Noticias destacadas

Luis de Vierna, socio fundador y director de Global Golf Company: “Debemos conseguir que la industria de la gestión de campos de golf en España tome tamaño”

Visitas: 1196

Luis de Vierna es ingeniero técnico agrícola, así como licenciado en Ciencias Políticas y Sociología, máster en Turismo y doctorando en Turismo, igualmente es MBA por el Instituto de Empresa. A sus diecinueve años, y debido al prematuro fallecimiento de su padre, tuvo que integrarse en los negocios familiares relacionados con la agricultura y la pesca compatibilizando el trabajo con su etapa universitaria. Además, como emprendedor trabajó en el sector editorial (revistas Night, Socios y Dos Bajo Par), pasando a la dirección del Complejo Deportivo del RACE en 1989 y accediendo en 1992 a la dirección de Golf Almerimar, convirtiéndose en el primer director de campo de golf con experiencia en campos sociales y turísticos. En 1994 fundó junto a sus socios el Grupo Global Golf Company, empresa especializada en diseño, ingeniería y gestión de activos de campos y resorts de golf. Global Golf Company ha trabajado en más de treinta países, abriendo al juego más de dos docenas de campos de golf y gestionado otros tantos.
 


 

Posees una sólida y variada formación universitaria, ¿qué te motivó a orientar tu carrera profesional a la industria del golf?

Comencé en la industria como editor de la revista Socios, la revista de los clubs deportivos privados, y después el periódico de golf Dos bajo par. Me ofrecieron entrar en el RACE y ahí descubrí esta industria desde dentro. Cree la Asociación Española de Gerentes que fue el “modesto germen” de la actual, de la que estoy, por cierto, muy orgulloso de la labor que desarrolla.

 

Hace más de veinte años fundaste, junto a tus socios, una de las compañías de diseño y gestión de campos de golf pionera y señera en España, ¿cómo surgió la idea?

Éramos cuatro socios y procedíamos de varias áreas: Marco Martín de gestión y diseño, Manuel Herrera de inmobiliaria y Jesús Ibáñez de greenkeeping. Todos emprendedores, queríamos trabajar para nosotros mismos ofreciendo un asesoramiento global, integral y en todas partes del mundo. ¡Casi nada! Nuestro primer cliente fue La Havana Golf Club. Más tarde Marco y yo adquirimos las acciones de los otros dos socios.

 

Además de servicios de gestión, en Global Golf Company también ofrecéis servicios de mantenimiento de campos de golf, de ingeniería, de diseño… ¿Cómo es tu día a día coordinando una compañía tan activa?

Marco Martín siempre se ha encargado de los temas de diseño, yo más de la gestión y de los estudios. El equipo que tenemos es muy experto y ellos son los que impulsan la compañía en el día a día. Algunos de nuestros colaboradores ya son socios de la compañía como Cristóbal Martín y así vamos incorporando nuevas ideas y capacidades.

 

Una de las actividades principales de Global Golf Company es la gestión integral de clubs de golf, ¿qué servicios ofrecéis a los propietarios de los campos y a las Juntas Directivas de los clubs?

En gestión hay dos grandes líneas para trabajar, contratos de alquiler donde asumes un riesgo económico (avales, alquileres, pasivos laborales, etc.), y contratos de management fee donde cobras un fijo y un variable por desarrollar un plan de negocio que consensúas con las propiedades: bancos, inmobiliarias y también Juntas Directivas.

Consideramos que este servicio de un equipo multidisciplinar en todo lo relacionado con el golf es más efectivo que la labor de un gerente individual que condiciona mucho más su labor a la propiedad que le ficha.

 

En los últimos meses Global Golf Company ha empezado a trabajar con Alhaurín Golf en Málaga, Meaztegi Golf en Bilbao, Margas Golf en Huesca… ¿cómo estáis desarrollando esta estrategia de ‘ampliación de portfolio’?

Actualmente nuestro objetivo pasa por crear valor consiguiendo contratos de alquiler de la mayor duración posible para poder implementar políticas de mejora a medio plazo. Donde podemos explotamos directamente todas las unidades de negocio: mantenimiento, restauración, tienda, comunicación y marketing, recursos humanos, academia, torneos, etc., lo que nos exige contar con buenos profesionales en cada área de negocio que actúan en varios campos de golf logrando sinergias y mejorando el rendimiento del personal de cada campo.

 

Uno de los problemas más acuciantes de los clubs de golf de nuestro país es la falta de nuevos socios, nuevos jugadores ocasionales, etc. ¿Cómo hacéis desde los clubs gestionados por Global Golf Company para tratar de crear nuevos golfistas?

En España el 11 % de la población está apuntado a un gimnasio y hay más gente con una bicicleta profesional en su casa que apuntados a un gimnasio, el pádel pasa de un millón de jugadores mientras que el tenis y el golf parece que se han quedado atrás. Yo creo que el golf tiene cualidades intrínsecas que lo harán volver a ocupar un lugar que debe estar sobre las 350.000 practicantes habituales, que proporcionen unos siete millones de salidas anuales de nacionales que suponen unas 25.000 salidas a cada campo de golf, más las salidas de los extranjeros y turistas de golf. Si conseguimos que el agua de riego no sea un problema podemos pensar en unos años buenos de un negocio sostenible en sí mismo y que ofrezca a los inversores rentabilidades parecidas a las de un hotel… Yo creo que el mercado senior y supersenior cada vez será más importante. Buenos profesores como los técnicos nivel 1 y 2 que ha sacado la RFEG, campos jugables, campañas de golf y salud y una situación de la economía española e internacional positiva.

 

Un tópico generalizado del golf en España es que es un “deporte para la élite”, algo que frena mucho su promoción en nuestra sociedad. Tú has visitado varios países y conocido diversos clubs de golf, ¿cuál es tu percepción de este problema?

Yo equiparo los campos de golf a los hoteles. Hay desde ocho estrellas hasta pensiones. Y en cada tipo los hay buenos y malos. Y claro está la relación calidad precio hay que mantenerla en cada caso. Aquí entraríamos en el tema de la categorización de los campos de golf. A mí, que el golf sea elitista en algunos casos no me parece mal a priori. Debe haber una amplia oferta y que cada bolsillo elija la opción que más le convenga. Lo que no puede ser es que el cliente quede decepcionado con las expectativas que tenga al ver determinadas tarifas.

 

Eres asiduo a ferias, congresos, ponencias, charlas técnicas, etc., además de profesor en cursos especializados en gestión de campos de golf, ¿consideras necesaria la formación continua y el reciclaje de conocimientos?

Absolutamente. Aquí las asociaciones de gerentes, de greenkeepers, de profesionales y de campos deben colaborar. Los empleados de los campos de golf españoles no saben lo que se hace en otro campo que está a unos pocos kilómetros. La industria hotelera va veinte años por detrás de la industria aeronáutica y en el golf vamos veinte años por detrás de la hotelera. Hablar de que la formación es importante me parece como hablar de algo tan evidente como que el sol sale todos los días… y muy pocas empresas lo practican. Muchos campos no ayudan a sus empleados, marshalls, recepción, tienda, maîtres, jefes de cocina, profesores, greenkeepers, gerentes y directores comerciales a que se formen.

 

¿Qué le recomendarías a un recién licenciado que esté pensando en dedicarse a la gestión de clubs de golf?

Lo he repetido durante años a mis alumnos y es lo mismo que vi la primera vez que estuve en la sede de la Asociación Americana de Gerentes de Club: “Esto de un club de golf, es el negocio de la hospitalidad; si no te gusta relacionarte con la gente no te dediques a esto”.

 

¿Cuáles son tus objetivos a corto y medio plazo?

Conseguir que la industria de la gestión de campos de golf en España tome tamaño. Sin tamaño nos vamos a quedar fuera de los grandes movimientos corporativos que los grandes fondos de inversión están protagonizando en golf. En la última reunión que tuve en la asociación de propietarios de campos de golf americanos me invitaron a la reunión de los multi-course owners. Todos tenían más de treinta campos de golf. Solo dos empresas francesas, dos japonesas y una inglesa están en el Top 50 del golf mundial por número de campos en gestión. Allí estaban todos los fondos de inversión importantes. En España nosotros, con ocho campos de golf, somos los mas grandes. Imaginad la de trabajo que tenemos por delante.