Noticias destacadas

La AECG y la Consejería de Turismo y Deporte de la Junta de Andalucía colaborarán para el desarrollo del sector del golf en la Comunidad

Visitas: 536

El viceconsejero de Turismo y Deporte de la Junta de Andalucía, Diego Ramos, ha recibido a la Junta Directiva de la Asociación Española de Campos de Golf (AECG), con el objetivo de conocer de primera mano las inquietudes del sector y para sentar las bases de colaboración entre ambas instituciones que favorezcan un adecuado desarrollo del mismo en Andalucía.

Claudia Hernández, presidenta de la Asociación Española de Campos de Golf, puso de manifiesto en la reunión celebrada en el día de ayer, que se trata de un elemento estratégico en el desarrollo de la economía andaluza, así como su trascendencia e incidencia en el turismo de esta Comunidad Autónoma. No en vano la industria del golf en Andalucía generó más de medio millón de visitas a los más de cien campos con los que cuenta y que representan el 20 % de la totalidad a nivel nacional.

En 2016 el desembolso de estos visitantes se situó en 117’5 euros por turista y día, casi el doble del contabilizado para el viajero general, que ronda los 65 euros; y la estancia media se mantuvo en 10’8 días, superando en dos jornadas al promedio del global de visitantes. Además, el destino alcanzó una valoración de sobresaliente, con una nota de 9’2 sobre 10, la más alta registrada hasta ahora, según declaraciones reciente del consejero de Turismo y Deporte de la Junta de Andalucía en la presentación del Andalucía Valderrama Masters.

Tanto la Consejería como la Asociación en base a este contexto y con el análisis del marco jurídico a cargo del despacho Montero|Aramburu, han puesto de manifiesto su interés en implementar la simplificación en los procesos de homologación, así como una homogénea señalización de los viales de acceso a los campos de golf, propuesta al ministerio de Fomento del Gobierno de España.

De igual forma ambas instituciones coincidieron en la relevancia del sector y en la idoneidad de trabajar de forma conjunta en la calificación del deporte del golf como actividad de interés turístico, que supondría un justo reconocimiento al mismo.