Noticias destacadas

Jordi Puigdomènech del Coso, CEO del Club de Golf Puigcerdá: “Hacen falta verdaderos gestores de campos de golf, formados y con ganas de afrontar nuevos retos y adaptarse a los cambios en el sector”

Jordi Puigdomènech del Coso es licenciado en Económicas y diplomado en Turismo. Tras desarrollar actividades en el área de la consultoría de marketing y eventos, a principios de 2010 se incorporó a Fontanals Golf como gerente, permaneciendo siete años en el cargo en los que impulsó el desarrollo de este club gerundés. En 2017 Jordi fundó Top Premium Apartments, empresa especializada en gestión de propiedades turísticas, compaginándola actualmente con su actividad como CEO del Club de Golf Puigcerdá al que se incorporó a principios de este año.
 


 

¿Qué te motivó a dirigir tu actividad profesional a la industria del golf?

El golf siempre me ha apasionado como deporte y modo de ocio. En el trabajo final de la carrera de Turismo ya realicé un estudio sobre la dirección y gestión de los campos de golf en España, lo que me hizo analizar muchos aspectos que la mayoría visitantes a los clubes desconocen y que son verdaderamente apasionantes como son la gestión de los recursos que se destinan para mantener un campo de golf, la decisión de una ingeniería y arquitectura óptima, o la preocupación por el mantenimiento de los ecosistemas que rodean nuestras instalaciones.

 

Durante siete años fuiste el máximo responsable de la gestión de Fontanals Golf, ¿qué destacarías de esa etapa?

Fontanals Golf es una gran club de golf de segunda residencia situado en el Pirineo de Gerona, con mas de mil cuatrocientos socios, el segundo club con más socios de Cataluña. En unos años de cierta turbulencia económica el equipo profesional del club consiguió mantener el nivel de calidad y servicio que nos exigían nuestros socios. La inversión anual en maquinaria e instalaciones, la apuesta y aplicación de nuevas tecnologías, nos ayudaron a reforzar la imagen de gran club de golf.

 

Ahora eres el CEO del Club de Golf Puigcerdá, ¿cómo enfocas tu día a día gestionando estas instalaciones?

Este nuevo reto implica volver a los orígenes del golf, donde creemos que todo el mundo debe y puede tener acceso al golf. Que mayores y pequeños tengan acceso a precios competitivos y todo ello trabajando con presupuestos muy ajustados para hacer crecer un club que requiere de grandes dosis de creatividad. Por este motivo hemos basado la gestión en aplicar al máximo todos los recursos tecnológicos que nos ayuden a desarrollar nuestro día a día y faciliten la comunicación con el usuario y abonado al club.

 

Club de Golf Puigcerdá es un campo de golf diferente a lo habitual ya que presenta dieciocho hoyos ‘executive’ par 57, ¿cómo se traduce esta particularidad en su gestión diaria?

Es un campo atípico por sus medidas ya que compagina los hoyos cortos par 3 de noventa a ciento ochenta metros con tres hoyos par 4 de más de trescientos metros. A nivel de gestión es idéntica a un club de golf de dieciocho hoyos par 72 ya que realizamos los mismos servicios que un club de estas características. La única diferencia es el tiempo que emplea el jugador en realizar los dieciocho hoyos, que es de tres horas, habiendo tenido la sensación de haber jugado en un campo grande y técnico.

 

¿Cuál sería el perfil de vuestro cliente o jugador tipo?

Nuestro cliente es el jugador de iniciación y senior. Club de Golf Puigcerdà es ideal para la iniciación. Su campo de prácticas con más de ochenta posiciones de tiro, dos putting-green y zonas de approach específicas lo hacen ideal para la introducción al golf. Por otro lado los jugadores senior pueden disfrutar de un campo llano, asequible, divertido, con dificultad media y que ofrece una gran recompensa al jugador. Acabar dieciocho hoyos y tomar el aperitivo en la terraza del bar restaurante del club viendo la Sierra del Cadí y Tossa de Alp es todo un lujo asequible.

 

Uno de los problemas más acuciantes de los clubes sociales de nuestro país es la falta de nuevos socios, nuevos jugadores ocasionales, etc. ¿Cómo hacéis desde el Club de Golf Puigcerdá para tratar de crear nuevos golfistas?

Hemos diseñado una estrategia a tres años vista de captación de abonados a través de unas tarifas muy asequibles y hemos lanzado abonos familiares para familias de tres, cuatro y cinco integrantes. Un abonado adulto tiene una tarifa de sesenta euros al mes, un senior cincuenta euros, y un juvenil hasta dieciocho años treinta y cinco euros al mes por el uso ilimitado de las instalaciones y del golf.

Por otro lado hemos desarrollado diferentes programas de formación para la escuela con el objetivo de atraer a niños de la zona, formarlos y dirigirlos hacia la competición. Y en el caso de los adultos seguimos el VIA (Very Important Alumno), un programa de formación colectiva muy divertida que ayuda a fortalecer los lazos de amistad entre los participantes a través del golf.
 

 

En el Club de Golf Puigcerdá contáis con una escuela de golf, ¿qué influencia tiene a la hora de fidelizar a socios y abonados?

Las escuelas de golf son fundamentales para los clubs, son tan importantes como nuestra recepción, administración o equipo de dirección. No perdamos de vista que muchas veces son la primera impresión que se lleva un visitante o jugador de nuestro club. Tener un equipo de profesores que se impliquen en la formación y seguimiento de los clientes y que crezcan con ellos revierte en muchas ocasiones en la fidelización y la relación futura con el club.

 

El club mantiene una presencia constante en redes sociales, ¿son estas, especialmente Instagram, Facebook y Whatsapp, una forma de captar nuevos jugadores?

Desde el primer momento que iniciamos este proyecto sabíamos que debíamos tener presencia casi diaria en las redes. Todo el equipo del club dispone de acceso a las cuentas de las redes y, bajo un criterio de comunicación prefijado, colgamos todas las noticias y sucesos que ocurren diariamente en el club. En el equipo contamos con verdaderos especialistas en el tratamiento de imagen y creación de vídeos que rápidamente dan formato para subir a las redes sociales. También utilizamos chats de Whatsapp para comunicarnos con nuestros abonados y clientes. Si bien la captación a través de las redes es difícil, sí que nos sirve para atraer la atención de todas las actividades que realizamos en el club.

 

Las nuevas tecnologías están cada vez más presentes en el mundo del golf, ¿qué diferencias encuentras en tu día a día respecto a diez años atrás? ¿Qué apuestas realizáis en el Club de Golf Puigcerdá por la tecnología?

La rapidez en la comunicación con el cliente ha sido un cambio fundamental en los campos de golf. Las aplicaciones web y apps nos proporcionan el escaparate para ofrecer nuestros servicios e interactuar con el cliente. Antes el cliente debía desplazarse a los campos de golf para solicitar información, ahora con diez minutos de navegación por internet puedes tener las principales características del campo de golf de tu interés. Por otro lado facilitar las reservas y ventas de greenfees on line ayuda a la gestión diaria del club, así como a su organización.

En el Club de Golf Puigcerdà hemos hecho una gran apuesta por tener un programa de gestión que nos ayude a crecer pero que sea fácil y escalable, y Golfmanager nos ofrece esta posibilidad. Trabajar con Rafael Vera ha sido un placer ya que nadie mejor que él, que ha sido jugador y gerente de club, conoce a la perfección las necesidades de la herramienta y de los clubs. No tan solo eso sino que el proyecto que hay detrás de Golfmanager en cuanto a la comercialización de greenfees a través de una plataforma internacional con touroperación nos anima a seguir apostando por ellos.

 

Varios compañeros tuyos coinciden es que es muy positivo que un director de club de golf sea, además, jugador de golf. ¿Estás de acuerdo?

Estoy totalmente de acuerdo. Aunque no siempre podemos jugar como la gran mayoría de gente cree, pienso que el directivo de cualquier club debe tener la sensibilidad del jugador, la astucia del gestor, la mano izquierda del dirigente con el socio y abonado, y el conocimiento del agricultor que trabaja su campo. Muchas veces es poco entendido por socios y abonados pero resulta fundamental para conocer la realidad de tu club y en concreto de tu propio campo.

 

Sueles asistir a ferias y congresos relacionados con las industrias del turismo y del golf, ¿qué importancia le concedes a la formación y al reciclaje de conocimientos?

Los campos de golf son empresas de hospitality, debemos intentar que todo el personal de la organización tenga la formación adecuada y una visión cliente y para ello es fundamental dotar de planes formación continua a los empleados. Hoy en día cabe no descuidar la formación en tecnologías y programas de gestión. Herramientas que facilitarán el trabajo diario de nuestro personal y ayudarán a la comunicación con el socio y abonado.

 

¿Qué le recomendarías a un recién licenciado que esté pensando en dedicarse a la gestión de clubs de golf?

Que es una importante decisión y a la vez muy gratificante. El gerente debe tener una gran capacidad de gestión, creatividad y habilidades con el contacto con socio, abonados y visitantes, y a la vez conocimientos técnicos de mantenimiento para poder abordar una gestión ágil y efectiva. Hacen falta verdaderos gestores de campos de golf, formados y con ganas de afrontar nuevos retos y adaptarse a los cambios en el sector.

 

¿Cuáles son tus objetivos a corto y medio plazo?

Mis objetivos a corto plazo son reposicionar al Club de Golf Puigcerdà como centro de creación de nuevos jugadores y ocio para seniors, y por otro lado conseguir la viabilidad del proyecto e incrementar la calidad de sus servicios y la atención de nuestros abonados.

En la actualidad también estoy inmerso en un proyecto de creación de una consultora especializada en la gestión parcial y dirección integral, aportando nuevas posibilidades de negocio para los clubes, que próximamente verá la luz.