Noticias destacadas

¿Podemos crear instalaciones de golf sostenibles? (cgolfsostenible)

Visitas: 85

Algunos campos de golf como St. Andrews, Muirfield, Carnoustie, Turnberry y otros más tienen una característica común: se conservan igual, o mejor, que el primer día. Son viejos pero permanecen jóvenes. Como un organismo vivo, son un ejemplo de cómo un campo de golf nace, crece y no muere. Son ejemplos perfectos de cómo un campo de golf puede ser parte del territorio, parte del paisaje y parte de la vida de la gente que lo rodea. En resumen, como debe ser un campo de golf sostenible. Siempre es un desafío jugar en ellos, cada año son visitados por miles de golfista de todas partes del mundo para quienes jugar ahí es un reto y significa formar parte de la historia del golf.

¿Es posible, hoy en día, crear campos de golf parecidos? ¿Es posible desarrollar el proyecto de un nuevo campo de golf con la garantía de que irá madurando como un campo clásico? En las últimas décadas la construcción de nuevos campos de golf ha experimentado un gran aumento en todo el mundo, pero no siempre los proyectos desarrollados han tenido en cuenta el medio ambiente. Estos campos difícilmente tendrán una vida centenaria. Actualmente contamos con los conocimientos y las herramientas para desarrollar cualquier proyecto de nuevo campo de golf con los más altos estándares de sostenibilidad.

g

¿Qué significa golf sostenible?

En pocas palabras, la sostenibilidad es la capacidad de desarrollar de forma equilibrada desde un triple punto de vista social, económico y ecológico. En cgolfsostenible defendemos que, en cualquier nueva instalación de golf, el desarrollo sostenible debería ser aplicado de las siguientes formas:

  • Sostenibilidad económica: es rentable a corto y largo plazo.
  • Sostenibilidad ambiental: es compatible con el mantenimiento de procesos ecológicos esenciales, de la diversidad biológica y de recursos biológicos.
  • Sostenibilidad cultural: incrementa el control de la gente sobre sus vidas, es compatible con la cultura y los valores de las personas afectadas y fortalece la identidad de la comunidad.

El desarrollo sostenible se define en el conocido Informe Brundtland como “el desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades”. Muchos informes y estudios han identificado una serie de principios claves sobre el desarrollo sostenible como son:

  • Equidad intergeneracional: la gama de actividades y el alcance de la biodiversidad disponible para las generaciones futuras serán al menos tan amplias como las actuales.
  • Equidad intrageneracional (justicia social y alivio de la pobreza): mejora del bienestar de todos los residentes en una comunidad y no sólo beneficia a los poderosos o a los ricos.
  • Participación pública: todos desempeñamos un papel compartido, las comunidades deben tomar decisiones colectivamente en lugar de serles impuestas por la fuerza.
  • Protección del medio ambiente como un componente integral del desarrollo económico: ya no es aceptable el desarrollo económico sin la conservación del medio ambiente.
  • Tratar con cautela el riesgo y la incertidumbre: en situaciones donde no se conozcan los potenciales impactos ambientales de las actividades, la mejor opción será proceder con cautela o no hacer nada hasta que estos impactos potenciales pueden ser determinados.
  • Tener en cuenta las normas de estandarización, garantizando su aplicación y seguimiento.
  • Uso de recursos renovables a una velocidad igual o inferior a la tasa de regeneración natural.

Los últimos treinta años se han caracterizado por una creciente importancia de la variable ambiental en la industria del golf que se traduce en un crecimiento de la conciencia sostenible en cada etapa de su desarrollo. Garantizar la sostenibilidad del campo de golf en la planificación, construcción, gestión, mantenimiento y organización de eventos es un reto apasionante.

Lumine 7

¿Cómo podríamos garantizar un legado de golf sostenible?

Aún cuyo no existe una receta universal para un exitoso proyecto de golf, tenemos un gran conocimiento sobre el desarrollo de proyectos de campos de golf y una buena cantidad de estudios de casos comprobados en todo el mundo, por lo que podemos hacer una aproximación teórica sobre cómo debería ser nuestro perfecto proyecto de golf.

En el campo de los aspectos ambientales del desarrollo del campo de golf, podemos respondernos algunas preguntas para averiguar si estamos alcanzando estándares de sostenibilidad, como por ejemplo:

  • ¿Habrá algún impacto sobre la calidad del agua de escorrentía superficial, la de los drenajes o la de infiltración subterránea resultante de la aplicación de productos químicos para el mantenimiento del césped durante largos periodos de tiempo?
  • ¿Cuáles serán los requisitos de riego del campo de golf y podría el uso de agua afectar al suministro local de agua, especialmente en áreas con recursos hídricos limitados?
  • ¿El campo de golf propuesto evitará o minimizará los impactos sobre los humedales y otras áreas sensibles que ya existen en la zona?
  • ¿Qué impactos tendrá el campo de golf sobre los sistemas ecológicos en la zona o en los alrededores, tales como comunidades vegetales o hábitats de vida salvaje?
  • ¿Cómo serán protegidas las áreas sensibles en la zona y en los alrededores de los potenciales contaminación de las aguas así como de las alteraciones del suelo y su erosión durante la construcción del campo de golf?
  • ¿Cómo afectará el campo de golf al carácter propio de una zona debido a la alteración de la topografía y de la cubierta vegetal?
  • ¿Hay algún elemento significativo desde el punto de vista histórico, cultural o arqueológico en la zona que pueda verse afectado negativamente por el campo de golf y que requiera estudio y/o conservación?
  • ¿El desarrollo de campo de golf supone la eliminación de un espacio verde o de un espacio abierto en proyecto?
  • ¿Puede el campo de golf rehabilitar y mejorar ambientalmente áreas degradadas?

Estas preguntas son un ejemplo de cómo un proyecto de campo de golf debe ser organizado y planificado, mostrando las muchas variables que deben tenerse en cuenta. El control ambiental en esta etapa debe enfocarse a asegurar la viabilidad ambiental del proyecto y también intentar hacer posible los más altos niveles posibles de gestión ambiental en las instalaciones.

plano-golf

Muchas publicaciones centran sus esfuerzos en ofrecer indicaciones para las etapas posteriores a la planificación y a la construcción. Es tan importante la buena gestión ambiental de un campo de golf como su óptima planificación o su correcta construcción, con varios puntos estratégicos como por ejemplo:

  • Minimizar el uso de sustancias agresivas con el ozono.
  • Desarrollar lazos con la comunidad y con los grupos ecologistas para incrementar la conciencia acerca de los campos de golf.
  • Proveer formación ambiental a la plantilla de mantenimiento del campo.
  • Procurar la conservación de energía edificios, equipos, maquinaria, vehículos y sistema de riego.
  • Identificar y proteger elementos de patrimonio histórico y cultural.
  • Preparar un plan específico de gestión ambiental del campo.
  • Vigilar el estado ambiental del campo introduciendo y desarrollando programas de vigilancia.
  • Desarrollar un plan de almacenamiento y uso seguros de plaguicidas.
  • Comprobar el estado ambiental del campo de golf a través de un programa de vigilancia de suelos.
  • Asegurar la conservación y la mejora de los suelos degradados.
  • Controlar la contaminación durante las actividades de construcción.
  • Controlar y retirar apropiadamente los suelos contaminados.
  • Proteger y rehabilitar la vegetación autóctona remanente.
  • Uso de especies locales de plantas.
  • Reducir, reusar y reciclar residuos.
  • Usar técnicas y elementos para ahorrar agua.
  • Considerar la contaminación potencia al elegir fertilizantes, plaguicidas, enmiendas orgánicas del suelo y fuentes de agua de riego.
  • Diseñar las zonas de rough y exteriores de forma que puedan generar corredores de vida salvaje.
  • Crear nuevas áreas de vida salvaje.

Como de costumbre, tratar de asegurar es complicado pero no imposible, simplemente necesita unas dosis equilibradas de planificación correcta, buenos conocimientos técnicos, asesoramientos apropiados, objetivos claros, trabajo continuo y personal motivado.

Cada campo de golf, en cada fase del proyecto (planificación, diseño, construcción, gestión, mantenimiento), presenta muchos aspectos que deben ser tenidas en cuenta. Todos ellos pueden ser la clave para un resultado final satisfactorio y, del mismo modo, cualquiera de ellos puede conducir al desastre si no son controlados y revisados regularmente. Una incorrecta elección del lugar, unas condiciones meteorológicas poco atractivas la mayor parte del año, una zona de delicada que demanda conservación integral, un acceso complicado, una región con (potencialmente) importantes restos históricos, unos movimientos de tierra deficientes y perfiles mal moldeados, una desacertada elección del césped de juego y de las especies vegetales, o unos mal asesoramiento técnico son solo algunas de las equivocaciones que pueden desembocar en errores fatales que hagan fracasar el proyecto.

Alejandro Nagy es coordinador de cgolfsostenible y fundador de golfindustria.es.

Kiawah