Noticias destacadas

‘La importancia de los ‘target greens’ en el tee de prácticas de un club de golf’ (Best Garden)

Best Garden trabaja con entusiasmo para detectar las necesidades de los clubs y jugadores de golf, aplicando nuevas herramientas para hacer más atractivo este deporte. Por ello, trabaja duro realizando algunas mejoras en los driving range.

El driving range es una parte muy importante de un club de golf ya que muchos jugadores pasan gran parte del tiempo entrenando su técnica. Con el fin de mejorar las instalaciones de los clubs, haciéndolas más profesionales, estéticas y atractivas, Best Garden se ha especializado en este tipo de proyectos. La ventaja principal de los target greens es que los jugadores entrenan con objetivos claros a diferentes distancias, emulando los golpes que realizan en el campo. Pegar bolas a objetivos concretos significa aumentar la concentración y, por lo tanto, mejorar la calidad de los jugadores, además del embellecimiento de la zona.

La ventaja principal para los clubs al incorporar target greens a sus driving range es la imagen que dan a sus socios y visitantes, además de aumentar los ingresos, que Best Garden calcula en un 25-35 %. Un proyecto target greens se amortiza en apenas cuatro o cinco años, implantando unos tres mil quinientos metros cuadrados (3.500 m2) total de superficie artificial con una alta durabilidad. A nivel económico son proyectos muy accesibles para los clubs, realizados en su totalidad con material europeo, y en muchas ocasiones con materiales nacionales.

Los greens y objetivos se colocan de manera estratégica, con diferentes posiciones de bandera para que el jugador que utilice un palo diferente cada vez tenga un objetivo determinado. Pegar bolas en un driving range clásico es muy monótono y, aunque el golpe esté bien ejecutado el jugador creerá que el golpe es bueno aunque la bola se desvíe unos siete y ocho metros a cualquier lado de bandera. ¡Nada más lejos de la realidad! Cuando juegan en el campo, estos metros significan ir a bunker o al agua en la mayoría de las ocasiones. Al instalar los target greens hay que ser muy fino pegando bolas, dándonos una visión mucho más realista de nuestro golpe. Esto hace que “dar bolas” sea un reto realmente interesante para los jugadores de golf.

Pero no en todos los target greens se elige esta vía, en ocasiones los greens más cercanos, por ejemplo hasta ciento cuarenta metros, se pueden realizar greens de mayor tamaño para hacer más atractivo el resultado visual y facilitar un poco más los golpes. Se pueden realizar muchísimas variaciones y diseños dependiendo de los objetivos. No obstante, lo principal es que sea divertido. Y se consigue siempre.

Las ventajas son evidentes. Es por ello que cada vez más clubs consultan a Best Garden por este tipo de proyectos, instalación que realiza de forma íntegra.