Noticias destacadas

Bunkers de campos de golf afectados por una tromba de agua… ¿cómo recuperarlos?, por Richard Allen (EcoBunker)

Visitas: 510

Reparar un bunker dañado después de fuertes lluvias es costoso y lleva mucho tiempo. Richard Allen, CEO de EcoBunker, cree que este es un problema que empeorará progresivamente pero que hay una forma rentable de resolverlo y comienza por entender por qué los bunkers sufren procesos de escorrentía.
 

 
La lluvia. Más precisamente la ‘lluvia fuerte’ ha sido el centro de mi atención durante más de veintiocho años como ingeniero civil, especializado en diseño de drenaje y defensa contra inundaciones. Durante los últimos siete años, a medida que ajusté mi carrera para servir al sector del golf desde EcoBunker, he descubierto que el conocimiento que obtuve es muy útil, particularmente en el campo del diseño y la construcción de bunkers.

Uno de los trabajos más físicamente exigentes, y más frustrantes para el greenkeeper de hoy en día, es la reparación de daños en los bunkers después de episodios de fuertes lluvias. Una búsqueda rápida a través de charlas relevantes en redes sociales demostrará claramente este fenómeno, las mismas búsquedas también revelarán la creciente gama de productos que dicen tener todas las respuestas. La mayoría de estos productos representarían una inversión importante para los clubs de golf, por lo que vale la pena examinar las posibles causas antes de buscar soluciones.

¿Qué es la escorrentía de bunkers? Parece simple, y lo es, con una pequeña explicación de la mecánica básica del suelo. La arena seca, debido a la fricción entre las superficies ásperas de los granos de arena individuales, puede mantenerse por lo general estable en pendientes de hasta treinta o treinta y cinco grados (30-35 º). La arena húmeda, donde hay algo de humedad en los huecos entre los granos, puede ser aún más estable. Las fuerzas adhesivas causadas por las moléculas de agua agregan más estabilidad. El Olympic Club en San Francisco tiene bunkers con arena inclinada a unos increíbles sesenta grados (60 º), debido a la humedad introducida por el liner (en este caso, Capillary Concrete) y las líneas de goteo subterráneas. Sin embargo, cuando los vacíos entre partículas se llenan por completo de agua toda la fricción entre los granos de arena adyacentes se pierde y la arena se convierte en un líquido móvil que fluye cuesta abajo rápidamente que genera los patrones de escorrentía tristemente familiares, los bunker washouts. Los vacíos de arena se llenan de agua cuando la intensidad de la lluvia excede a la velocidad a la que la arena puede drenar, o cuando el terreno alrededor del bunker arroja el flujo de agua superficial a través del borde del bunker y sobre la arena.
 

 
El impacto de la escorrentía no es simplemente el trabajo duro y las horas-hombre necesarias para reemplazar la arena en pendientes pronunciadas. Si la lluvia es particularmente intensa y continúa después de que un subsuelo no protegido queda expuesto, se pueden movilizar limos y piedras finas que luego fluyen y se mezclan con la arena del bunker. Después de algunos ciclos, la arena puede contaminarse tanto que no es adecuada y debe reemplazarse con un coste adicional. Con muchas canteras de arena, ahora agotadas, la arena bunker no va a ser más barata. De acuerdo, el gasto en arena es una preocupación, pero ¿hay alguna otra razón por la que los clubs de golf deberían estar interesados ​​en los problemas de escorrentía? En mi opinión hay tres razones muy buenas que he enumerado en mi orden de importancia:

  • Creciente frecuencia de eventos de lluvia de corta duración y alta intensidad
  • Filosofía de diseño moderno (‘retro’) que exige taludes de arena cada vez más visibles
  • Altas expectativas de los golfistas

 
Creciente frecuencia de eventos de lluvia de corta duración y alta intensidad

“Es un principio científico bien conocido que el aire más cálido contiene más vapor de agua”, escribió John Abraham en The Guardian a principios de este año. “A medida que la tierra se calienta, mientras haya una fuente de evaporación, es una certeza que las lluvias serán cada vez más fuertes”. Para diseñar cualquier red de drenaje de aguas superficiales es importante comprender los patrones de precipitación y predecir los caudales de las tuberías para una variedad de eventos de lluvia. Aprendí cómo calcular desde el principio (desafortunadamente mi carrera comenzó antes que los métodos asistidos por ordenador), por ejemplo, que si dieciocho milímetros (18 mm) de lluvia caían en una hora en Merthyr Tydfil, implicaba un período de retorno de cinco años. Sin embargo, más recientemente se ha hecho evidente que los datos recopilados en las últimas décadas y documentados meticulosamente en la guía de diseño para predecir la intensidad de la lluvia de HR Wallingford se encuentran ahora prácticamente obsoletos. Como medida de actualización, por ejemplo, la Agencia de Medio Ambiente recomienda que las predicciones de inundaciones calculadas aumenten en un 20 % para atender los efectos del cambio climático.
 

 
Mi experiencia con las escorrentías de bunkers es un buen ejemplo. Todos sabemos que en las partes más cálidas del mundo la lluvia puede caer con una intensidad increíble. Como resultado, la construcción de campos de golf (incluidos los bunkers) es bastante diferente en Florida y en otras áreas similares en comparación con Reino Unido, por ejemplo. Pero, ¿qué sucede si las precipitaciones de alta intensidad se vuelven más comunes? En nuestra web hay un video tomado en Potters Bar Golf Club, club que visité por casualidad después de un fuerte aguacero durante la noche anterior. Aproximadamente cuarenta y tres milímetros (43 mm) de lluvia cayeron en seis horas. Este fue aproximadamente un evento que sucede una vez cada tres años. El problema es que el club afirma que está recibiendo eventos similares de lluvia, tres o cuatro veces al año, lo que requiere grandes trabajos de reparación cada vez. Esto ilustra algo que creo que muchos de los involucrados en el mantenimiento del golf han notado: la frecuencia de los eventos de lluvia de alta intensidad ciertamente está aumentando. Si esta es la tendencia, entonces el mantenimiento del bunker será más difícil y más costoso en el futuro, a menos que se implementen medidas de diseño resilientes.
 

 
Filosofía de diseño moderno (‘retro’) que exige taludes de arena cada vez más visibles

Soy admirador de los campos diseñados por Mackenzie, Colt y los que se incluyen en la llamada ‘edad dorada del diseño de campos de golf’. Muchos de los diseñadores de esa época, en sus estrategias de bunker, optaron por incluir bunkers de aspecto natural y altamente visibles, algo que se puede comprobar en muchas bellas fotografías antiguas que circulan en Facebook y Twitter. Todos hemos visto recientemente algunos muy emocionantes proyectos de restauración de bunkers con elaborados ribetes de marca registrada y taludes dramáticamente altos. Estoy seguro de que en todos los casos se ha utilizado una especificación y diseño adecuados pero mi preocupación es que, si esta tendencia de diseño relativamente cara continúa, algunos clubs de golf no bendecidos con altos presupuestos pueden verse tentados a ‘recortar gastos’ y lamentar más tarde su decisión.

Vale la pena recordar que los patrones de lluvia fueron diferentes en la década de 1920 en comparación con la actualidad. Sabemos esto. Tenemos los registros. Sabemos que el clima era más fresco y los científicos estarán de acuerdo en que el aire más frío no puede contener tanta humedad. Por lo tanto, las escorrentía por lluvia y búnker de alta intensidad fueron menos comunes.

Además, había una mejor disponibilidad de mano de obra barata y dispuesta en esos días, por lo que la reparación del bunkers era más fácil. Y algo más: es ampliamente aceptado que las expectativas de los golfistas eran diferentes entonces.
 

 
Altas expectativas de los golfistas

Nos guste o no, la mayoría de los golfistas de hoy esperan arena consistente, buenos lies en los bunkers y la habilidad de jugar directamente a bandera. Como todos los involucrados en el mantenimiento sabrán, esto es extremadamente difícil y costoso de generar. Con la presión sobre los campos de golf para retener socios y atraer más ingresos de visitantes, un club de golf que adoptara un enfoque de “tómalo o déjalo” para el acondicionamiento del bunker sería muy valiente (o muy osado).
 
Alternativas

Concluiré este artículo con una nota positiva al sugerir algunas medidas de diseño rentables basadas en lo que he aprendido en los últimos años.

En primer lugar, si los altos y empinados taludes son esenciales, se debe seleccionar un revestimiento adecuado. Hay varios buenos productos en el mercado, pero incluso con revestimientos en su lugar, a menos que tenga medidas adicionales en su lugar (como líneas de goteo) es muy arriesgado ir más allá de los treinta grados (30 º) con la mayoría de los tipos de arena.

En segundo lugar, ¿por qué no considerar reducir la pendiente máxima en la arena a quince o grados (15-20º)? Esto se puede hacer fácilmente aumentando la altura de la cara del búnker a treinta, cuarenta, cincuenta centímetros o más. Este es un método altamente efectivo, y los campos en los que hemos hecho esto, por ejemplo, Potters Bar, Royal Winchester, Chart Hills y Druids Heath, por nombrar algunos, han visto eliminada la escorrentía en esos bunkers. Esto se puede hacer de forma sensible utilizando revetting, recomendando césped sintético para aumentar la resistencia. Hay algunos puristas a los que les desagrada ver bunkers con cierto aspecto de tipo links lejos de su entorno costero original, pero no estoy de acuerdo. Cuando se instalan con sensibilidad, estas características pueden agregar un gran valor a todos tipo de campos de golf.
 

 
En tercer lugar, la introducción de bordes resilientes mejor definidos también brinda la oportunidad de remodelar sutilmente el terreno alrededor de los bunkers y dirigir los flujos de aguas superficiales alrededor del bunker en lugar de hacerlo dentro del mismo.

El golf está respondiendo al desafío de las escorrentías (y al cambio climático en general) y ha sido realmente emocionante para mí ver cómo la industria le da una oportunidad a la innovación y las nuevas ideas.
 

EcoBunker ofrece una consulta inicial gratuita a greenkeepers y gerentes españoles de aquellos campos de golf interesados en una seria inversión en mejora de bunkers. Su asesoramiento independiente se extiende a los taludes de bunker, drenaje, agronomía y arena. Puedes contactar con Richard Allen en richard.allen@ecobunker.co.uk.