Noticias destacadas

Domingo Gavira, director gerente de Golf El Chaparral: “La posición de un director gerente de un campo de golf te exige mucho más tiempo que cualquier otro trabajo ordinario”

Domingo Gavira es Diplomado Superior en Recursos Naturales y Paisajísticos así como Máster en Dirección y Gestión de Campos de Golf y Master en Business Administration. Igualmente es jugador profesional y profesor titulado de golf. En los últimos diez años ha trabajado en el área deportiva de la Sotogrande Golf Academy y de Doña Julia Golf & Resort, al igual como gerente del Aymerich Golf Center Benalmádena y, desde 2009, como director gerente de Golf El Chaparral.
 


 

¿Qué te motivó a entrar en la industria del golf?

Prácticamente puedo decir que nací con un palo de golf en mis manos. Empujado por mi padre y familia, el golf ha sido mi pasión desde muy joven. Siempre tuve claro que mi vida laboral estaría ligada a este bonito deporte y, tras un intento de dedicarme a la competición profesional, tuve muy claro de lo que quería y que, por encima de todo, el golf sería mi forma de vida. El destino me brindó desde muy joven la oportunidad de trabajar y desarrollar una actividad profesional que me encanta.

 

¿Cómo enfocas tu actividad diaria?

Con mucha energía e ilusión. La posición de un director gerente de un campo de golf te exige mucho más tiempo que cualquier otro trabajo ordinario.

Desde mi punto de vista, esta profesión es más una forma de vida, en donde no existen ni horarios, ni fines de semana y tampoco festivos, el nivel de compromiso e implicación para ser un buen profesional de este sector tiene que ser total. Con esa pasión, trabajo y esfuerzo es como se llegan a conseguir las cosas bien hechas.

 

Has trabajado en diversas actividades en el sector del golf, ¿con qué te quedas de cada una de ellas?

Pues me quedo con cada una de ellas sin discriminar ninguna. Las experiencias profesionales además de enriquecernos profesionalmente nos ayudan a crear contactos y nos hacen aprender y conocer a personas que te curten en tu trayectoria. Esas mismas experiencias y actividades también nos enriquecen a nivel personal y humano, acercando vínculos y haciendo amistades para toda la vida.

 

 

El campo que diriges, Golf El Chaparral, está netamente orientado al cliente extranjero, al turista de golf que viene de forma ocasional, ¿la crisis económica ha supuesto un descenso en el número de visitantes?

El impacto de la crisis ha recaído en todo el tejido empresarial nacional. Si bien es preciso matizar que ha habido unos sectores más afectados que otros. El sector del turismo malagueño quizás sea uno de los que luchan día a día por mantenerse en la cresta de la ola y el golf, no cabe duda, que es el único mercado desestacionalizador en las temporadas de otoño e invierno. La industria del golf costasoleña ha sabido ajustarse a los cambios y ser competitivo ante la crisis y el azote de otros destinos de golf.

Aunque pueda ser un poco pronto, los números indican una mejoría del sector, donde se ha conseguido mantener un gran volumen de nuestro público objetivo como es el británico y un aumento y crecimiento constante de golfistas escandinavos y centro europeos que ven con muy buena aceptación nuestros campos de golf y la gran oferta de servicios complementarios que ofrecemos en la Costa del Sol y en Golf El Chaparral en particular.

 

En vuestro resort contáis con una escuela de golf propia, ¿cuánta influencia crees que tiene, o puede tener, para que un potencial cliente decida acudir a vuestro campo?

La influencia y la gestión profesional de una escuela es muy importante para un campo de golf. Nuestros profesores de A&B School, Juan Carlos Agüero y Jaime Barcena, son un gran complemento para nuestro resort. Ellos hacen posible que nuestros clientes puedan aprender y mejorar cada día, disfrutando del juego y generando un motor de negocio muy importante.

 

¿Cuáles son tus objetivos a corto y medio plazo?

Mis comienzos y objetivos en Golf El Chaparral hace ya más de cinco años difieren muchos de los actuales. Golf El Chaparral es ahora un campo maduro en la Costa del Sol y un referente dentro del circuito de campos de golf comerciales.

La calidad en el servicio y la fidelización de nuestros clientes es un objetivo constante dentro de nuestro trabajo diario. Las implementaciones en nuestro campo de golf deben ser constantes para mantener y satisfacer el nivel de exigencia de nuestros socios y visitantes. Recibimos muchos turistas de golf a lo largo de un año y el conseguir una experiencia positiva de esas visitas a nuestro campo de golf es lo que más valoro y hace más gratificante nuestro trabajo.