Noticias destacadas

Dieciocho cuestiones a Rafael Canomanuel, pre-candidato a la presidencia de la Real Federación Española de Golf

 
A finales de este año la Real Federación Española de Golf (RFEG) celebrará elecciones a la presidencia de la misma y a la composición de la Asamblea General Ordinaria para el cuatrienio 2017-2020. Hace unas semanas se presentó la pre-candidatura de Rafael Canomanuel, cuyo propósito principal es cambiar cosas que en su opinión llevan décadas estancadas.

Rafael Canomanuel lleva toda su vida jugando al golf, tanto de forma amateur como profesional. Ha sido miembro de todos los equipos nacionales, siendo el primer jugador amateur de España que adoptó la categoría de profesional, siendo igualmente de los primeros españoles en jugar para una universidad americana. Ha trabajado para uno de los diseñadores de campos de golf más importantes del mundo, John Harris, y ha sido director, promotor y propietario de varios campos de golf, tanto en España como en el extranjero.

Hemos hablado con Rafael Canomanuel y le hemos planteado dieciocho preguntas para conocer mejor sus opiniones acerca de Real Federación Española de Golf y de nuestro deporte:
 

¿Por qué te presentas a las elecciones a la presidencia de la Real Federación Española de Golf? ¿Cuál es tu motivación?

Principalmente porque creo que el deporte del golf y su industria llevan décadas estancados en nuestro país. España está muy lejos de donde debería estar y creo que una de las causas de este retraso es que ha estado mal dirigida desde la Real Federación Española de Golf, que poco o nada ha hecho para su desarrollo. Creo que la RFEG necesita de auténticos profesionales del sector, comunicadores, empresarios, economistas, deportistas, etc., pero históricamente se han dedicado a contratar amigos sin preparación, además de a ponerse medallas inmerecidas.

 

¿Cómo ves a la industria del golf en España?

La industria turística no ha llegado ni al 50 % de su potencial. La del golf está todavía muy lejos de ese 50 %.

 

El núcleo de la RFEG son sus federados, cuyo número ha descendido en estos últimos años, ¿cuál crees que has sido las principales causas de la pérdida de federados?

Dejando a un lado la crisis, que puede haber afectado algo, creo que se está apostando más por el juego que por el deporte, eso hace que los jugadores buenos pierdan interés y destruye el potencial de crecimiento. Otro factor importante que no se está sabiendo atajar es la lentitud en el juego. Campos mal construidos están facilitando esa lentitud. Por otro lado la competencia entre los campos está reduciendo los precios tanto que los hace inviables. La política de la RFEG, tampoco ha sido la adecuada para afrontar la crisis. Con su propio campo de golf, están compitiendo y no ayudando a la competencia.

 

¿Qué acciones principales llevarías a cabo desde la RFEG para recuperar federados?

Comunicación adecuada para popularizar el deporte. Formación a nivel de ayuntamientos, colegios, institutos y universidades para que se involucren en instalaciones baratas y escuelas de golf apoyándose en promotores y empresas locales. Hay que ir directamente a los ayuntamientos y fuerzas políticas para que intenten incorporar algún tipo de instalación de golf dentro de sus instalaciones deportivas existentes o en las de nueva creación. Hay que poner al golf a competir con otros deportes, porque es ahí donde está nuestra fuerza y nuestro potencial de desarrollo. El golf es un deporte superior a casi todos y más barato que muchos, aunque algunos piensen lo contrario. También hay que recuperar parte del poder perdido con las regionales para aunar esfuerzos, ahora mismo está todo muy diseminado y confuso.

 

¿A qué aspecto le darías prioridad, a generar federados de golf o a generar jugadores de golf?

Si se generan federados se generarán deportistas. Los grandes jugadores de golf, normalmente, no salen de los caddies como ha sido nuestro caso (esta historia está todavía por contar en nuestro país) sino que salen de las masas. A mayor número de jugadores, mayor y mejor número de deportistas.

 

El golf sigue siendo un deporte con escasa popularidad en España, ¿qué medidas adoptarías para aumentarla?

Comunicación, comunicación y comunicación. Desgraciadamente en España no nos hemos quitado todavía el estigma de deporte de viejos y ricos. Que, por otra parte, tenemos merecido porque nuestros dirigentes en su mayoría han sido históricamente eso, viejos y ricos. El golf en otros países es un deporte accesible a todo el mundo, incluso barato, sano, bonito y, por consiguiente, popular. Y eso es lo que tenemos que hacer, hacerlo barato y accesible a todos, jóvenes, adultos y mayores. Pocos deportes reúnen tantas ventajas como el golf. Además, no hemos sido capaces de aprovechar los éxitos de nuestros jugadores como por ejemplo se hizo con el tenis. En resumen, si no es popular es porque no se ha sabido popularizar; se ha hecho poco y mal. Hay que comunicar más y mejor, formando y ayudando a todos los medios.

 

¿Cómo harías para convencer a las Administraciones Públicas locales que invertir en golf puede ser rentable?

Con cifras. El golf es uno de los deportes que más riqueza genera, por no decir el que más. Es sano, formativo y educativo. Sus instalaciones son caras y su equipamiento precisa de alta tecnología y mano de obra cualificada, eso requiere de una industria detrás que en nuestro país todavía tiene que arrancar. Además, es un soporte muy importante para el turismo de calidad, que es nuestra industria principal y en la que debemos concentrarnos. Las cifras son contundentes.

Por otro lado los campos de golf, al contrario de lo que se piensa, son importantes y respetuosos para y con el medio ambiente. Son humedales y sirven o deben servir para abrir espacios en las grandes urbes contaminadas. Insisto en que no hay ningún deporte con aspectos económico-sociales tan positivos como el golf y, si se hace bien, el golf es rentable. Yo mismo tengo experiencias positivas en este sentido, he ganado dinero como promotor y sé que, si se hacen bien las cosas, como se han hecho y se están haciendo en muchos países, el golf es un buen negocio.

 

Los estatutos de la RFEG únicamente hacen referencia a su participación en aspectos deportivos del golf aunque actualmente mantiene una estrecha relación con actividades no deportivas de la industria de golf (turismo de golf, gestión de clubs, mantenimiento de campos, etc.), ¿crees que debería mantener estas relaciones? ¿Debería potenciarlas o atenuarlas?

La RFEG debe ser también un soporte importante para la industria, a todos los niveles y más en nuestro país por nuestras características especiales. Los empresarios, promotores e inversores deben tener el apoyo técnico y el asesoramiento de la federación y eso históricamente no ha ocurrido, por eso tenemos muchos campos de escasa calidad, lo que ha provocado que algunos hayan quebrado, alejando así la posibilidad de nuevos inversores. La Real Federación Española de Golf debe apoyar, colaborar y asesorar, pero nunca competir como lo está haciendo.

 

La industria del golf en España se sustenta, en buena parte, por el turismo de golf extranjero, ¿qué medidas tomarías para mantenerlo así e incluso mejorarlo?

España, por su clima, tiene un potencial tremendo para el golf que todavía no hemos desarrollado. La situación en el Magreb y en los países árabes, así como la aparición de nuevos mercados como el ruso o el chino, nos está convirtiendo en uno de los destinos preferidos de golf en el mundo. Eso tenemos que aprovecharlo. Hay que construir buenas instalaciones, que no son siempre las más caras, y promocionarse en los mercados emergentes. Todavía hay muchísimo recorrido, para que nuestros campos y nuestra industria alcancen los niveles donde deberían estar.

 

En España se puede jugar al golf en unos cuatrocientos campos, ¿son suficientes? ¿Sobran o faltan campos?

Son claramente insuficientes y además, la mitad no alcanzan ni el aprobado. Hay que construir más campos e instalaciones. Campos rústicos, campos cortos, pitch & putts, driving ranges, centros tecnológicos, etc. Como he dicho con anterioridad, todavía estamos muy lejos de nuestro potencial de crecimiento, con respecto al deporte y la industria del golf.

 

Mi propósito principal es cambiar cosas que llevan décadas estancadas.

Rafael Canomanuel, pre-candidato a la presidencia de la RFEG

 

¿Crees que la RFEG debería volver a presentar candidatura a albergar la Ryder Cup? Y de ser así, ¿para cuándo?

No, ya hemos perdido bastante tiempo y dinero con ello. Hay cosas mucho más importantes y mejores. La Ryder Cup, como los Juegos Olímpicos, debe ir a promocionar mercados emergentes.

 

Dado que la Ryder Cup es esquiva, ¿debería la RFEG presentar candidatura a acoger una edición de la Solheim Cup?

Es mucho mejor idea.

 

Este año ya se ha celebrado el Open de España, único torneo del European Tour en suelo nacional en 2016, mientras que a día de hoy el calendario del Ladies European Tour no refleja torneo alguno en España, ¿qué medidas tomarías para que se desarrollaran más torneos de este calibre en nuestro país?

Los circuitos femeninos están creciendo, son más baratos de organizar y tienen mucha repercusión, por eso, son más rentables. Yo me inclinaría por ellos, sin dejar algún torneo masculino del Circuito Europeo, el Challenge Tour o de otros circuitos al que por nuestro clima, nuestras instalaciones y situación económica pudiéramos aspirar.

 

¿La participación del golf en los Juegos Olímpicos de Rio 2016 va a suponer un espaldarazo a nuestro deporte en España? ¿Habrá ‘tirón olímpico’?

Si se usa bien podría haberlo, pero me temo que los viejos ricos de nuestra Real Federación Española de Golf no sabrán aprovecharlo.

 

La RFEG se apoya en las federaciones territoriales para desarrollar muchas sus actividades, ¿son útiles tal y como existen hoy día las territoriales al ser organismos independientes o deberían ser dependientes de la RFEG?

Este es un tema conflictivo. Históricamente, para buscar apoyos, la federación nacional ha perdido fuerza con relación a las territoriales, que se han visto beneficiadas por esta circunstancia como ha pasado con las autonomías a nivel estatal. Yo soy más partidario del centralismo que permita una mayor efectividad y control, sin impedir que las territoriales puedan desarrollar otros potenciales que actualmente no tienen. La unión hace la fuerza y ahora mismo, la fuerza está muy desperdigada y confusa.

 

Históricamente se ha tachado a la RFEG de ser poco transparente, ¿qué opinas al respecto?

Siempre ha sido muy poco transparente para proteger los privilegios de unos pocos. Por eso hay que abrir ventanas y ventilar. Hay que hacer auditorías para saber lo que esos pocos privilegiados han hecho con el dinero de los federados y las subvenciones estatales. Hay personas que llevan instaladas en la federación más de cincuenta años. Cuando saquemos los números, que tienen ocultos, muchos se van a horrorizar. La construcción del campo y de la casa club del Centro Nacional de Golf son ejemplos de las cosas mal hechas y del dinero mal empleado. Yo no creo en el profesional federativo como tampoco creo en el político profesional. A la RFEG se debe ir a aportar conocimientos, trabajo, interés e ilusión y no ha quedarse estancado y vivir de ella. Por eso es imprescindible limitar los cargos a un máximo de ocho años, que es una de las primeras cosas que pienso hacer si salgo elegido.

 

En caso de ser elegido presidente de la RFEG, ¿quienes formarían parte de tu equipo de trabajo?

Profesionales de los distintos campos necesarios para desarrollar el deporte. Personas con experiencia e ilusión por trabajar en favor de este fantástico deporte que tanto nos ha dado y en el que todavía hay tanto por hacer.

 

¿Por qué crees que eres el mejor candidato a presidir la Real Federación Española de Golf?

No se si seré el mejor de los que se presentan, pero sí sé que soy mejor que muchos de los anteriores. Tengo mucha experiencia empresarial y experiencia en el mundo del golf a todos los niveles, como jugador, promotor, director, consultor, etc., he vivido, sufrido y luchado para cambiar y mejorar las cosas. A mi el golf me ha aportado mucho y tengo ilusión por devolver al golf algo de ese mucho que he recibido. Creo que, por la actual situación, hay que involucrarse en desmontar el actual chiringuito de esos pocos que, ni hacen ni dejan hacer y son los culpables del retraso actual. Tenemos que evitar a toda costa seguir estancados como hasta ahora. Intentar recuperar el tiempo perdido y situar a nuestro deporte y su industria donde merecen estar. Si no cambiamos las cosas, corremos el peligro de hundirnos definitivamente.

 

Rafael Canomanuel candidatura rfeg

Scroll To Top