Noticias destacadas

Pablo Riestra, director gerente en La Romana Golf

Visitas: 265

Pablo Riestra es licenciado en Ciencias Empresariales y MBA, igualmente es un auténtico trotamundos de los clubs de golf. En 1992 se incorporó a Aymerich Golf Management como director del área de Asesoría de Campos de Golf, comenzando a gestionar a partir de 1996, entre otros, el madrileño club La Dehesa Golf. Posteriormente desempeñó la dirección de clubs como Golf Majadahonda, Golf Calatayud, León Club de Golf, Roda Golf, Vistabella Golf y Altea Club de Golf a lo largo más de veinticinco años de carrera profesional. Desde finales de 2016 es director gerente de La Romana Golf, resort situado en República Dominicana.
 

pablo riestra
 

¿Qué te motivó a orientar tu carrera profesional a la industria del golf?

Desde siempre el deporte ha formado parte de mi vida (golf, tenis, fútbol, ciclismo, etc.). Una vez finalizada la carrera de Administración de Empresas, un familiar me dio la oportunidad de introducirme en la gestión de instalaciones deportivas con el golf como principal atractivo. Esos años fueron una gran escuela de aprendizaje puesto que cada operación era un mundo, las enfermedades y los remedios de cada una eran diferente, los clientes eran muy variopintos (bancos, promotores inmobiliarios, fundaciones, ayuntamientos, etc.)

Este periodo, como decíamos en la empresa, nos hizo hábiles para administrar la pobreza de las operaciones que teníamos entre manos, debido a la situación económica adversa de esos años, pero nos dio las primeras herramientas y conocimientos para poner en práctica la posterior gestión de clubs de golf

 

Has gestionado campos de golf en Madrid, Zaragoza, León, Murcia y Alicante, ¿que recuerdos tienes de cada campo en el que has participado?

Cada club aportó en mi vida profesional y personal grandes recuerdos y retos de los que creo salí airoso aportando mi granito de arena para las diferentes situaciones que se presentaban. Intervine en la puesta en marcha de algunos de ellos, en la reordenación general de otros, en la mejora de los ingresos, captación de socios y jugadores, todo tipo de situaciones, que cada una de ellas conllevaba un esfuerzo.

Cada zona tenía mercados y clientes diferentes así como variados sistemas de gobierno de los clubs, situación que me obligó a adaptarme a cada una de ellas. Lo mejor, las propiedades, las Juntas Directivas y los Consejos de Administración por su ansia de sacar adelante objetivos planteados en su momento. Lo peor, quizás, la inmadurez de un mercado que muchas veces demandaba la aplicación de soluciones que generaban incertidumbres en la gestión o asesoramiento.

 

Tras gestionar campos de golf en varias zonas de España ahora lo haces en República Dominicana, ¿cuáles serían las principales diferencias entre los dos entornos de trabajo? ¿Qué es lo que más te ha llamado la atención?

Tras gestionar y asesorar a todo tipo de clubs, tanto comerciales como sociales y mixtos, me atrajo la idea de salir a la República Dominicana para poder aprender lo que supone un mercado diferente, patrones y parámetros desconocidos, y proyección internacional. Lo que más me ha llamado la atención es la calidad de los resorts en la isla, la influencia del mercado americano en la gestión del día a día y la internacionalización del mercado debido al turismo creciente existente.

Los jugadores dominicanos, aunque son pocos, son personas entusiastas con ganas de pasarlo bien y de jugar al golf. Los jugadores internacionales, la mayoría, vienen a la isla con ganas de disfrutar del nivel de los campos, disfrutar del entorno y de la amabilidad del personal en unos recorridos adaptados a este tipo de jugadores.

 

Llegaste a La Romana Golf hace poco menos de un año, ¿qué proyectos has podido desarrollar o plantear en este tiempo?

En lo que más he trabajado, y que ha sido novedoso para mí, ha sido en la construcción y finalización del campo de dieciocho hoyos a tan sólo un mes de su apertura. Me encargué de supervisar a más de cien personas trabajando en la finalización de los hoyos y en la manicura del recorrido para presentar una instalación de altísimo nivel.

A parte de este hito se presentaron varios retos en los que estoy plenamente activo: la presentación del producto, su posicionamiento en el mercado, la creación de las herramientas de comercialización y la formación del personal.

Por último, al trabajar en una empresa compuesta por catorce mil empleados, que posee veintiséis resorts pero sólo dos campos de golf, la cultura empresarial sobre nuestra actividad es escasa por lo que ha supuesto un gran esfuerzo sacar temas adelante en un negocio minoritario dentro de un grupo empresarial muy exitoso.

 

Hace unas semanas implementasteis en La Romana Golf las herramientas tecnológicas de Golfspain, ¿cómo las estáis empleando?

El software Master Golf de Golfspain es, para mí, una herramienta fundamental de gestión ágil, moderna, estudiada y contrastada en más de doscientos cincuenta campos de golf en España, así como el origen de múltiples actuaciones para gestionar el club. Desde ella ya no sólo se facilita el trabajo de reservas, sino que me permite vender online, disponer de centros colaboradores conectados al sistema, conectar actuaciones promocionales con la garantía de un software fácil que permite obtener resultados visibles y contrastados, y más ventajas. Los grandes touroperadores internacionales como Golfbreaks o Yourgolftravel trabajan a través del market place de Golfspain. En definitiva, poder unir gestión, ventas y operación con un software de garantías y abrazados a un proveedor de servicios que apoya y entiende mis objetivos.

 

La relación entre el gerente del club (o director de golf) de un resort con el head greenkeeper del campo es una de las claves del desarrollo de las instalaciones, ¿cual es tu caso actualmente?

El mantenimiento de nuestro campo de golf está cedido a una empresa que afortunadamente me ha demostrado su gran conocimiento sobre la materia. Dado que llevo nueve meses en el resort me he concentrado en revisar con el head greenkeeper la entrega de los hoyos, revisar el correcto funcionamiento de los mismos, implementar actuaciones de mejora en cada hoyo y trabajar en conjunto para que los trabajos se realicen lo mejor posible. También, aspecto importante, presentar a la propiedad las actuaciones y trabajos que se realizan. Ha sido y es una de las tareas más importantes debido a la situación actual del proyecto, por lo que la sintonía y buen hacer ha imperado en todo momento.

 

Un tópico generalizado del golf en España es que es un “deporte para la élite”, algo que frena mucho su promoción en nuestra sociedad. ¿Qué percepción se tiene del golf en República Dominicana?

Aquí quizás la percepción es aún mayor, puesto que la clase media es casi nula en esta nación. La gran mayoría ven a los jugadores de golf y a los resorts como algo inalcanzable. Afortunadamente, la labor de la Federación Dominicana de Golf, del país en general como destino de golf, y la creación de nuevas y magníficas instalaciones, está provocando un crecimiento importante de jugadores de golf. El futuro es esperanzador aunque queda mucho camino por recorrer.

 

¿Cuál sería el perfil del ‘jugador tipo’ de La Romana Golf?

Todavía es un poco prematuro definirlo ya que que actualmente tenemos abiertos nueve hoyos del campo largo y nueve del campo corto. El campo histórico es el corto, hasta ahora su ‘jugador tipo’ ha sido el turista norteamericano, varón, de entre cuarenta y cinco y sesenta años. El segmento de jugadores provenientes de touroperadores con clientes extranjeros va a ser el más importante y por tanto el jugador tipo mayoritariamente será similar al que estamos recibiendo. Sin embargo, y afortunadamente, tenemos otros segmentos que pueden hacer variar este dato, ya que el jugador dominicano en fin de semana es muy activo y los propietarios de inmuebles en el resort puede ser clientes que dejen su huella.

 

Mantienes una presencia constante en redes sociales. ¿Son éstas, especialmente Twitter y Facebook, elementos importantes para la difusión del golf como deporte de masas?

En este tema no descubro nada diciendo que un club comercial como este, si no está en el mercado, está muerto. Con esto quiero decir que hay que aprovechar las herramientas promocionales que hoy en día ofrece el mercado para poder posicionar nuestro resort en el mercado. La tecnología es clave, como apuntaba antes acerca del software de Golfspain. Anticiparse al mercado, ilusionar al mismo, ofrecer alternativas de juego atractivas, en definitiva, comunicar, rápido, concreto y gráfico. Esto es lo que te permite las redes sociales y por esto estamos apostando.

 

Eres un asiduo a ferias, congresos y ponencias, igualmente has realizado diversos cursos específicos de habilidades de gestión, ¿qué importancia le concedes a la formación y al reciclaje de conocimientos?

Estamos en un sector con reducidas oportunidades de formación en general, a excepción de países con un producto de golf maduro. En el caso de la República Dominicana las posibilidades son prácticamente nulas por lo que hay que aprovechar las pocas oportunidades que se presentan. Yo intento, en la medida de lo posible, acercar la formación de sectores cercanos al nuestro como la fidelización del cliente de los hoteles del grupo, crear cursos de inglés y golf, formar a otros departamentos sobre la utilización del golf como herramienta para vender hotel, inmuebles, etc.

Personalmente es uno de los temas que me apasionan desde hace años ya que lucho por no ser un ‘actor pasivo’ del mercado, formándome todo lo que pueda en temas como la aplicación de la herramienta de revenue management a nuestro sector, nuevas técnicas de promoción de los campos, acudir a ferias y congresos de gerentes a nivel nacional e internacional, afiliarme a las asociaciones de profesionales existentes, estudiando para obtener titulaciones que acrediten mis conocimientos y experiencia. Es un largo recorrido, pero lo considero clave en la gestión de los campos de golf.

 

¿Qué le recomendarías a un recién licenciado que esté pensando en dedicarse a la gestión de clubs de golf?

Primero, que se especialice y forme en esta actividad por la que siente interés. Animarle ya que es un sector apasionante, muy variado y que le va a requerir conocimientos en áreas tan diferentes como mantenimiento, hostelería y competición, por ejemplo. Que busque la oportunidad de entrar en un club a aprender, que pase por los diferentes departamentos, que se empape de la problemática de cada uno de ellos y que no tenga prisa en asentar sus conocimientos y experiencias para asegurarse que cuando llegue ahí arriba tenga las garantías de poder sentirse a gusto en la gestión que va a desarrollar. No hay cosa peor que creer que sabes conducir un coche y no saber ni meter la primera marcha.

 

¿Cuáles son tus objetivos a corto y medio plazo?

Ahora mismo me planteo objetivos a corto plazo puesto que estoy desplazado en un país que no es el mío, alejado de mi familia y amigos, y por tanto no puedo pensar de otra manera. Claramente quiero abrir este gran proyecto de golf, posicionarlo en el mercado, atacar los diferentes segmentos identificados y formar al personal para que se sienta a gusto y sienta ilusión por el proyecto. Quizás tantas cosas en un corto plazo pasen a medio plazo, el tiempo lo dirá. Mientras sigo en marcha y muy ilusionado con mi casi recién nacido niño.

Golfspain Playa Nueva Romana