Noticias destacadas

‘La nueva reglamentación de protección de datos aplicada a tu club de golf’, por Alejandro Nagy

Hace unos días, durante el I Encuentro Empresarial de la Asociación Española de Campos de Golf celebrado en Sevilla, más de un asistente al evento me preguntó acerca de la nueva reglamentación de protección de datos, la famosa GPRD, ya que estaba resultando ciertamente complejo adaptarla al día a día en su club. Este tema, del que ya hemos hablado en golfindustria en el artículo ¿Está preparado tu club de golf para el nuevo Reglamento General de Protección de Datos? a raíz de una publicación en la web de la EGCOA, no es para nada trivial ya que una mala aplicación de la protección de datos en un club puede acarrear una multa de hasta el 4 % de la facturación anual o de veinte millones de euros, por lo que debe ser tenido muy en cuenta. La fecha del 25 de mayo de 2018, muy próxima, marcará el inicio de la aplicación del Reglamento 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos.

¿Cómo afecta este reglamento al día a día en el club? ¿Hay que consultar a todos los socios si confirman que el club gestione datos personales suyos y/o de sus familiares? ¿Puede plantearse alguna situación incómoda con algún miembro de la plantilla del club? Aunque recomiendo consultar a un experto en este tema en caso de que exista alguna complicación en el club, puede que este breve artículo ayude a aclarar las dudas más básicas de cualquier gerente, director o propietario de club o campo de golf.

El Considerando 47 del GPRD indica textualmente “El interés legítimo de un responsable del tratamiento, incluso el de un responsable al que se puedan comunicar datos personales, o de un tercero, puede constituir una base jurídica para el tratamiento, siempre que no prevalezcan los intereses o los derechos y libertades del interesado, teniendo en cuenta las expectativas razonables de los interesados basadas en su relación con el responsable. Tal interés legítimo podría darse, por ejemplo, cuando existe una relación pertinente y apropiada entre el interesado y el responsable, como en situaciones en las que el interesado es cliente o está al servicio del responsable”, lo que viene a indicar que el que un club de golf (considerado responsable del tratamiento) posea un registro de datos de socios y plantilla de forma histórica responde a un interés legítimo y puede trabajar con ellos.

Este aspecto es muy importante porque, como indica el artículo Superar el mito del GPRD en la industria del golf publicado en la web británica golfbusinessnews.com, recientemente un club de golf del Reino Unido solicitó a sus socios el ‘re-consentimiento’ del uso de sus datos y redujo su base de datos en un 99 %, ¡tan solo el 1 % de sus socios volvió a confirmar su consentimiento para recibir los correos electrónicos del club! Como también apuntan, es muy poco probable que el 99 % de los clientes ya no estén interesados ​​en el club, es más probable que un alto porcentaje simplemente no responda y que pueda ser por cualquier razón que nada que ver con su deseo de interrumpir las comunicaciones con el club por correo electrónico. Ojo con esto.

Por otro lado, y como apunta el abogado Daniel López Carballo en su artículo El interés legítimo en el tratamiento de datos personales y las comunicaciones comerciales, la Agencia Española de Protección de Datos se pronunció en su Informe 0195/2017, a raíz de una consulta realizada por Asociación Española de Banca y analizando el “tratamiento para fines de mercadotecnia, publicidad y comunicaciones comerciales en línea con el desarrollo del negocio que realice la entidad de sus propios productos y/o servicios”, que este tratamiento se funda en un interés legítimo de las entidades ya que los clientes han venido aceptando durante el mantenimiento de su relación con la entidad, por lo que existe una expectativa razonable de que se sigan recibiendo esas comunicaciones comerciales teniendo en cuenta en todo caso que el interesado puede en cualquier momento ejercer su derecho de oposición a seguir recibiendo todo tipo de comunicaciones.

Es decir, el ‘interés legítimo’ del club de golf de informar a sus socios y clientes, tanto históricos como recientes, es admisible siempre y cuando los socios tengan herramientas para poder modificarlos o eliminarlos de la base de datos del club pero sin tener que confirmar ahora, nuevamente, que aprueban que el club disponga de esos datos.
 

Este artículo es meramente informativo y únicamente refleja una opinión, en caso de que no estuvieras de acuerdo o que quisieras añadir algo, estaremos encantados de atenderte en info@golfindustria.es.

 

Alejandro Nagy es fundador de golfindustria.es.