Noticias destacadas

Adolfo Ramos, head greenkeeper del Real Club Valderrama

Visitas: 380

Adolfo Ramos, ingeniero agrónomo y licenciado en Golf Turfgrass Management por la Universidad Michigan State, tuvo un breve paso por TRAGSA antes de iniciarse en la industria del golf. Tras una etapa de prácticas en España, Reino Unido y Estados Unidos, se incorpora a Golf Playa Macenas como greenkeeper responsable de la fase final de construcción y mantenimiento. En 2006 se incorpora al Real Club Valderrama, desarrollando aquí el grueso de su carrera profesional. Afiliado a la GCSAA y a la AEdG, Adolfo colabora con el máster de gestión de campos de golf impartido por EADE como profesor de la asignatura ‘Economía aplicada’.
 

adolfo ramos
 

¿Qué te motivó a orientar tu carrera profesional a la industria del golf, concretamente al mantenimiento de campos de golf?

No provengo de una familia golfista aunque todos jugamos al golf. A raíz de unas jornadas técnicas de mantenimiento de campos de golf celebradas en el Club de Golf La Cañada me di cuenta que quería estar vinculado a este sector. Empecé a conocer profesionales relacionados con el mantenimiento de campos de golf y antes de finalizar Ingeniería Agrónoma empecé a realizar prácticas y cursos de formación en el mundo del greenkeeping. En 2004 tuve la suerte de recalar en Club de Golf Valderrama para realizar unas prácticas, y tras éstas hice otras en The Wentworth Club, Inglaterra.

Tras mucho trabajo y sacrificio, partiendo desde cero como realmente ha de formarse un verdadero greenkeeper, tuve la oportunidad de optar a una beca que concedía Jaime Ortiz Patiño a través del Club de Golf Valderrama y la Golf Course Superintendents Association of America (GCSAA). Tras años de experiencia en Valderrama, y en parte también por mi formación previa en Inglaterra, comencé mi andadura en los Estados Unidos, cuna del mantenimiento del césped deportivo, en The Valley Club of Montecito (California).

Ya de vuelta a España me incorporé a Valderrama a tiempo completo y durante años he trabajado en la preparación de importantes torneos del Circuito Europeo como varios Volvo Master, Andalucía Valderrama Master y Andalucía Master, así como The Volvo PGA Championship en Wentworth.

 

¿Cómo enfocas tu actividad diaria en el campo de golf? ¿Cómo es gestionar el mantenimiento de un campo de golf tan exigente como Valderrama?

Me considero ante todo una persona muy exigente conmigo mismo y con todo aquello que me rodea, y por supuesto amante de lo que hago. Creo que son factores fundamentales y necesarios para poder trabajar en un campo tan exigente como es el Real Club Valderrama.

En Valderrama intentamos mantener unos niveles de presentación como si todos los días del año tuviéramos un torneo del Circuito Europeo. Así piensan muchos de nuestros socios y jugadores ocasionales cuando juegan nuestro campo, siempre esperan encontrar los greens lo más rápidos posible así como las mejores calles. Esto implica un nivel de detalle que es difícil de mantener durante todos los días del año.

Nuestro objetivo es satisfacer siempre al jugador y ofrecer la mejor experiencia de golf en cuanto a detalle y definición, clave de un mantenimiento de alto nivel. Valderrama posee un encanto especial, su grandísima masa forestal de alcornoques, olivos y pinos. Esta masa forestal, con su caída de bellotas, hojas, sombras, falta de circulación de aire y sol, caída de ramas, etc., hace que nuestro reto en mantener un mantenimiento de referencia sea aún mayor.

Me considero un greenkeeper de campo aunque el trabajo de oficina sea igualmente necesario. No hay día que no le demos varias vueltas al recorrido, y hablo en plural porque me siento afortunado de contar con uno de los mejores asistentes de España y por supuesto una gran plantilla. La relación entre encargados y plantilla es fundamental para poder trabajar en un ambiente cordial. El greenkeeper ha de sentirse en todo momento respaldado por sus ‘manos de trabajo’, los operarios del campo de golf. La formación psicológica-práctica, junto con la formación técnica, tienen mucho que decir en el mantenimiento de un campo golf, y aún más en un exigente recorrido como es el del Real Club Valderrama.

Has trabajado en campos de golf en Inglaterra, Reino Unido y España, ¿qué destacarías de cada zona?

De todos y cada uno de los campos en los que he trabajado o visitado siempre me llevo aspectos muy positivos. No hay día que aprendas o te sorprenda algo nuevo que luego intentas acomodar a tu entorno o medio de trabajo.

Cada año que viajamos a los seminarios de la GCSAA durante el Golf Industry Show visitamos otros campos, interactuamos con otros superintendents y, sobre todo, contrastamos opiniones o formas distintas de ver un mismo trabajo. El networking es una parte fundamental en cualquier trabajo y no podía ser menos en uno en donde trabajas con un ser vivo bajo una serie de condiciones que pueden variar en cuestión de horas. Disponer distintos puntos de vista de algo que puedas considerar rutinario te puede ser de gran ayuda, y creo que quien piense lo contrario se equivoca.

 

En tu opinión, ¿cuáles serían las principales diferencias entre la teoría norteamericana del golf (la de tu etapa universitaria) y la realidad española?

A día de hoy estamos aún por debajo de la gran industria que supone el golf en Estados Unidos en cuanto al mantenimiento de campos de golf se refiere. Por ignorancia, por falta de recursos, por escasez de investigaciones o por limitación de medios, son muchos los productos fitosanitarios y las nuevas variedades cespitosas que no pueden ser utilizados en España dentro de nuestro sector. La falta de medios hace que, aun teniendo mejores profesionales y gente muy formada, el mantenimiento de campos de golf siga estando unos peldaños por debajo de campos punteros de los Estados Unidos. Aun así el nivel de exigencia y esfuerzo de nuestros campos hace que cada vez más haya muchos de ellos dentro de los mejores rankings mundiales.

 

Un buen mantenimiento de un campo de golf, el activo más importante de cualquier club, es fundamental. ¿Crees que en España se valora a los greenkeepers como se merecen?

En comparación a los Estados Unidos, de donde nos hemos formado muchos de los que hoy ejercemos como head greenkeepers en España, diría que no aunque esto está cambiando. La figura del greenkeeper en nuestro país, al igual que en otros países de la Unión Europea, va adquiriendo cada vez más más prestigio y reconocimiento dentro de la industria del golf.

Como bien dices el activo más importante es el mantenimiento. Sin un buen diseño y mantenimiento del campo, difícilmente obtendrás beneficios en la tienda, el restaurante, la venta de greenfees, etc., porque en definitiva el jugador viene con un objetivo primordial: jugar al golf. El resto de actividades, sin menospreciar el grandísimo trabajo que igualmente requiere, se desarrollan como consecuencia de la afluencia de jugadores encandilados por un buen campo y servicios.

La figura del greenkeeper, en la mayoría de los casos en los que el profesional dispone de una ingeniería, idiomas, capacidad de gestión y planificación, conocimientos de agronomía, economía, e incluso psicología en muchos casos, debe estar oportunamente reconocida.
 
Valderrama 743

 

Un aspecto quizá menos conocido de Valderrama es su preocupación real por el entorno que le rodea, no en vano disponéis de uno de los escasos Certificados Audubon de Europa. ¿Cuáles son vuestros retos en el área de la gestión ambiental?

Intentamos que el compromiso ambiental, al igual que ocurre con el mantenimiento, sigan siendo un referente. Actualmente estamos trabajando en la nueva recertificación del certificado ambiental Audubon, nuestros santuarios de vida salvaje en cuanto a fauna y flora siguen siendo motivo de preocupación. Su conservación y respeto son parte fundamental en nuestro mantenimiento, son numerosas las variedades de fauna y flora repartidas en más de las quince hectáreas dedicadas a vida salvaje.

 

Recientemente habéis concluido un proyecto de renovación del campo en el que habéis invertido tres años, ¿qué aspectos destacarías de las mejoras desarrolladas?

Hemos terminado la renovación del sistema de riego que comenzamos el año pasado con los segundos nueve hoyos y hemos terminado a falta de algunos flecos este mismo verano con los primeros. Hemos pasado de un sistema de riego hidráulico arcaico a un sistema eléctrico donde hemos cambiado tubería secundaria, cableado, satélites, aspersores, etc.

Cambiar todo un sistema de riego en tan poco tiempo ha sido un récord, y no teniendo suficiente con eso hemos terminado de construir la nueva calle de prácticas, un proyecto que iniciamos el año pasado con el nuevo chipping-green. Otra de las reformas llevadas a cabo con nuestra propia plantilla ha sido la nivelación de todas las plataformas de tee donde hemos incorporado Agrostis como nueva especie cespitosa. Son muchas las reformas llevadas a cabo en los últimos tres años, es muy importante seguir mejorando e invirtiendo en el campo para poder seguir estando en la élite mundial.
 
Valderrama-practicas 2

 

Eres un asiduo a ferias, congresos, ponencias, charlas técnicas, tanto en España como en Estados Unidos, ¿qué importancia le concedes a la formación y al reciclaje de conocimientos?

La formación es fundamental, en nuestro sector hay que estar continuamente reciclándose. Congresos como los que organiza nuestra Asociación Española de Greenkeepers (AEdG) y la Golf Course Superintendents Association of America son pieza clave para seguir estando al día de lo que ocurre en el mundo del greenkeeping.

Hay que estar continuamente renovándose, son muchos los avances aunque a veces pocos los que están a nuestro alcance. Desde la AEdG se está haciendo una gran labor y eso se nota en una mayor profesionalización del sector.

 

¿Qué le aconsejarías a un recién licenciado que quisiera iniciarse en el mundo del mantenimiento de campos de golf?

Que hiciera cuantas más practicas mejor. Si tiene oportunidad que salga al extranjero y que vea diversas formas de plantear un mismo trabajo, que aprenda idiomas (¡fundamental saber inglés!), que nunca pare de formarse como técnico, que asista a congresos, ferias, seminarios, etc. Y sobre todo, para ser un buen técnico y un buen líder de equipo, que empiece desde cero.

 

¿Cuáles son tus objetivos a corto y medio plazo?

Mi presente y mi futuro están en el Real Club Valderrama. No hemos terminado algo y ya estamos pensando donde vamos a seguir trabajando para seguir mejorando, y eso es algo que me apasiona. Tenemos unos planes de futuro muy apetecibles y creo que estamos haciendo las cosas bastante bien.

En poco menos de tres cuatro años hemos dado un gran salto de calidad y esto es gracias a un gran equipo de trabajo respaldado por una Junta Directiva que nos apoya al máximo y que tiene confianza plena en la gestión liderada por Javier Reviriego, el director general, y por un gran equipo de mantenimiento.

valderrama 47