Noticias destacadas

Lorenzo Elorduy, director del departamento técnico de Áreas Verdes de ICL Iberia

Visitas: 169

Lorenzo Elorduy es ingeniero agrónomo y un profesional muy respetado por los responsables de mantenimiento de campos de golf de España, no en vano lleva más de veinte años siendo el enlace de éstos con ICL Specialty Fertilizers, antes conocida como Everris. Tras un breve periodo de trabajo en un laboratorio al terminar la carrera y en una empresa de control de materiales de construcción, Lorenzo entró en 1995 en la multinacional Scotts, después conocida como Everris, compañía en la que ha desarrollado toda su carrera profesional.
 

lorenzo elorduy 3
 

¿Qué te motivó a dedicarte profesionalmente a la industria del golf, concretamente al área del mantenimiento de campos?

Realmente llegué a ella por evolución profesional, ya que empecé en Scotts como delegado comercial y no fue hasta unos años después que me ofrecieron la posibilidad de ser el coordinador del segmento de áreas verdes.

 

Primero Scotts, después Everris y ahora ICL, ¿cómo ha sido la evolución de la denominación de la marca?

Durante muchos años la compañía se denominó Scotts, un referente internacional en semillas, fertilizantes de liberación lenta y fertilizantes de liberación controlada. Hace unos cuatro años Scotts fue comprada por Israel Chemical Limited, ICL, pasando a denominarnos Everris durante este periodo de transición. Actualmente la empresa se encuentra bajo el paraguas de ICL, nuestra denominación actual es ICL Specialty Fertilizers, el grupo de fertilizantes especiales de la compañía.

 

ICL colabora activamente con Syngenta, compañía que también tiene una amplia presencia en el sector del mantenimiento de campos de golf a nivel internacional, ¿cómo es esta colaboración?

A nivel mundial desarrollamos una colaboración a tres niveles. Por un lado ICL se encarga de la distribución de todos los productos fitosanitarios de Syngenta, también desarrollamos nuevos productos según las necesidades de los campos deportivos y áreas verdes (y buscamos la mejor combinación de estos productos y su utilización por parte de los profesionales de mantenimiento), y por último desarrollamos una sinergia entre las dos compañías en forma del programa i-Turf.

El programa Integrated Turf Management, i-Turf, es nuestro programa integrado de gestión del césped deportivo. En el se combina el uso de semillas, productos fertilizantes, productos fitosanitarios, dispositivos de aplicación, etc. de las dos compañías, marcando parámetros y metodologías de uso y aplicación. Además colaboramos con Syngenta en el desarrollo de nuevas herramientas como son el GreenCast de Syngenta en el área de la previsión meteorológica y de enfermedades y el programa iTurf de ICL con el que se gestionan las analíticas del terreno (se gestiona desde Estados Unidos) y se aportan sugerencias técnicas en cuanto a fertilización, abonado, humectación, bioestimulación, etc.

ICL dispone de una amplia gama de productos específicos para áreas verdes y césped deportivo, ¿cuáles de ellos destacarías para campos de golf específicamente?

Destacaría que en España y Portugal tenemos una gran limitación en el uso de productos fitosanitarios por lo que desde durante los últimos años en ICL hemos apostado por desarrollar nuestra propia línea de productos, la gama Vitalnova, un conjunto de fortificante y bioestimulantes que además son biocidas. Esta gama se presenta con cuatro productos:

  • AminoBoost: extracto de un 10 % de aminoácidos, de ellos tres específicos para césped.
  • StressBoster: diseñado con micronutrientes, oligoelementos, extracto de algas, azúcares y hierro con el objetivo de evitar el estrés de la planta.
  • Blade: hecho de algas y con hidratos de carbono, es específico para ser aplicado en el suelo para mejorar el porcentaje de microorganismos en el suelo y las micorrizas arbusculares del césped.
  • Silk: es la preparación líquida de nuestro silicato potásico, el mismo SierraFor granulado de liberación lenta que empleamos en greens. Este producto que combina silicio con potasa es además un biocida ya que presenta un pH de 12’5 y con él realizamos una limpieza de hongos en hoja. Además es fortificante ya que el silicio, al ser absorbido por la planta, se va traslocando por el xilema y se mantiene en los vasos vasculares aportando dureza, resistencia a enfermedades e incrementa su resiliencia, es decir, su capacidad de retorno a un estado original una vez ha sido alterado. Podríamos decir que Vitalnova Silk mejora la calidad del césped una vez segado.

Otro de vuestros productos más recientes, el E-Max, está siendo muy comentado en los últimos meses, ¿cómo es la tecnología E-Max?

La tecnología E-Max, nueva tecnología de liberación controlada de nitrógeno en fertilizantes, lleva desarrollándose unos dos años. De momento se fabrica exclusivamente en una planta de producción en Estados Unidos y, desde hace únicamente tres meses, en una planta de producción en Holanda. ICL tiene previsto inaugurar otras dos plantas de producción en China en los próximos meses. Con la tecnología E-Max tratamos específicamente el nitrógeno, llegando a encapsular un 44 % de nitrógeno, así como fosfato monoamónico (MAP) e incluso potasa independiente y nitrato cálcico.

 

Además de vuestros productos, tanto ICL como Syngenta disponen de dispositivos específicos para el mantenimiento del césped como son el ParryMeter y las boquillas de aplicación, respectivamente. ¿Qué aspectos principales tienen ambos elementos?

Uno de los objetivos que comparten ambas compañías es que sus productos sean aplicados lo mejor posible, por lo que queremos proveer a los greenkeepers de las mejores herramientas para ello. Teniendo en cuenta el registro de maquinaria, el ROMA, en su momento desarrollamos unas boquillas específicas para las pulverizadoras, unas boquillas que por su grado de inclinación evitan las pérdidas de la aplicación por viento y que por su ángulo de ataque la pulverización es efectiva tanto en el haz como en el envés de la hoja.

Por su parte el ParryMeter es un dispositivo desarrollado por Parry, greenkeeper norteamericano, que nos permite conocer el estado real de un green. Para ello se seleccionan tres parámetros conocidos (tipo de agua de riego, velocidad de la bola, altura de siega, tratamientos efectuados, cantidad de agua aportada, etc.) y se incorporan a la aplicación del dispositivo, obteniendo dos lecturas una vez lo hemos pasado por la superficie del green. Estas dos lecturas son la desviación vertical en la rodadura de la bola y la desviación lateral, dos variables importantes para los jugadores de golf.

lorenzo elorduy parrymeter icl

ICL se encuentra añadiendo continuamente productos a su portfolio, ¿cual va a ser vuestro próximo lanzamiento?

En los próximos meses vamos a sacar al mercado una nueva gama de agentes humectantes que se unen a los actuales productos humectantes H2Pro que se emplean como penetrantes para combatir las manchas secas. Esta gama se compone de cuatro elementos además del H2Pro:

  • FlowSmart: penetrante que reduce cuatro veces la dosis de aplicación.
  • AquaSmart: mantenemos la formulación para atacar las manchas secas en calles y rough de campos de golf.
  • TriSmart: agente humectante y penetrante, especial para la lucha de la mancha seca, para zonas como greens y campos deportivos.
  • DewSmart: antirocío con mayor capacidad de aguante una vez aplicado en la hoja, podemos llegar a tener hasta cuatro semanas de efectividad.
  • SaltSmart: específicamente formulado para el lavado de sales, compuesto por cationes de magnesio para zonas con alto contenido en calcio y sodio.

Tanto ICL como Syngenta tienen muy presente la sostenibilidad en el desarrollo de sus actividades y productos como por ejemplo el control de su huella de carbono. ¿Cómo es el sistema Push&Pull que gestiona esta huella de carbono?

El sistema Push&Pull (‘empujar y tirar’) se centra en que ICL, en lugar de emplear un fertilizante tradicional que sería difícil de controlar una vez aplicado al césped, aplica fertilizantes de liberación controlada, manteniendo un control de la curva de crecimiento del césped entre un 50 y un 70 %. Cuando llegamos al 70 % del crecimiento de la planta aplicaríamos PrimoMaxx, un regulador de crecimiento de Syngenta que inhibe el crecimiento vertical pero no el horizontal. Con esto conseguimos que este crecimiento no supere el 70 % y que, consecuentemente, descienda el número de siegas en hasta un 50 %.

Esta reducción de siegas y de producción de restos o clipping, sumados al ahorro en horas de personal, desgaste de la maquinaria, consumo de combustible, etc., repercute positivamente en el entorno del campo de golf, en el medio ambiente y, por tanto, en la sostenibilidad del golf.

 

ICL proporciona diversos productos fitosanitarios a campos de golf de toda España, ¿qué diferencias más significativas encuentras entre las distintas áreas (norte, centro, levante, sur, islas, etc.) en cuanto a especificaciones técnicas?

Tenemos demanda de nuestros productos desde todos los puntos de España pero lógicamente aquellos en los que el clima y la calidad del agua es un factor limitante como en la zona sur y en el Levante la demanda es algo mayor. Nuestra gama de humectantes y fertilizantes de liberación controlada y de liberación lenta son algo más demandados en estas zonas.

 

¿Qué le aconsejarías a un recién licenciado que quisiera iniciarse en la industria del golf?

Principalmente que, si está decidido a desarrollar una carrera profesional en la industria agroquímica, que empiece desde abajo para conocer bien cómo funciona el sector. También que vaya evolucionando a base de experiencias y de cursos de especialización como masters y similares. Es muy importante que tenga en cuenta que este mundo, el del cultivo de césped deportivo, es muy exigente.

icl congreso aedg