador, así como seguir una serie de criterios que expondremos a continuación.

Cada vez es más frecuente el empleo de estas herramientas, tanto entre jugadores amateurs que se graban mutuamente para comparar sus golpes como en medios especializados para analizar el swing de un jugador en distintas etapas de su carrera. Sin embargo, generalmente cada grabación está tomada desde un punto de vista diferente al anterior y, aunque podemos extraer alguna información de ellos, ¿se ven diferencias? Seguro que sí. ¿Son fiables esas comparativas? No, no lo son.

Para hacer un buen análisis de diferentes swings y estudiar sus diferencias y semejanzas debemos de tener en cuenta distintos parámetros y disponer de una metodología a la hora de realizar las grabaciones. Hay que seguir algunas normas. Las más importantes son las siguientes:

I.- La cámara. Sea cual sea el dispositivo que utilicemos, debe de estar fijo sobre un trípode u otro soporte. De esta forma no habrá variaciones en relación al punto desde donde grabamos y la imagen estará estable. Esto es fundamental si queremos analizar un swing correctamente ya que una grabación movida no vale de nada.

II.- Desde dónde grabamos. En este punto hay distintas técnicas pero vamos a centrarnos en la que según mi experiencia es más fiable y permite mejores resultados. Para ello necesitamos coger dos referencias fijas, bola y objetivo, para trazar una línea entre ellas.

Los puntos de grabación más comunes y desde los que se puede analizar mejor el swing son una vista frontal ‘bola-jugador’ y una vista lateral ‘bola-objetivo’.

swing analisis miguel cuesta - Esquema videoanalisis

¿Qué podemos ver desde estas posiciones de grabación? Dos vistas, dos elementos: cuerpo y palo.

  • Vista frontal bola-jugador: (esq. cámara 1) desde este punto de grabación lo primero que podemos observar es la colocación del cuerpo (pies, rodillas, cadera, centro del pecho, cabeza, manos y palo) en relación con la bola y el grip. Y durante el swing nos fijaremos en lo que hace el cuerpo. Giros, desplazamientos, secuencia de movimiento, zona de impacto y demás partes del swing.
  • Vista lateral bola-objetivo: (esq. cámara 2) desde esta posición nos centramos primero en la alineación del jugador y los ángulos que marca su cuerpo en la posición inicial. A diferencia de la vista anterior, durante el swing nos centraremos en qué hace el palo y cómo está la cara del palo durante el movimiento, es decir, nos centraremos en el plano del swing y en la cara del palo en relación a ese plano, pudiendo ver también si el jugador mantiene los ángulos del cuerpo durante el movimiento.
  • Desde esta vista trazando la línea bola-objetivo podremos además ver la trayectoria por la que sale la bola en relación con el objetivo.

III.- Distancia de grabación. Esto es algo que suele pasar desapercibido pero que resulta determinante a la hora de hacer un buen análisis. Esta referencia debe tenerse en cuenta sobre todo en la vista bola-objetivo ya que si situamos la cámara demasiado cerca del jugador veremos como el palo se mueve más por dentro de la línea de lo que lo hace en realidad, distorsionando así el posible análisis.

En la vista bola-objetivo la distancia adecuada para esta grabación estaría entre los nueve y doce metros (9 – 12 m.), desde esta posición tenemos la perspectiva correcta del camino por el que se mueve el palo.

La distancia para grabar el swing en la vista frontal no es tan determinante, podemos situarnos en torno a los tres metros frente al jugador y lo importante es que se vea el movimiento completo de cuerpo y palo. Un poco más abajo dispones de varios ejemplos de un mismo swing grabado desde distancias diferentes, verás que el análisis cambia.

IV.- Altura de colocación de la cámara. En las dos perspectivas expuestas en el punto anterior colocaremos la cámara a la altura del pecho del jugador en la posición inicial. Para un jugador de altura media, la cámara se situará en torno a los ciento treinta centímetros (1’30 m.).

En definitiva, debemos tener en cuenta que es fundamental mantener unas posiciones fijas de grabación. Establecer los parámetros mencionados en los puntos anteriores nos facilitara mucho el trabajo a la hora de comparar distintas grabaciones y así poder ser consistentes en nuestros análisis.

Cada día disponemos de más herramientas a nuestro alcance que nos facilitan el trabajo, pero el video-análisis es una de las formas más intuitivas de mostrar al alumno lo que está haciendo en este momento, lo que debe de hacer y cómo es su evolución. Porque, por muchos avances que se produzcan, el alumno es la clave y una imagen hoy sigue valiendo más que mil palabras.
 

Miguel Cuesta Martín es director de la Escuela de Golf del Real Club de Golf Castiello (Gijón). Diplomado en Ciencias Empresariales por Universidad de Oviedo y máster en Dirección de Organizaciones y Entidades Deportivas por la Universidad Politécnica de Madrid, de 2010 a 2015 fue instructor de golf en la Jim McLean Academy de Golf Santander, Madrid.

swing analisis miguel cuesta - Bola-objetivo colocación 3m

swing analisis miguel cuesta - Bola-objetivo linea 3m

Bola-objetivo a tres metros

 

swing analisis miguel cuesta - Bola-objetivo colocación 9m

swing analisis miguel cuesta - Bola-objetivo linea 9m

Bola-objetivo a nueve metros

 

swing analisis miguel cuesta - Vista Frontal

swing analisis miguel cuesta - V.F. 4

swing analisis miguel cuesta - V.F. 7

swing analisis miguel cuesta - V.F. 8

Vista frontal