La marca, valores y claves del golf para comunicar, por Daniel Muñoz Pozo

 
En 1999, en el PGA Wentworth, cubrí el torneo como corresponsal de la Agencia EFE acompañado de un nutrido grupo de prensa que seguíamos la competición y a los jugadores más destacados. Todos ofrecíamos los resultados, buscábamos las historias, las entrevistas más destacadas. Cada uno con su estilo, con sus fuentes, buscábamos ser relevantes para que nuestro medio tuviera algo destacable para publicar y tener ese espacio en el periódico, en una revista, en una radio o una TV.

Casi veinte años después, en 2017, cada semana miles de clubs de toda España tienen la oportunidad de ser relevantes en su área de influencia, con sus abonados, con sus potenciales clientes, de convertirse en una interesante opción para patrocinadores y de que su cantera tenga visibilidad. ¿Ha cambiado algo? Las oportunidades, los medios tecnológicos, el acceso a la era digital, potencian las opciones de difusión de cualquier deporte y especialmente el golf.

El golf conlleva unos valores como la dedicación, la capacidad de superación, la educación, ideales para proyectar de todas las maneras posibles, sea en forma de boletín impreso, newsletter, redes sociales. Una entrevista, unas fotos o un vídeo tienen la capacidad de informar, de emocionar y de lograr que quienes lo reciben se sientan partícipes, tengan ese sentido de pertenencia y sea un vehículo ideal de sinergias con patrocinadores que buscan ese engagement.

Como todo, la clave es la planificación y estrategia conociendo medios, evaluando lo que es realmente y valorando que es lo realmente efectivo. Por ejemplo, destacando qué servicios son los que mejoran la experiencia de abonados/socios, porque una mejora si no se comunica bien queda en un segundo plano o puede ser percibida como una molestia de unas semanas.

Cuando salimos al campo buscamos tener buenas sensaciones y seguro que tras una buena vuelta la satisfacción la compartimos con amigos, familiares o incluso en redes sociales. Quizás olvidamos las horas de entrenamiento, cómo hemos memorizado y visualizado el mejor recorrido, pero ese entrenamiento previo es el que nos da esa confianza.

El golf es ideal para comunicar y necesita de planteamiento y diseño previo, de visualizar, de imaginar las mejores oportunidades y pensemos que nuestros clientes, los padres, los hijos, los profesores, el personal del club es el principal embajador de nuestra marca y que de una buena comunicación interna, se enriquece esa comunicación externa.
 

Daniel Muñoz Pozo es director de Comunicación de la Academia Sánchez-Casal y de la Fundación Emilio Sánchez Vicario.

pga wentworth 129

Scroll To Top