Noticias destacadas

‘Golf con whisky y chocolate’, por Javier Mazorra

No hay tiempo para analizar el resultado del Referéndum sobre la Independencia del país porque apenas falta un par de días para que se celebre, en el mítico Gleneagles Hotel, la Ryder Cup, uno de esos acontecimientos deportivos que dejan huella. Sobre todo cuando vuelve a sus orígenes. La Ryder Cup no sólo vuelve a Escocia, sino que lo hace donde, por primera vez en 1921, se enfrentó un equipo americano de jugadores de golf, a otro europeo, todos del máximo nivel. Es cierto que la Ryder, propiamente dicha, no se hace realidad hasta seis años más tarde en Massachusetts pero la llama se encendió precisamente en el Kings Course, el primer campo que se construyó en Gleneagles cuando todavía no se había inaugurado el hotel.
 

Lee el artículo completo aquí.