Noticias destacadas

Uwe Born, director de Fontanals Golf Club: “Los clubs de golf tienen que usar las nuevas tecnologías, digitalizarlo, usar el ‘Big Data’, comunicar ‘on line’ y aprovechar lo mejor de las redes sociales”

Uwe Born es licenciado en Business Administration así como ha desarrollado diversos cursos de postgrado. Alemán de nacimiento, en 2001 aterrizó en España para hacerse cargo de la gerencia de Golf Pollensa en Mallorca, pasando después a dirigir Cabanillas Golf en 2003. Posteriormente, en 2005, accede al cargo de director general de Real Golf Novo Sancti Petri, en donde permanece hasta 2011 cuando funda su propia empresa Desarrollo y Gestión Golf al tiempo que la gestión del resort Golf Platja d´Aro. Desde mediados de 2016, Uwe es director del gerundense Fontanals Golf Club.
 


 

¿Qué te motivó a orientar tu carrera profesional a la industria del golf?

Terminada la carrera de Economía Empresarial tenía claro que quería trabajar en el sector turístico y también que quería trabajar en un destino turístico, así que decidí mudarme a España. Pasé mis primeros años de trabajo en la dirección de hoteles turísticos en Mallorca aprendiendo que en este mundo lo más importante es la vocación de servicio. Tienes que mentalizarte que vas a trabajar cuando (y donde) los demás disfrutan de sus vacaciones, durante muchas horas al día, los fines de semana, los festivos y durante todo el año.

Tras esos primeros años surgió la vacante en la gerencia de Golf Pollensa y conseguí el puesto tras un proceso de selección. Aquello no fue planificado pero aquel primer día de trabajo algo importante me quedó claro: el golf dejó de ser mi hobby para convertirse en mi profesión.

 

Has desarrollado actividad profesional en Mallorca, Guadalajara, Cádiz, Madrid, Gerona y Barcelona, ¿qué destacarías del golf en cada una de estas áreas?

Dicen que en el mundo turístico solo existen dos destinos turísticos de verdad: Florida en Estados Unidos y Mallorca en Europa. Y si hablas con los compañeros de profesión casi todos han trabajado en Mallorca durante de alguna época de sus carreras. Han sido años de aprendizaje que me han dado una base de conocimiento turístico importante.

En cambio, el trabajo en Madrid era la gestión de un club de socios y abonados. Una nueva experiencia, los años del boom del golf en España y especialmente en la zona de Madrid.

El trabajo en Novo Sancti Petri fue muy especial. Tuvimos tres campos de golf y dos hoteles propios y gestionamos más de cien mil salidas al año con un equipo de cien personas. Allí aprendí que la formación continua de todo el equipo es lo más importante para llevar una empresa con éxito.

De la Costa Brava destaco que es un destino maduro. Por su situación geográfica de fácil accesos entre Francia y Barcelona y una muy buena y activa cooperación comercial de los clubes de la zona, algunos de ellos de los mejores de España, hemos sido capaces de superar los retos de los años de la crisis con éxito.

Finalmente, la Cerdanya, es un paraíso natural a solo noventa minutos de Barcelona con dos grandes clubes de socios. Un sitio privilegiado para disfrutar el golf en familia.

¡Creo que en los últimos casi veinte años de mi carrera profesional he realizado la “Vuelta de España” por los destinos turísticos españoles pero sin bicicleta!

 

¿Cómo enfocas tu actividad diaria coordinando la gestión de Fontanals Golf?

Fontanals Golf es un club privado de primer nivel. Contamos con mil doscientos socios, somos el segundo club en número de socios en Cataluña detrás del Real Club de Golf El Prat. Lo que buscamos es la excelencia en el servicio y mantenimiento de instalaciones.

El campo se encuentra ubicado en un entorno que deja impresionados a todos aquel que lo juega. Por eso gran parte del trabajo lo dedico a la mejora de los servicios y de la calidad de las instalaciones, es decir, al campo de golf, instalaciones anexas como cancha de prácticas y pistas de tenis y padel, casa club, restaurante, gimnasio, pro-shop, escuela de golf y servicios de recepción, caddy master, starter y marshall.

Otro pilar es la comunicación con el socio para detectar problemas e investigar donde podríamos mejorar la gestión deportiva. Queremos siempre ofrecer la mejor experiencia posible al cliente. Pero siendo economista tengo que añadir que un extensivo control de gastos también es fundamental.

 

¿Cuál sería el perfil de vuestro “socio/jugador tipo”?

Por situación geográfica nuestros socios son personas con segunda residencia en la Cerdanya. Familias con niños y personas ya retiradas que disfrutan de un entorno natural casi único. Tenemos muchos socios que son deportistas muy activos. Por ejemplo, en primavera puedes esquiar por la mañana en La Molina o Marsella, por la tarde jugar nueve hoyos y después entrenar en el gimnasio.

 

Uno de los problemas más acuciantes de los clubs sociales de nuestro país es la falta de nuevos socios, nuevos jugadores ocasionales, etc. ¿Cómo hacéis desde Fontanals Golf para tratar de crear nuevos golfistas?

Nuestro mejor comercial es nuestro socio. Trabajamos con la idea que el socio tenga orgullo de pertenecer a nuestro club y convence a sus amigos para pasar tiempo juntos en nuestras instalaciones. Queremos ser un club de familias, un club sin barreras y de fácil acceso. Por ejemplo, si quieres jugar al padel compras una pala, alquilas un pista… y ya eres jugador de padel. El acceso al mundo de golf es muchos más complicado, diría demasiado complicado. Hay que tener en cuenta la licencia, el hándicap, el reglamento, la equipación, la dificultad de aprender, etc. La escuela de golf y especialmente la escuela infantil siempre han sido de especial importancia para la creación de nuevos jugadores. Seguimos muy implicados con nuestra escuela.

 

Además de las nuevas teorías, evolucionan los productos y los servicios, ¿qué nuevas técnicas, productos o dispositivos utilizas en Fontanals Golf?

Pensamos que también los clubs de golf tienen que usar las nuevas tecnologías. Queremos digitalizar el club, usar el Big Data, comunicar on line y aprovechar lo mejor de las redes sociales. Aquí está la actualidad y el futuro. Una página web que vende, sistema de reservas online, app para comunicar con el socio y el cliente, newsletter, perfiles personalizados en las diferentes redes sociales. Volvemos a la formación continua, acabo de realizar un curso en Community Management y otro en Marketing Digital.

 

Fontanals Golf es uno de los pioneros en el uso de la aplicación móvil Clapphouse que permite un contacto fluido entre el club y sus socios, ¿cómo está resultando la experiencia?

En el mundo de las aplicaciones móviles existe un gran oferta, pero creo que Clapphouse es la solución definitiva para los clubs de golf. Llevamos ya una temporada trabajando con la app y es un éxito para nosotros como gestores del club como para los usuarios, socios como visitantes. Ofrece comunicación con el usuario, reservas on line o por teléfono, comercialización de ofertas, inscripción en torneos, comunicación de reglamentos, horarios de salidas, resultados, fotos. Si, por ejemplo, el campo de golf está helado por la mañana, con solo dos clics todos están informados. Y Clapphouse tiene dos ventajas más: el sistema está funcionando sin fallos y tiene una cuota mensual muy interesante para todos los clubs.

 

Cada año se celebran diversas ferias, congresos, ponencias, cursos, etc., relacionados con la industria del golf, ¿qué importancia le concedes a la formación y al reciclaje de conocimientos?

La formación continua es la base del éxito de la gestión, tanto para el director como para todo su equipo. Personalmente asisto con mucha regularidad a ferias o ponencias para estar informado, seguir aprendiendo y cuidar de mi red de amigos y compañeros.

 

¿Qué le recomendarías a un recién licenciado que esté pensando en dedicarse a la gestión de clubs de golf?

Trabajar y aprender de todos los departamentos de un club. Hay que entender los productos, los servicios y su comercialización. Y en un mercado turístico hay que aprender idiomas, ayudan siempre en el trabajo como en la vida en general.

 

¿Cuáles son tus objetivos a corto y medio plazo?

La verdad es que tengo mucha pasión por mi trabajo. Pero dentro de todos los retos que existen en la gestión de instalaciones turísticas o deportivos lo que más me gusta es la comercialización. Y después de mis años en Andalucía tengo mucho cariño a esta zona. Puede que vuelva a trabajar en el sur.