Noticias destacadas

Entra en funcionamiento el segundo campo de golf reversible diseñado por David Williams Golf Design

Tras la exitosa finalización de su primer diseño de campo de golf reversible para un cliente privado, David Williams, ex-presidente del Instituto Europeo de Arquitectos de Campos de Golf, ha completado una segunda versión en un lugar diferente. “El primer campo, diseñado para ofrecer un campo completo de dieciocho hoyos utilizando solo cinco complejos de green y tee, se abrió con éxito en el verano de 2015. Se invitó a un pariente del cliente a probarlo, y también como un obstáculo bajo jugador, de inmediato se dio cuenta de que le gustaría un concepto similar en su propia finca privada”, indica David Williams, director de David Williams Golf Design.

Sin embargo, aunque el concepto en general es el mismo, con los hoyos jugados en diferentes direcciones desde diferentes tees a diferentes greens, en realidad el segundo recorrido requirió una solución diferente. A diferencia de la primera parcela, que en general era plana y de forma regular, la segunda, en lo alto de unas montañas, fue mucho más compleja pero también más espectacular. Básicamente en forma de estrella de cuatro puntas, requiriendo una ligera desviación sobre la idea teórica.
 

 
Con la forma de estrella del lugar, los greens y las tees se colocaron generalmente en las puntas de la estrella, con todas las unidades dirigidas a un área de caída bastante central. Como tal, la utilización de solo cinco greens no daría la diferencia de juego esencial para traducir el concepto en realidad. Por lo tanto, se decidió ubicar dos greens en muchos de los puntos de la estrella, ofreciendo así el segundo tiro alternativo necesario (o incluso el tercero).

Algunos de los complejos de green, por lo tanto, se parecen a los vistos en los primeros días de golf en Japón, con dos greens uno al lado del otro, o uno frente al otro, como se vio durante la construcción del recorrido. Ocho greens con un promedio de más de trescientos cincuenta metros cuadrados cada uno se construyeron en el área ‘estrella’ y el noveno green en frente de la casa club. Este noveno / decimoctavo green era aún más grande, por lo que también podría usarse como una zona de prácticas de juego corto y de bunkers de green.

El último hoyo, un dramático par 3 cuesta abajo, se encuentra en su propio valle separado que termina inmediatamente en frente de la casa, dejando ocho greens para ser ubicados dentro del área principal de la parcela en forma de estrella. Sin embargo, el concepto general sigue siendo el mismo, utilizando tees y greens de manera diferente para formar un campo de dieciocho hoyos únicos. Pero el desafío se amplió aún más, ya que se han creado dos rutas diferentes de dieciocho hoyos, una ligeramente más fácil y otra más dura con dieciocho hoyos más desafiantes.

El recorrido ideado por David Williams Golf Design se construyó en dos fases, una en la primavera de 2017 y la segunda en el otoño de 2017, abriéndose al juego en la primavera de 2018.