Noticias destacadas

“En la situación actual debemos aprender a reinventarnos, a valorar al jugador nacional y a abrir las puertas a nuevos jugadores” – Jon Ander Sánchez, director de Izki Golf

Jon Ander Sánchez es un reconocido profesional de la industria del golf que atesora casi veinte años de experiencia en el sector. Titulado en Administración y Finanzas y MBA en Dirección de Instalaciones Deportivas y gestión de eventos Deportivos, Jon Ander es un buen conocedor del golf en el País Vasco. En 2003 se incorporó a Larrabetzu Golf Eskola como monitor, haciéndose cargo de la gerencia de la Escuela de Golf Seminario a principios de 2007 al tiempo que lo compatibilizaba siendo monitor de golf en Zuia Club de Golf. Dos años después, en enero de 2009, se incorporó a Izki Golf como director de la escuela de golf y en 2010 fue promocionado a director del club.
 


 

Toda tu carrera profesional se ha desarrollado en el sector de golf, ¿cuándo decidiste que ésta sería tu industria?

Conocí este magnífico deporte a los tres años gracias a la pasión que mi abuela me transmitía. Compatibilizando las labores de profesor de golf, trabajé en varios sitios como administrativo, comercial, técnico, etc., y decidí que lo mío era el verde. Me apasionaba el hecho de ver el arte de segar greens, de organizar torneos, empatizar con jugadores, y tuve la suerte de encontrar mi sitio en la industria del golf.

 

Tu primer trabajo se desarrolló en Larrabetzu Golf, ¿qué recuerdos guardas de esa etapa?

Qué voy a decir, increíble. Yo era el novato y me encargaba de los niños y niñas mas pequeños de la escuela. Siempre recuerdo a mi mentora Paola Etchart, gran jugadora, gran profesora y, sobre todo, gran persona.

 

Más tarde compatibilizaste la gerencia de la Escuela de Golf Seminario con formar parte del equipo de monitores de golf de Zuia Golf, ¿con qué te quedas de esos años?

Estar de monitor en Zuia fue una gran experiencia ya que era mi club. La gerencia de la Escuela Seminario fue un reto. Era una instalación pequeña, céntrica, y con unos socios no practicantes de golf que lo habían creado como inversión y solo miraban la cuenta de resultados. Fue una etapa dura pero con mucha promoción de golf entre diferentes colectivos de Vitoria-Gasteiz.

 

Hace ya más de diez años que te hiciste cargo de la dirección de golf de Izki Golf, ¿cómo fueron los inicios? ¿Qué objetivos te marcaste al incorporarte al campo?

Los inicios fueron duros también. Me incorporaba a un campo de golf de gestión 100 % pública dependiente de un Consejo de Administración compuesto por políticos y no conocedores del golf, personal con una gran experiencia pero sin conocimientos de golf, en plena crisis económica y todo ello en un paraje y un campo increíble diseño de Seve. Los objetivos eran claros: mejorar la atención al usuario, tener una mayor eficiencia de personal y mantenimiento, e intentar controlar el gasto de una sociedad pública por la responsabilidad social que siempre he tenido en mente.

 

¿Qué diferencias encontraste entre trabajar en un club de socios como Zuia y hacerlo en un campo comercial como Izki?

¡Nada que ver! Zuia es un nueve hoyos muy familiar, con pocos socios pero sobre todo pocos jugadores no socios. Izki Golf cuenta con abonados pero muchas salidas de jugadores externos. Al ser un campo público, permitimos el acceso gratuito a las instalaciones y cancha de prácticas a todo el público y, con el fin de ser un motor económico de la zona de Montaña Alavesa, gestionamos muchos grupitos de jugadores que quieren montarse un fin de semana con alojamiento por lo que realizamos acciones que nada tienen que ver con un campo privado.

 

¿Cómo es el “jugador tipo” de Izki Golf?

Contamos con dos perfiles, abonados y no abonados. Los abonados son fieles, juegan una media de treinta y cinco días al año. Sobre los no abonados tenemos de diferentes casuísticas: en pareja, solitarios, grupos de amigos, grupos de clubes sin campo, etc. Somo un club muy abierto e intentamos que todos los jugadores puedan disfrutar de nuestro campo y entorno.

 

El restaurante de Izki Golf es uno de vuestros principales valores, ¿es la gastronomía uno de los mejores reclamos a la hora de captar jugadores ocasionales?

La fama de que en el País Vasco se come bien no puede defraudar al comensal. Los gestores del restaurante tienen muy buena mano con la parrilla y, al igual que el campo de golf enamora a todo jugador, la cocina es importantísimo para finalizar el ‘hoyo 19’ en condiciones.
 

 

La crisis económica y sanitaria generada por la pandemia del COVID-19 está afectando a todos los sectores, ¿qué influencia ha tenido en Izki Golf?

Cerramos las instalaciones sesenta y ocho días y, tras la reapertura con los protocolos necesarios, vimos que la necesidad de salir de casa de todos los jugadores. Estaban más tranquilos y protegidos del virus, realizando deporte en el campo de golf que paseando por la ciudad. Eso ha significado un incremento en salidas. Además, al estar inmersos en plena montaña, los urbanitas deseosos de respirar aire puro nos han elegido como su destino de escapada. La verdad es que estamos recogiendo los frutos de la gran labor comercial y de promoción realizada a nivel estatal, y eso se nota ahora que están las cosas más difíciles.

 

¿Cómo valoras el estado actual de la industria del golf en España?

Complicada. La industria del golf en España ha sido principalmente de costa y el sur. Muchos dependían del touroperador y mercado internacional, y tal y como está la situación todo esto se ha paralizado. Los clubs de socios pasarán mejor el año pero los comerciales dependientes del cliente europeo van a sufrir mucho. Creo que debemos aprender a reinventarnos, a valorar al jugador nacional y a abrir las puertas a nuevos jugadores.

 

Las nuevas tecnologías están cada vez más presentes en el mundo de la gestión de clubs de golf, ¿qué novedades habéis incorporado a Izki Golf en los últimos años?

Comenzamos apostando por las redes sociales, añadimos Clapphouse y estos últimos días ya hemos habilitado la reserva on line para abonados. Todos somos conscientes de que digitalizarnos y aportar nuevas tecnologías es fundamental, y lo estamos haciendo, pero la pregunta que yo me hago es: con la media de edad del perfil del jugador del golf, ¿esto funcionará? Desde Izki Golf estamos tratando de educar a ese público reacio a transformarse digitalmente, y sorprendentemente, está teniendo muy buena aceptación.

 

Un buen número de profesionales de la industria del golf opina que quien trabaja en ella debe jugar al golf, sea al nivel que sea. ¿Estás de acuerdo?

Creo que es mejor. Como todo en la vida, si lo practicas y te gusta, lo quieres más. El golf es igual. Si eres jugador de golf, apreciarás mucho mejor las cosas que el que no lo practica.

 

Uno de los problemas más acuciantes de los clubs de golf a nivel mundial es la falta de nuevos socios, nuevos jugadores ocasionales, etc. ¿Cómo hacéis desde Izki Golf para tratar de crear nuevos golfistas?

Llevamos varios años fomentando y desmitificando el deporte del golf a través de nuestro producto estrella “Bautismo de golf”. Es una actividad para toda la familia que consiste en abrir las puertas a nuevos practicantes o, por lo menos, a no conocedores del golf. Estos últimos meses hemos notado un incremento brutal de estas experiencias y, además, tras realizar la actividad muchos comienzan a coger clases.

 

Un tópico generalizado del golf en España es que es un “deporte para la élite”, algo que frena mucho su promoción en nuestra sociedad. ¿Percibes este prejuicio en tu día a día?

Sí, aunque la visión de la población está cambiando. Se nota realizando el Open de España, o cuando Jon Rham aparece en los medios, pero creo que ese prejuicio sigue existiendo. Creo que el desconocimiento de la población de lo que es, y lo que cuesta jugar a golf debemos decirlo, publicarlo, promocionarlo.

 

Izki Golf mantiene una presencia constante en redes sociales. ¿Son éstas, especialmente Instagram y Facebook, elementos importantes para la difusión del golf como deporte de masas?

Pienso que sí. Ya he comentado que la edad media del club no ayuda pero los que estamos en estas redes somos conscientes de lo eficientes que son las campañas. Yo siempre digo que si no estás, no te ven. Intentamos crear contenidos diferentes para enganchar a la gente, mostrando cosas diferentes del entorno del golf, pero no puramente siendo golf.

 

¿Qué le recomendarías a un recién licenciado que esté pensando en dedicarse a la gestión de clubs de golf?

Que tenga paciencia y mucho tempo. Las ganas seguro que no le faltan y meter horas en este oficio seguro que no le importa, eso sí, recomiendo hablar y rodearse de gerentes con experiencia para poder aprender y compartir inquietudes. Asociarse a la AEGG es muy buena opción. También recomiendo salir de vez en cuando del club donde trabaje ya que siempre se aprenden cosas.

 

¿Cuáles son tus objetivos a corto y medio plazo?

Debemos consolidad la promoción de nuestro destino, que siendo el norte es difícil, pero con el reclamo de la calidad del campo, del vino Rioja y la gastronomía estoy convencido que vamos por el buen camino. El jugador busca un buen campo pero sobre todo una gran experiencia, y en ello estamos. También seguiremos promocionando el golf a los desconocidos, e intentando mejorar el servicio al jugador a través de las nuevas tecnologías, el buen mantenimiento del campo y la atención al cliente.