Cameron Procter, director corporativo de golf del Grupo Lopesan

 
Tras una etapa como jugador profesional de golf entre su Canadá natal y los Estados Unidos, Cameron Procter se desplazó hasta Gran Canaria para dirigir la academia de golf de Salobre Golf & Resort en 2006, pasando a dirigir el resort Meloneras Golf en 2009, siendo en la actualidad director corporativo de golf del Grupo Lopesan.

Entrevista publicada en enero de 2014

 

cameronprocter
 

¿Qué te motivó a entrar en la industria del golf?

Principalmente el empezar una carrera dentro de un mundo deportivo que me gusta y el emplear mis conocimientos para avanzar mi vida profesional.

 

¿Cómo enfocas tu actividad diaria como gerente?

Controlando y manteniendo el máximo nivel de servicio al cliente posible junto con la gestión de un producto de 6 estrellas. Un trabajo más global de lo que parece, en contacto con muchos aspectos de las operaciones. En esta época de crisis en el mundo de golf, creo que un director de golf debería ser menos contable y más proactivo en buscar nuevos formas de incrementar ingresos.

 

Has conocido de primer mano la industria norteamericana del golf, ¿cuáles serían, en tu opinión, las principales diferencias con la industria española del golf?

En España tienes una gran ventaja en el mundo de golf que en los Estados Unidos no sueles tener, la gran cantidad de negocio hecho a través de touroperadores de golf. Una gran parte del tráfico de los campos americanos depende de reservas individuales, hechas por internet o a través de la pro-shop. Sin embargo, en muchos campos en España, y más en zonas turísticas, tienes contratos con touroperadores que pueden pre-reservar los tee-times.

Al mundo de golf en España todavía le falta avanzar un poco para llegar al nivel de los Estados Unidos en otros aspectos. Parte del problema es la disponibilidad de ciertos productos de mantenimiento y también de la casa club, productos que puede ayudar no solamente el servicio sino también al cliente y, por lo tanto, a la rentabilidad de la operación. Es frustrante como director saber que algo está disponible en América pero que no lo puedes conseguir lo aquí. Y más cuando sabes que te puede ayudar a mejorar la calidad de tu producto o subir tu nivel de facturación. El PGA Merchandise Show es un gran ejemplo. Si alguien tiene dudas sobre la diferencia entre los dos mercados, una visita a Orlando en enero se lo aclarará todo.

 

El campo que diriges, Meloneras Golf, está netamente orientado al cliente extranjero, al turista de golf que viene de forma ocasional, ¿la crisis económica ha supuesto un descenso en el número de visitantes, participantes en torneos, clientes de las pro-shop, etc.?

Creo que la crisis económica realmente no nos ha afectada tanto en el número de jugadores. Cuando tienes un producto de alta calidad, con un servicio de alta calidad, al final el jugador de golf turístico juega en tu campo como uno de su green-fees elegido en las vacaciones. Pero es cierto que en los últimos años hemos notado cierta dificultad en vender los “extras”, principalmente el pro-shop y el restaurante. Allí es donde se nota el trabajo y la calidad del director que tienes el campo. Hay que adaptar y crear nuevo incentivos y ofertas para empujar los departamentos o áreas de negocio que está sufriendo.

 

En vuestro resort contáis con una escuela de golf propia, ¿cuánta influencia crees que tiene, o puede tener, para que un potencial cliente decida acudir a vuestro campo?

Acabamos de firmar un acuerdo con David Leadbetter Golf Academy para empezar a trabajar en exclusiva por las Islas Canarias en 2014. La marca es muy conocida y seguramente ayudará a subir más el nivel de prestigio que tienes nuestro resort.

Es complicado mantener una escuela de golf y esperar un alto beneficio económico. Hay épocas que hay muchas clientes interesado en clases y parece que no hay suficiente profesores para tanta demanda, pero también hay épocas del año que no hay demanda para clases, principalmente en nuestro temporada baja.

Con el nuevo acuerdo con DLGA, el resort se beneficia subiendo el calidad de instrucción y la oferta al cliente y da mucho poder la asociación de la imagen de marca con el nombre de DLGA. Se trata de una situación win/win.

 

¿Cuáles son tus objetivos a corto y medio plazo?

Tengo varios proyectos por corto, medio, y largo plazo para el resort. No creo que sea un secreto que, como norteamericano, siempre opine que la isla necesita un evento de alta nivel profesional para subir la imagen de golf en Gran Canaria. Hemos estado cerca varias veces en el pasado y creo que en el futuro vamos a tener la oportunidad de realizar este sueño.

Aquí estamos siempre por encima de los avances y las nuevas tecnologías de las operaciones de golf. Personalmente estoy siempre buscando nuevas ideas por dentro de España y también fuera de Europa para mejorar nuestra oferta al cliente.
 

meloneras golf 2

Scroll To Top