Noticias destacadas

‘¿Cómo se encuentra Le Golf National a cinco meses de la Ryder Cup?’, por Alejandro Nagy

El tiempo estimado de lectura de este artículo, incluidos vídeos, es de treinta minutos. Se recomienda utilizar auriculares si nos visitas desde tu móvil.
 

Cada otoño, Europa y Estados Unidos rugen sobre los greens. Los años impares la Solheim Cup, los pares la Ryder Cup, el final del verano trae dos de los torneos de golf más carismáticos del calendario profesional internacional, siendo este último el enfrentamiento golfístico más importante del mundo. Tercer evento deportivo que más telespectadores reúne tras los Juegos Olímpicos y el Mundial de fútbol, semejante acontecimiento siempre debe celebrarse en un destacado escenario, en uno de esos entornos que quedan grabados a fuego en la retina y la memoria de quienes disfrutan pisando verde.

En 1997, en el ahora Real Club Valderrama, Seve Ballesteros capitaneó magistralmente al equipo europeo durante la primera Ryder Cup organizada por Europa fuera de Reino Unido e Irlanda. En este año 2018, más de dos décadas después, el torneo que Samuel Ryder ideó a principios del siglo XX vuelve a abandonar las islas Británicas para recalar en un enclave privilegiado a las afueras de la Ciudad de la Luz. El parisino resort Le Golf National, sede de la Federación Francesa de Golf, asumió en mayo de 2011 la responsabilidad de preparar un recorrido de dieciocho hoyos que permitiera que veinticuatro de los mejores jugadores de golf del mundo dispusieran durante tres días del mejor terreno de juego al igual que pudiera acoger a veinte mil espectadores in situ cada jornada y que fuera visualmente atractivo para los millones de telespectadores alrededor del globo. Una responsabilidad y un reto en toda regla.

Le Golf National, compuesto por dos campos de dieciocho hoyos, uno de nueve y dos áreas de prácticas, cuenta con el recorrido Albatros como joya de la corona. Este campo, construido sobre una escombrera abandonada y diseñado por el arquitecto francés Hubert Chesneau con formato stadium para poder acoger torneos de cierta enjundia, lleva casi siete años sometido a un intenso programa de remodelación, renovación, adecuación y mantenimiento estricto que han hecho de él una magnífica ‘sede Ryder’ como se puede apreciar cada vez que se celebra el Open de Francia, torneo del European Tour que tiene aquí su sede fija.
 

 
Al frente del equipo de mantenimiento de Le Golf National se encuentra un head greenkeeper español, Alejandro Reyes, ingeniero técnico agrícola e ingeniero agrónomo formado en la Universidad de Almería, especializado en gestión de césped deportivo en Inglaterra (Cranfield University), Escocia (Elmwood College) y Estados Unidos (The University of Georgia), y con experiencia profesional en campos de golf españoles. Reyes fue seleccionado para el cargo en 2012 tras un agresivo proceso de selección en el que se barajaron multitud de perfiles y nacionalidades. La Federación Francesa de Golf apostó fuerte por un joven pero prometedor greenkeeper que, a la vista está, no ha decepcionado en absoluto. No hay más que echar un vistazo al ‘campo Ryder’ para comprobar el resultado.

En este equipo de mantenimiento que preparan los recorrido de Le Golf National, formado por una treintena de especializados operarios, destaca la presencia de otro español, el cordobés Luis Doncel. Ingeniero técnico agrícola por la Universidad de Sevilla y máster en agroingeniería por la italiana Universidad de Palermo, tras formarse en mantenimiento de campos de golf en Málaga e iniciarse en el mantenimiento de campos de golf en la Costa del Sol apostó por Francia para continuar con su desarrollo profesional. Doncel ejerce de assistant greenkeeper, siendo el responsable directo de cuatro de los hoyos del recorrido Albatros, concretamente del ocho al once.

¿Cómo se encuentra el campo Albatros de Le Golf National a pocos meses de la celebración de la Ryder Cup 2018? ¿Qué objetivos prioritarios se plantearon? ¿Cómo se han desarrollado las labores de preparación del campo? Esta y otras preguntas se plantearon durante los tres días que tuve el privilegio de visitar Le Golf National a principios de abril, apenas a seis meses del primer drive de la Ryder Cup 2018.
 


 
Cada día, entre las cinco y las siete de la mañana dependiendo de la organización del resort (en ocasiones el campo acoge torneos y el inicio de la jornada debe adelantarse), la plantilla al completo se pone en marcha. Tras una charla en la que se asignan las tareas de la jornada y se recuerdan aspectos importantes de las labores a realizar, cada operario se dirige al hoyo correspondiente o a la zona del campo en la que deba participar. ¿Cómo se gestiona esta plantilla? ¿Cómo se mantiene la tensión y la atención profesional durante tanto tiempo? Alejandro Reyes lo explica.
 

 

 
Amanece en Le Golf National y, a pesar del intenso frío, ya hay jugadores en el tee del uno. Muy posiblemente estos jugadores habrán pasado por el tee de prácticas para calentar antes de salir a competir pero, ¿lo habrán hecho en el driving range oficial de la Ryder Cup? Seguro que no porque… ¡todavía no está terminado, al igual que el putting green del torneo y las zonas de approach!
 

 

 
Tras salir del tee del uno tenemos dieciocho hoyos por delante, un conjunto de tees, calles, rough, lagunas, bunkers, greens y otros elementos que conforman uno de los recorridos de golf que más atención mediática ha centrado en los últimos años. ¿Cómo se encuentran los greens? ¿Qué trabajos se han desarrollado sobre las calles? ¿Con qué objetivos? ¿Cómo se ha planificado el mantenimiento del rough? ¿Se han modificado los obstáculos de agua? ¿Qué cambios han experimentado la localización de algunos elementos estratégicos? ¿Se ha remodelado íntegramente algún hoyo? Para responder a estas y a otras cuestiones acerca del campo Albatros de Le Golf National lo hemos recorrido íntegramente con quienes mejor lo conocen.
 

 

 
La plantilla de mantenimiento de Le Golf National no solo la forman los operarios del campo, también las decenas de voluntarios que a lo largo de estos últimos años han participado en el proceso de preparación del campo. Estos voluntarios, en su mayoría jóvenes greenkeepers con ansias de aprender y veteranos responsables de campos de golf con ganas de vivir la experiencia, han sido un importante apoyo en el proceso. Durante el evento, varias decenas de voluntarios colaborarán para que la última semana de septiembre sea memorable. De su organización, de cómo se gestionará a estos entusiastas profesionales dentro del campo y fuera de él, nos habla Luis Doncel.
 

 

 
“Los voluntarios son una pieza fundamental en el engranaje de la Ryder Cup y su participación no sería posible sin la colaboración de una serie de casas comerciales de la industria del golf como Jacobsen, Syngenta, Capillary Concrete, Melspring, AQUA-AID y Barenbrug, todas ellas han contribuido para que en Le Golf National dispongamos de los medios para atenderles y proveerles del adecuado alojamiento, transporte, uniformes, etc., que les permitan disfrutar de la experiencia y sentirse cómodos mientras desarrollan sus labores en el campo o en las zonas que se les asignen”, indica Alejandro Reyes.

“Cada casa comercial ha participado económicamente y también con productos y acciones concretas, aspectos que valoramos muy positivamente en Le Golf National. Toda nuestro parque de maquinaria es Jacobsen, poseen unas unidades de corte que permiten una calidad de siega prácticamente insuperable. Syngenta ofrece una gama de productos para el cuidado del césped que empleamos todos los años en el campo en distintas épocas y sus resultados son más que evidentes. El sistema de construcción de bunkers de Capillary Concrete nos aporta la tranquilidad de saber que nuestros bunkers van a encontrarse siempre en óptimas condiciones aunque recibamos una gran cantidad de lluvia, algo que hemos experimentado varias veces a lo largo de los últimos años. Del mismo modo, esta gran cantidad de precipitaciones que recibe el campo nos obliga a disponer de un producto que mueva el agua a través de nuestros suelos arcillosos y no hay nada mejor que AQUA-AID. Por su parte, utilizamos productos de Melspring para lograr el deseado equilibrio entre el aire y la humedad del suelo, así como una adecuada nutrición del césped. Barenbrug ha aportado una serie de semillas fundamentales para las resiembras y para mantener la densa cobertura que presenta el campo Albatros”, añade Alejandro.

“Todas estas casas comerciales, y alguna más, tendrán la oportunidad de tener una presencia destacada durante la semana de la Ryder Cup a finales de septiembre. Vamos a modificar la zona de mantenimiento de modo que cada casa disponga de un ‘stand’ comercial en el que exponer sus productos a los voluntarios, teniendo en cuenta que se trata de una grupo de casi doscientos greenkeepers provenientes de medio mundo les resultará una gran oportunidad de ‘networking’. Es una forma más de agradecerles sus esfuerzos y su colaboración durante estos años de preparación del torneo”, finaliza Alejandro Reyes.
 

 
Le Golf National está dirigido por el Paul Armitage, británico de nacimiento pero francés de adopción, un profesional de amplio recorrido en la industria del golf que tomó las riendas del resort a mediados de 2014. Al igual que Alejando Reyes y su plantilla, Paul y su equipo llevan años preparando las instalaciones para esos tres días clave a finales de este verano.

“Nuestro viaje hasta la Ryder Cup y la preparación del campo están llegando a su fin. Después de invertir más de siete millones de euros en trabajos de renovación y preparación entres 2015 y 2016, el mantenimiento actual exige atención y cuidado así como un poco de ayuda de la madre naturaleza. Alejandro Reyes y su equipo tienen un enfoque muy claro y unos objetivos que alcanzar antes del 28 de septiembre, a partir de ahora nos mantendremos concentrados y enfocados en desarrollar tanto el HNA Open de Francia como la Ryder Cup separados únicamente por tres meses”, comenta Paul Armitage, director de Le Golf National. “Creo que el 1 de octubre de 2018 nos levantaremos con increíbles recuerdos e imágenes de la Ryder Cup, de la emoción y el entusiasmo, que realzarán la notoriedad del campo de golf. ¡Le Golf National y el recorrido Albatros se convertirán en leyendas!”

La Ryder Cup, el evento de golf por antonomasia, ha entrado en la recta final de su preparación. El terreno de juego se encuentra en un estado excepcional, los capitanes europeo y norteamericano ya empiezan a plantear estrategias, los aficionados ya tienen marcado en rojo (o en azul) la fecha en el calendario y los jugadores profesionales ya tienen muy presente que cada torneo que jueguen les acerca o aleja un poco más a la cita de París. Quedan poco más de cinco meses para disfrutar del espectáculo. Y lo disfrutaremos. Go Europe!!
 

Alejandro Nagy es fundador de golfindustria.es y coordinador de cgolfsostenible.