Noticias destacadas

Mi viaje favorito, la semana del PGA Merchandise Show, por Julián Romaguera

Visitas: 89

Y llegó mi viaje favorito. La semana del año en la que logro ponerme al día de todo lo nuevo relacionado con el mundo del golf, la semana que me permite refrescar conocimientos y volver al trabajo con una sonrisa de oreja a oreja. Llegó un año más el PGA Merchandise Show con sus más de dos mil quinientos stands y, una edición más, en la bella ciudad de Orlando, un lugar al que tengo un especial cariño porque fue la ciudad que me acogió durante mi etapa de formación académica.

Aunque no era la primera vez que visitaba esta feria, he de decir que, de nuevo, volvió a sorprenderme, entre otras cosas por esa forma tan particular de los americanos de hacerlo todo a lo grande, en el mejor sentido de la expresión. Tanto que este año hasta tuve ocasión de ver muy de cerca a todo un mito del universo del golf, nada menos que Lee Trevino, invitado especial en el acto inaugural. Pero no fue el único. Allí estaba también el ‘tiburón’ Greg Norman en el stand de Club Car, y Bubba Watson en el espacio expositivo de PING… Y hasta tuve ocasión de cruzar un saludo Ian Poulter. En definitiva, todo el universo del golf reunido en una muestra más profesionalizada que nunca. Y buena muestra de ello fue la facilidad con la que uno podía distinguir entre la división grande en esta feria, lo que yo calificaría como ‘material duro’, la zona y espíritu centrada en la promoción de los destinos y, por fin, lo que califico como ‘material blando’.

romagera pga show

Material duro

A mi juicio se trataba de la sección más atractiva, el espacio –todo en gran dimensión, claro- donde las marcas más prestigiosas en el mundo del golf muestran su equipamiento más innovador, recordando casi siempre con el diseño de sus espectaculares stands la cantidad de años que llevan en el mercado de golf y su enorme potencial dentro del mismo. Es el caso de Cleveland Golf, donde pudimos apreciar con todo lujo de detalles la evolución de sus wedges con los años, y también cómo la tecnología sigue siendo una gran aliada para la consecución de productos de primera calidad como los que ofrece esta marca.

Cualquiera que hubiera visitado el PGA Merchandise Show 2016, aunque fuera totalmente ajeno a este mundo, no hubiera tardado en identificar cuales son las marcas más emblemáticas y potentes por la dimensión y calidad de diseño de sus respectivos stands. Entre ellas, por ejemplo, Callaway Golf, que en 2014 y 2015 sorprendió por la dimensión casi mastodóntica de sus espacios expositivos y su espectacular despliegue promocional y comercial, incluyendo la amplia muestra de la última tecnología en palos, exhibidos con un buen gusto digno de la máxima atención y reconocimiento.

Como explico, a mi juicio, la división más atractiva de la feria. Donde Srixon intentaba demostrar con una máquina que la nueva bola Z-Star no tiene nada que envidiar a la Titleist Pro V en cuanto a spin o agarre al terreno. O donde Footjoy apostó decididamente por la personalización de sus zapatos, ofreciendo más de ciento cincuenta formas diferentes de hacerlo. O la bola Volvik, que se hace cada vez más popular por ser bastante utilizada en el mercado asiático y por ofrecer un singular surtido de bolas en colores muy llamativos.

Fueron, en fin, muchísimas las cosas que me impactaron de esta división y necesitaría una memoria de elefante, y cientos de páginas donde escribir, para repasar aquí tanto atractivo. Pero, insisto, sin duda me llamó especialmente la atención los numerosos avances tecnológicos, entre los que no me resisto a señalar el ofrecido por FlightScope en su último partnership con Focusband, en la que se nos colocó una banda elástica en la cabeza capaz de identificar el hemisferio de nuestro cerebro con el que estábamos pensando en ese momento y, lo más sorprendente, cómo podíamos comprobar en una pantalla cada instante de trabajo de nuestro cerebro, relacionando el lado del mismo que utilizábamos con nuestra actitud mental ante la bola en los instantes previos a dar un golpe, marcándonos, por ejemplo, nuestro nivel de concentración a partir de nuestras pupilas.

¿Se imaginan un putting green de unos cincuenta metros cuadrados y un campo de prácticas indoor para aproximadamente cien personas? Pues también eso se incluyó en este gran show, donde, lógicamente, cualquier visitante tenía la oportunidad de probar todos los putts, hierros y drivers del mercado con el 90 % de las varillas disponibles… Vamos, el Disneyworld de los golfistas.

romagera pga show 2

Promoción de destinos

En lo que se refiere a esta división, la de promoción de los destinos, destacó para mí el gran atractivo que suponía tener concentrados en un espacio múltiples destinos vacacionales de golf en los que, además, pueden descubrirse lugares maravillosos y exóticos.

Así lo proponía el Consejo de Promoción Turística de México, en cuyo stand pudimos cambiar impresiones y explicar las virtudes de cada uno de nuestros cambios todos los directores de golf de las principales instalaciones del país, encantados por colaborar para seguir dando a conocer los innumerables atractivos turísticos de un país como México, donde además el golf, especialmente en Tulum y en la Riviera Maya, cada vez tiene mayor protagonismo. Hoy más que nunca estoy convencido de que para México es de vital importancia seguir apostando por tener una presencia activa en este tipo de eventos, por lo que ellos representan de escaparate para la captación de un turismo de calidad, dentro del cual el segmento del golf cada día tiene mayor peso específico.

Pero como resido en México y, por fortuna, pese a que no deje de sorprenderme, cada día voy conociendo mejor este maravilloso país, reconozco que, dentro de la oferta vacacional, me atrajo especialmente Rovos Rail, que ofrece la posibilidad de coger un tren de superlujo durante nueve días por Sudáfrica, disfrutando de bellos paisajes y, lo que es aún mas atractivo, haciendo paradas en diversos puntos para disfrutar de rondas de golf y safaris. Ciertamente, el precio de esta aventura no era tan atractivo como el viaje, pero lo guardo para mi wish list. Como también lo hago con otros destinos especialmente vinculados al golf, caso de Escocia e Irlanda.
 

Material blando

Por fin, un leve repaso a la división que califico como ‘material blando’, que albergaba todas las mejores marcas de ropa de golf del mundo, de las que me permito destacar el crecimiento conjunto del éxito de Under Armour con Jordan Spieth con su stand. En todo caso, ni una sola de las grandes firmas de ropa de golf del mundo faltó a la cita. Un verdadero placer disfrutar con las visitas a las representaciones de Ralph Lauren, Colmar, Greg Norman, Adidas, Nike y Callaway, entre muchas otras.

En síntesis, que el PGA Merchandise Show 2016, en esta división en concreto, fue para mí, como para el resto de directores de campos de golf, una magnífica ocasión no sólo para conocer las nuevas colecciones en toda su gama de colores y diseños, sino también para descubrir nuevos proveedores con los que diferenciarnos de la competencia, hacer nuevos contactos, e incluso hacer de forma directa los pedidos para nuestras pro-shop.

Confío en poder volver a Orlando. ¡Para quienes amamos el golf esta cita es todo un sueño!
 

Julián Romaguera es director del Club de Golf Los Naranjos (Marbella).