Noticias destacadas

David Williams, director de David Williams Golf Design: “Es importante crear un ‘master plan’ para que el desarrollo del campo de golf a corto, medio o largo plazo permita a futuros directivos y gestores trabajar en la misma dirección”

David Williams es un experimentado arquitecto de campos de golf, una referencia para sus colegas europeos. Después de obtener los títulos de Bachelor of Science y Bachelor of Architecture a principios de los setenta, David se unió en 1983 a Huggett & Coles Golf Course Architects como arquitecto consultor de campos de golf, siendo luego designado en 1986 como consultor de diseño de campos de golf para Tour Developments, el área de desarrollo del European Tour. A principios de los noventa David fundó su propio estudio de arquitectura, David Williams Golf Design, especializado en el diseño y desarrollo de campos de golf. En 2000 fue uno de los fundadores del Instituto Europeo de Arquitectos de Campos de Golf, siendo elegido ese año su primer presidente.
 


 

¿Cuál fue tu motivación para trabajar en la industria del golf?

Como arquitecto de edificación colegiado siempre fui consciente de que la mayoría de las cosas construidas están diseñadas y no ocurren de forma natural, y los campos de golf no son diferentes. Siendo un entusiasta del golf pero solo jugador de fin de semana, comencé a estudiar diseño de campos de golf durante mi etapa en la universidad y, afortunadamente, tuve la oportunidad de trabajar como arquitecto consultor de golf en Huggett & Coles Golf Course Architects, una experiencia fundamental que me impulsó a cambiar de profesión (de arquitecto de edificación a arquitecto de campos de golf) a principios de los ochenta y a crear mi propia estudio en los noventa.

 

Comenzaste tu prolífica carrera a principios de los años ochenta, ¿qué recuerdas de tus primeros proyectos?

Esas primeros proyectos con Huggett & Coles fueron principalmente proyectos de remodelaciones, a menudo causados por carreteras que afectaban a campos de golf existentes. Uno de estos proyectos afectó a mi propio club, Conwy (Caernarvonshire) Golf Club, fundado en 1890 y por lo tanto el segundo club más antiguo de Gales, que es donde conocí a Brian Huggett de Huggett & Coles. Y, por supuesto, el trabajo de diseño en PGA Catalunya que comenzó en 1985. Recuerdo caminar con Angel Gallardo por la finca, entonces muy arbolada, en los días previos a los teléfonos móviles y a la tecnología GPS, provistos de planos en papel, ¡y a menudo totalmente perdidos!

 

En los años ochenta también trabajaste para el European Tour, ¿en qué campos de golf interveniste? ¿Cuál fue tu cometido allí?

Como consultor de Tour Developments, el área de desarrollo del European Tour, trabajé junto a muchos destacados jugadores como Ángel Gallardo, Neil Coles, Peter Townsend y Tommy Horton, en el diseño de lugares que fueran capaces de albergar eventos del circuito durante una semana del año pero que también fueran jugables como o campos de socios o de vacaciones durante las otras cincuenta y una semanas. El propósito original del European Tour era replicar los stadium courses que el PGA Tour americano estaba desarrollando en ese momento.

De los campos de golf que he diseñado, los dos recorridos de PGA Catalunya (con Angel Gallardo y Neil Coles) han sido los más aclamados, pero también diseñé (con Neil Coles) el campo en Chateau de Preische en la frontera entre Francia y Luxemburgo, que recibió el honor de ser galardonado como ‘Mejor nuevo campo de golf de Francia’ a principios de la década de los noventa. Con Peter Townsend establecí el anteproyecto para los dos campos en Carlton House en Irlanda, anteproyecto que se mantuvo en los diseños finales.

Y supongo que, al igual que muchos otros arquitectos de golf en el momento, diseñamos muchos campos que no se construyeron por una variedad de razones financieras, prácticas o de planificación, en países como Croacia, Francia y también España.

 

Casi treinta años trabajando en el diseño de campos de golf te permiten trabajar en muchos lugares, ¿qué proyectos han sido tus favoritos?

Supongo que la respuesta obvia son los dos campos que diseñé junto a Ángel Gallardo y Neil Coles en PGA Catalunya Resort donde el Stadium Course ha albergado tres Open de España y ha sido aclamado como el campo número uno de España en muchas listas recientes.

Sin embargo, a fin de cuentas, supongo que un logro del que estoy aún más orgulloso serían los muchos campos planificados para clientes que volvieron una y otra vez a contar conmigo, lo que supongo que, al menos, significaba que algo bien debía estar haciendo. De estos, los ocho campos de dieciocho hoyos que construí para Barrelfield Golf Network (ahora 360 Golf) alrededor de Londres durante los años 1990 y 2000 me producen una satisfacción particular, al igual que los tres campos más recientemente construidos para Ron Noades al sur de Londres. Por supuesto, sin olvidar la docena de campos que diseñé y construí como arquitecto de golf para el ex-presidente del European Tour Neil Coles en su estudio de diseño. Hacer que los clientes vuelvan una y otra vez le da un gran orgullo personal, supongo que es de lo que estoy más orgulloso.

Pero además de los nuevos campos, también es un gran placer renovar los existentes, donde a veces con solo hacer pequeños cambios puede resultar en grandes mejoras para el campo y su disfrute por parte de sus socios. Por ejemplo, el trabajo que hemos realizado en Real Golf de Pedreña en los últimos ocho años que espero haya mejorado inmensamente ese campo.
 

 

Además de trabajar en España, ¿en qué otros países del área mediterránea has realizado proyectos de campos de golf?

En nombre del R&A visité Libia y Argelia para dar consejos a sus respectivas federaciones de golf. En Libia diseñé un nuevo campo de dieciocho hoyos en Tajura, cerca de Trípoli, que inicialmente se construyó como un campo de arena (como los otros tres campos en Libia que visité) con el objetivo final de convertirlo en el primer campo de césped del país, una ambición que lamentablemente no se ha cumplido. Pero el campo organizó los campeonatos nacionales al año de su inauguración, ¡aunque como un campo de arena con greens engrasados!

En Argelia inspeccioné el único campo en el país, en las afueras de Argel. Había sido construido para los colonos franceses y era increíblemente estrecho, con dieciocho hoyos apretujados en un pedazo de tierra muy pequeño. Por ejemplo, los hoyos 1 y 18 compartían el mismo espacio abierto, ¡pero jugaban en direcciones opuestas! Bien cuando hay muy pocos jugadores pero nada aceptable si el campo se encuentra más ocupado. Y las instalaciones de prácticas eran muy restringidas. Así que rediseñé el recorrido general, reduciendo el campo a nueve hoyos agradables pero seguros y agregando un campo de golf de tres hoyos para la academia, un campo de prácticas de tamaño completo y un área de prácticas de juego corto.

 

¿En qué elementos te centras cuando comienzas un nuevo proyecto de campo de golf?

En un nuevo proyecto de diseño, el enfoque inmediato está en la finca ya que siempre tratamos de encajar el campo para que ‘caiga suavemente sobre el paisaje’. Esto significa minimizar los movimientos de tierra, por lo que se deben realizar muchas propuestas para lograr una buena solución. En sitios difíciles ondulantes o accidentados, como en PGA Catalunya o en Surrey National, al sur de Londres, se necesitan muchos intentos para llegar a la solución ideal, pero cuando se logra esa solución, se convierte en un campo de golf espectacular y muy agradable.

En los proyectos de renovación de campos existentesx la primera tarea es escuchar al club, a sus socios y directivos, para determinar por qué quieren la renovación y cuáles son los aspectos más importantes que deben cubrirse en cualquier master plan resultante.

 

Algunos profesionales mantienen que un campo de golf de más de veinticinco años debe ser renovado, al menos en algunas de sus áreas. ¿Qué elementos son los más necesarios para renovar?

Invariablemente, son los bunkers los que primero muestran signos de su edad y sospecho que en un campo de veinticinco años todos los bunkers ya habrán sido renovados varias veces. Pero ahora están apareciendo modernas técnicas y productos para revestimientos y bordes, por ejemplo, que prolongarán la vida útil de los bunkers y esperamos que en el futuro no necesiten ser reconstruidos con la misma frecuencia.

De manera similar el riego ha mejorado enormemente en los últimos veinticinco años y se pueden instalar nuevos sistemas, no solo para mejorar la cobertura sino también, y más importante, para reducir la cantidad de agua utilizada en el campo de golf. Hace veinticinco años el uso del agua no era un factor tan crítico y muchos campos de esa época tenían una cobertura de riego de pared a pared. Ahora tenemos que reducir la cantidad de agua utilizada en el campo y una cuidadosa selección de riego, así como volver a disponer de las especies de césped más adecuadas, será una característica importante en cualquier proyecto de renovación.

 

Has viajado a muchos países y conoces bastante la industria del golf en todo el mundo, ¿qué opinas sobre los campos de golf españoles?

Admiro la variedad de campos de golf del país. Desde los recorridos de principios del siglo XX, generalmente diseñados por ingleses, campos a menudo relativamente cortos pero arbolados que se pueden encontrar en Pals, Sant Cugat y Pedreña, a los construidos a finales de siglo y generalmente diseñados por arquitectos estadounidenses, como los que se encuentran en toda Andalucía, hay campos de golf de prácticamente todos los estilos y grados de dificultad. Y, por supuesto, sin olvidar los campos diseñados por grandes arquitectos españoles como Javier y Álvaro Arana, Pepe Gancedo y Ramón Espinosa, que llevaron el juego a nuevas áreas y miles de nuevos jugadores.
 

 

En los últimos años has estado trabajando en la renovación de algunos campos de golf españoles como Real Golf de Pedreña, ¿en qué elementos te involucraste?

El Real Golf de Pedreña nos encargó inicialmente, hace más de ocho años, preparar un master plan para el recorrido diseñado por Harry Colt. Tras la aceptación de ese master plan se nos pidió que preparásemos diseños detallados y documentación para la renovación de dos o tres hoyos por fase. Los hoyos 3 y 5 se renovaron por completo entre 2011 y 2012, incluido el rediseño y la reconstrucción de los greens para proporcionar más posiciones de banderas y la reconstrucción total de todas las tees y bunkers en esos hoyos. Un ejercicio similar se llevó a cabo en 2014 en los hoyos 9, 10 y 11, incluida la recreación (en una ubicación ligeramente diferente) de un green original de Harry Colt entonces abandonado en el hoyo 10 par 3.

Otros trabajos para el club han incluido la creación de un nuevo área de práctica de juego corto, con green de prácticas y putting-green infantil. También preparé documentación detallada para futuras fases de renovación del campo de golf, así como también dibujos detallados y especificaciones para enmiendas al campo de golf de nueve hoyos diseñado por Seve Ballesteros que se extiende alrededor del campo principal de dieciocho hoyos.

 

Recientemente ha designado para desarrollar el ‘master plan’ del campo de golf de Bandama, sede del Real Club de Golf de Las Palmas, el club más antiguo de España. ¿Cómo enfocas este proyecto?

El campo del Real Club de Golf de Las Palmas es fascinante, construido al borde del cráter de un volcán extinto, una espectacular sede para el club de golf más antiguo de España. En mi reciente visita, además de recorrer el campo varias veces, también hablé con muchos socios y directivos para sacar provecho de sus recuerdos de los primeros días del campo, recorrido que se construyó en los años cincuenta aunque el club en sí fue fundado en 1891. Afortunadamente, el club descubrió recientemente los planos del campo originales de Mackenzie Ross y de los dieciocho greens, algo extremadamente útiles en esas conversaciones.

El recorrido ha cambiado mucho desde su apertura, principalmente debido a los cientos de árboles que recubren cada hoyo que no estaban presentes cuando se construyó. ¡Era un campo de golf abierto que se ha convertido en uno arbolado! El enfoque de mi master plan será asegurar que el campo estará listo para enfrentar el desafío de los próximos veinte o treinta años. Pero, como resultado de hablar con los socios, tal vez sea un campo un poco más difícil para los mejores jugadores pero uno más fácil para los hándicaps medios y altos. Parece una tarea difícil, ¡pero se puede lograr!

 

¿Por qué es tan importante tener un buen ‘master plan’ para cualquier tipo de campo de golf?

Cuando hablo con clubs de golf una de las primeras preguntas que hago es “¡Cuéntame sobre todas las cosas en el campo que has deshecho en los últimos veinte años!” La mayoría de los clubs de socios de toda Europa, y supongo que el resto del mundo, son dirigidos por una serie de presidentes, capitanes de campo y presidentes de comités que quieren dejar su marca, su “legado”, en el campo en su relativamente corto período de gobierno. El resultado es que el campo se somete a una serie continua de cambios: bunkers construidos, luego movidos y cerrados, senderos creados y luego abandonados, etc.

Las empresas normales no operarían, o no podrían sobrevivir, de esta manera, con cambios continuo. Por lo tanto es importante crear un master plan para el desarrollo del campo, ya sea a corto, medio o largo plazo. Cuando el arquitecto de golf haya preparado el master plan y sea aceptado por el club, todos los futuros directivos, gerentes y greenkeepers trabajarán para cumplir este plan, trabajando en la misma dirección, en lugar de hacia atrás y hacia adelante, ¡y con frecuencia de lado! de años anteriores.

 

¿Qué le remendarías a un joven estudiante que esté pensando en dedicarse al diseño de campos de golf?

Es difícil responder, principalmente porque creo que las oportunidades para los jóvenes arquitectos de campos de golf serán más limitadas en el futuro que en el pasado. Por ejemplo, no creo que alguien a partir de ahora tenga la oportunidad de diseñar quizás más que unos pocos campos de golf nuevos, en lugar de los casi cuarenta que he diseñado en los últimos veinticinco años. Es probable que haya muy pocos campos de golf nuevos construidos en toda Europa durante los próximos diez a veinte años y, aunque habrá oportunidad de participar en la renovación de campos, tal vez no sea tan glamuroso como involucrarse en una nueva construcción. Recomendaría a cualquier aspirante a arquitecto de golf que intenten ingresar a alguno de los cursos de diseño del Instituto Europeo de Arquitectos de Campos de Golf (EIGCA) pero que también cuenten con una profesión que les respalde como la arquitectura del paisaje, algo también muy útil en el diseño de campos de golf.

 

¿Cuáles son tus objetivos para los próximos años?

Con suerte, y para seguir trabajando de la misma manera que en la actualidad, seguir conociendo gente interesante y en lugares interesantes. ¡La variedad de proyectos para abordar es algo que mantiene mi interés! Aunque la mayoría de los trabajos ahora, y en el futuro inmediato, son trabajos de renovación en los campos existentes, aún ofrece desafíos muy variados, desde simplemente rediseñar un complejo de green o de tee en un campo hasta rediseñar y reconstruir un campo completo incluyendo todos los greens, tees, bunkers y la mayoría de los fairways. La variedad es la sal de la vida, ¡y puede continuar por mucho tiempo!