Noticias destacadas

Rafael González-Carrascosa, director de campo del Real Club de Golf Las Brisas: “Es muy importante que el head greenkeeper pueda ver el campo como lo vería un jugador en un torneo o en un partido con amigos”

Visitas: 433

Rafael Gonzalez-Carrascosa es Ingeniero Agrónomo y Master of Science, Crop & Soil Sciences por la Universidad de Michigan State. Considerado un referente por sus colegas de profesión, lleva casi veinte años dedicado al mantenimiento de campos de golf. Tras trabajar varios años en campos como Almenara Golf o Golf La Reserva en Sotogrande, en 2002 se incorporó a Alicante Golf como head greenkeeper, campo que coordinó durante diez años. Desde finales de 2012 es director de campo del Real Club de Golf Las Brisas.
 

Rafael González-Carrascosa
 

¿Qué te motivó a dedicarte profesionalmente a la industria del golf, concretamente al área del mantenimiento de campos?

Estando en cuarto de carrera, más o menos, un amigo de la familia me comentó que existía un gran potencial de trabajo en el sector del golf para un ingeniero agrónomo y empecé a investigar sobre el tema. En esa época la agricultura se encontraba en un estado complicado, se hablaba mucho de la reforma de la PAC, de ciertos cambio, de nuevas complicaciones, y la idea de relacionar agricultura con algo diferente, con deporte y turismo, me gustaba bastante.

En mi quinto año de carrera pasé por Valderrama para consultar posibilidades y allí pude charlar con Juan Zumaquero, teniendo la inmensa suerte de que Jaime Patiño se enterase de que estaba yo por el campo y me ofreciera la posibilidad de recibir una beca de estudios que ellos asignaban a estudiantes técnicos de último año a condición de que trabajaran en el campo un semestre. Hice cuatro meses de prácticas en Valderrama y después volví a la universidad para terminar la carrera; una vez concluidos los exámenes me fui a Estados Unidos para empezar un máster en la Universidad de Michigan al que siguió un año de prácticas en Los Ángeles Country Club como greenkeeper assistant.

 

¿Cómo fueron tus inicios en los campo de golf españoles?

Cuando volví de Estados Unidos me contrataron en Sotogrande, en ese momento estaba comenzando la obra de Almenara Golf. Unos años después, ya con los veintisiete hoyos de Almenara abiertos y con la obra del campo de golf de La Reserva recién terminada, me fui a Alicante Golf ya que se abría una nueva etapa de grandes proyectos en la zona de Levante y Murcia, así como en el extranjero. De esta etapa me quedo con la posibilidad de haber trabajado con varios e interesantes diseñadores de campos de golf como Robert Trent Jones Jr., una pequeña master-class. Estando en Alicante Golf me llamaron para ofrecerme la incorporación al Real Club de Golf Las Brisas, oportunidad que no podía rechazar.
 
rcg las brisas renovado 1
 

¿Qué destacarías de tu actividad en estos años en el Real Club de Golf Las Brisas?

Cuando llegué al campo me encontré que nueve de los dieciocho hoyos se encontraban cerrados por reforma y la obra en sí no estaba desarrollándose muy bien. El final de obra fue muy complicado. Muchas cosas se habían ejecutado correctamente pero el planteamiento del proyecto, teniendo en cuenta los presupuestos y las preferencias de los socios, fue demasiado complejo. Varias cosas fallaron, se dieron combinaciones complicadas. Una vez abierto el campo, los socios del club no percibían diferencias, como si en calles y roughs no se hubiera hecho nada, y eso no fue nada positivo.

Mi planteamiento de estos años ha sido continuar la renovación por los nueve segundos pero replanteando el proyecto teniendo en cuenta la experiencia de los nueve primeros. Hemos desarrollado un proyecto más coherente y los resultados ahí están, una obra en la que han participado compañías punteras como acttua Golf Services, Garden & Golf, SURTEC y Novogreen, y que ha devuelto a Las Brisas la vitola de campo top que se había perdido en estos últimos años.

Actualmente nos encontramos ejecutando pequeñas mejoras en los primeros nueve hoyos para concluir este largo proyecto de cinco años. En todos estos meses la masa social del club ha percibido distintos matices, pero estoy seguro de que ahora podrán valorar el esfuerzo realizado.

 

Has desarrollado tu carrera entre la zona de Alicante y Costa del Sol, ¿qué diferencias más significativas encuentras entre las dos áreas a la hora de dirigir el mantenimiento de un campo de golf?

El clima es la variable que más diferencias genera, así como la temperatura y la calidad del agua, aunque esta depende más de los equipamientos de la zona cercana al campo y no de la región en sí. En Alicante las temperaturas son algo más bajas que en la Costa del Sol y te tienes que acostumbrar a ello.

También marca la diferencia el tipo de cliente que va a jugar tu campo. En la Costa del Sol, en las Brisas, el jugador habitual es socio del club o un invitado, jugadores más exigentes que los que acuden a un pay & play como es Alicante Golf. Son dos gestiones completamente distintas; el socio es exigente pero comprensivo ya que se trata de ‘su casa’, mientras que quien paga su greenfee pay & play exige un alto nivel de mantenimiento siempre.
 
rcg las brisas renovado 2
 

Eres un asiduo a ferias, congresos, ponencias, charlas técnicas, tanto en España como en Estados Unidos, ¿qué importancia le concedes a la formación y al reciclaje de conocimientos?

La formación continua es imprescindible en nuestra profesión. Quizá en otras actividades las cosas evolucionen lentamente, pero en el mundo del greenkeeping todo evoluciona muy rápido. Tipos de césped, fitosanitarios, legislación, uso del agua, maquinaria, riego, etc., son aspectos en los que continuamente se generan innovaciones. Creo que los sectores del riego y del agua son de los que más novedades están presentando, el dispositivo POGO que actualmente empleamos en Las Brisas es un buen ejemplo de la necesidad de formarte para comprender la herramienta y sacarle el mayor partido.

Igualmente es muy útil intercambiar opiniones con tus compañeros para no quedarte atrás. Cuando durante un par de años no pude ir a las ferias y congresos en Estados Unidos noté que quedaba un tanto desfasado, la formación es fundamental.

 

Las nuevas tecnologías están cada vez más presentes en el mundo del greenkeeping, ¿qué diferencias encuentras en tu día a día respecto a diez años atrás?

El trabajo base en tu campo es siempre muy similar, un día a día que exige sentido común para desarrollarlo y que exige mucho seguimiento. Sin embargo, las herramientas actuales para optimizar este día a día sí que han aportado mejoras y diferencias respecto a una década atrás. Actualmente estamos implantando un sistema de seguimiento del bombeo empleando una herramientas con las que disponemos en todo momento de datos como presión, caudal, etc., y que permiten generar históricos de datos al momento, esto es algo fundamental para optimizar el agua y la energía del sistema de riego.
 
rcg las brisas renovado 3
 

Hace poco supimos que habíais introducido ejemplares de carpa herbívora en los lagos del campo para combatir la proliferación de la lenteja de agua, ¿apostáis por potenciar los remedios naturales en la gestión del campo?

Los tiempos en los que la gestión del campo no tenía en cuenta la ‘variable medio ambiente’ han pasado a mejor vida hace mucho. Creo que el mundo del golf se ha adaptado a estas nuevas necesidades muy rápidamente, incluso antes que muchos sectores agrícolas, en parte forzado por estar siempre en el punto de mira de la opinión pública. No solo por esta presión, sino por convencimiento propio de que las cosas se pueden hacer de una forma sostenible sin bajar el nivel de mantenimiento, en mi carrera profesional he intentado siempre hacer una gestión integral. Y no es fácil. Por un lado, redundando en lo que hemos hablado de la formación, requiere estar al día, y por otro es necesario convencer a los que nos aprueban los presupuestos que los costes se van a incrementar. Pero también es importante hacer una labor como colectivo para que la normativa no sea irracional, limitándonos de tal manera que no nos deje herramientas para mantener nuestros campos.

 

Varios compañeros tuyos coinciden es que es muy positivo que un greenkeeper sea, además, jugador de golf. ¿Estás de acuerdo? ¿Facilita vuestra labor el ver el campo con los ojos de un golfista?

Creo que es muy importante que el head greenkeeper pueda ver el campo como lo vería un jugador en un torneo o en un partido con amigos, y el hecho de que el greenkeeper sea también jugador lo facilita enormemente. Yo me inicié tarde como jugador de golf, y después de unos años en los que me tomé el golf como una asignatura más, adquiriendo el conocimiento necesario para entender al jugador, he pasado a jugar de vez en cuando para no perder esa capacidad.
 
rcg las brisas renovado 4
 

¿Qué le aconsejarías a un recién licenciado que quisiera iniciarse en el mundo del mantenimiento de campos de golf?

Que se formara, y mucho. Actualmente la preparación es importantísima. Hace veinte años no teníamos tantas oportunidades de formación y tradicionalmente los greenkeepers hemos aprendido mediante experiencias propias de muchas horas en el campo y buenos consejos de compañeros, ahora eso ha cambiado. Actualmente lo normal es que un nuevo greenkeeper sea un ingeniero agrónomo bien formado, con máster en Estados Unidos, con experiencia, con idiomas, con contactos, y eso ha elevado la competitividad y la presión en el sector.

Creo que los head greenkeepers deberíamos dar oportunidades a las nuevas generaciones incorporando asistentes y mantenerlos durante uno o dos años. Un profesional joven recién llegado de una universidad americana o española, que nos ‘recicle’ un poco en cuanto a novedades y que no sea incompatible con el capataz del campo.

 

¿Cuáles son tus objetivos a corto y medio plazo?

Queda aproximadamente un año de reforma de los tres hoyos en los que estamos trabajando ahora, también la calle de prácticas va a sufrir un lavado de cara. Una vez concluidas las reformas me centraré en el mantenimiento puro del campo, buscaré puntos que se puedan optimizar en el día a día, mejorar la gestión de la plantilla, certificar el campo con algún sello de sostenibilidad, etc. En general, pasar de ser un head greenkeeper centrado en la agronomía a un superintendent supervisando más aspectos del campo de golf.
 

rcg las brisas renovado 5