Noticias destacadas

‘Campos de golf y biodiversidad’, por Ignacio García del Pino

En un sentido ecologista puro comparto la defensa de la naturaleza inmaculada, no pisada por el ser humano, pero hoy en día esto es utópico y prácticamente imposible incluso en las cumbres del Himalaya o en la Antártida. Es muy necesario mantener espacios protegidos de toda huella humana, otros deben ser reservados a sólo algunas intervenciones en función de sus características ecológicas y de las diferentes repercusiones de dichas actividades, y en otros espacios, dada su degradación y escaso valor ecológico, es conveniente actuaciones que posibiliten su regeneración-aprovechamiento y que aporten mejoras en su medio ambiente…
 

Lee el artículo completo aquí.