Noticias destacadas

Rui Delgado, gerente de negocio de Áreas Verdes de Syngenta Iberia: “Apostamos por el desarrollo de productos específicos para campos de golf invirtiendo de forma continua en innovación”

Rui Delgado es Ingeniero Agrónomo por la Universidad de Lisboa, especialista en Fitopatología y Botánica, y un reconocido profesional de la gestión de césped deportivo. En 1987, y tras unos meses en una cooperativa agrícola portuguesa, ficha por ICI Agrochemicals hasta que en 1991 se incorpora a Zeneca Agrochemicals como product manager. Diez años después ingresa en Syngenta, en donde desarrolla varios puestos de responsabilidad hasta que a finales de 2011 se hace cargo del área de césped deportivo de Syngenta para España y Portugal siendo actualmente gerente de negocio de Áreas Verdes de Syngenta Iberia.
 


 

¿Qué te motivó a dedicarte profesionalmente a la industria del golf, concretamente al área del mantenimiento de campos?

Después de desarrollar varias actividades dentro de Syngenta, hace cinco años surgió una oportunidad para dedicarme al área de Áreas Verdes y, por lo tanto, al golf. Teníamos que lanzar un nueva línea de productos específicos para greenkeepers y eso lo aceleró todo. En ese momento me encontraba en el área de Viñas y Olivares para España y Portugal y el reto del mundo del golf, entonces completamente desconocido para mí, me parecía muy interesante.

 

¿Cómo enfocas tu actividad diaria dentro de Syngenta Iberia?

Mi área de influencia es España y Portugal al completo, cubro ambos países tanto para la gestión técnica como comercial de los productos de Syngenta para Áreas Verdes. Por otro lado también estoy a cargo del área de Paisajismo, enfocada al tratamiento de árboles mediante productos aplicados con endoterapia especialmente indicados para tratar enfermedades de palmeras, y el control de plagas urbanas. Tanto el paisajismo como el control de plagas son aspectos aplicables también a campos de golf, tenemos claro que el golf no es solo un recorrido de hoyos con césped.

 

Un buen número de greenkeepers coinciden es que es muy positivo que los profesionales de la industria del golf sean, además, jugadores de golf. ¿Estás de acuerdo?

No soy jugador de golf (tengo cinco hijos que acaparan todo mi tiempo) pero sí creo que quien trabaja en golf debe conocer bien los campos de golf, y verlos como los vería un jugador realmente es una ayuda. Por mi parte trato de conocer cuantos más campos de golf mejor, siempre de la mano del greenkeeper para saber qué necesita y porqué, conocer sus requerimientos in situ.

 

Has visitado diversos países y has conocido campos de golf en todos ellos, ¿cómo valoras los recorrido españoles en relación a los extranjeros? ¿Cuáles son nuestras fortalezas y debilidades?

Con Syngenta he conocido principalmente Portugal, España y Reino Unido, así como alguna incursión en los Estados Unidos, y he tenido la oportunidad de pasar jornadas en unos cuantos campos de golf. Por un lado creo que los campos británicos son muy diferentes a los españoles por el clima en el que se desarrollan, es el aspecto fundamental junto al agua, la luz, etc., en general el entorno natural que les rodea.

Por otro lado, si los comparamos con los campos de golf portugueses, destacaría que la principal diferencia es la mayor profesionalidad y mejor formación de los greenkeepers españoles, en mi país tenemos margen de mejora en este sentido. En España el gremio de greenkeepers es mucho mayor que en Portugal, por otro lado los greenkeepers españoles presentan una comunicación constante con Estados Unidos y eso les enriquece técnicamente. Incluso superar la barrera del idioma para mantener esa comunicación hace que exista un plus de esfuerzo que aporta valor.

 

¿Consideras que los campos de golf españoles están más vinculados a la industria del golf de Estados Unidos que a la británica?

Diría que sí. He asistido a varias ferias Golf Industry Show (GIS) en Estados Unidos y a varias British Turf Management Exhibition (BTME) en Harrogate, Inglaterra, y siempre me ha parecido ver más greenkeepers españoles en América que en Reino Unido. Es algo que siempre me ha llamado la atención.

 

Syngenta proporciona diversos productos fitosanitarios a campos de golf de toda España, ¿qué diferencias más significativas encuentras entre las distintas áreas (norte, centro, levante, sur, islas, etc.) en cuanto a especificaciones técnicas?

En general los campos de golf del sur de la península demandan más tipos de productos como humectantes, fitosanitarios, etc., son más exigentes porque en general a los greenkeepers de estos campos les demandan un mayor nivel de calidad orientado a su cliente final. No quiero decir que en el norte de la península se trate peor a los campos sino que el ‘producto golf’ a vender es distinto que en el sur y por ello presenta distintos requerimientos.

Por otro lado los presupuestos también son distintos. Uno de nuestros productos estrella, el regulador de crecimiento Primo Maxx, es para nosotros una referencia sobre la exigencia de la calidad del césped y vemos claramente que su venta se concentra en los resorts de golf del sur de la península.

 

Primo Maxx es uno de vuestros productos más conocidos pero seguramente estaréis preparando nuevos lanzamientos, ¿en qué líneas estáis trabajando ahora?

Esperamos lanzar un nuevo agente humectante en 2018, el agente Qualibra, un producto ya muy conocido en el norte de Europa. También estamos a punto de presentar un nuevo bioestimulante. Por otro lado estamos trabajando con dos fungicidas pero de momento sin fecha concreta de presentación ya que el asunto de los registros fitosanitarios va extraordinariamente lento. ¡Uno de nuestros últimos lanzamientos ha estado ocho años en trámites de registro! Syngenta apuesta por la innovación y los ‘frenos’ administrativos de este calibre no nos favorecen en absoluto, confiemos en que la nueva legislación agilice este proceso.

Del mismo modo Syngenta apuesta por el desarrollo de productos específicos para campos de golf, especialmente ahora que ya prácticamente no contamos con el paradigma de productos universales que tengan validez tanto en agricultura como en agronomía deportiva. Invertimos mucho en investigación y esa inversión se aplica al precio final, algo que no es del agrado de los greenkeepers… es uno de nuestros retos actuales, encontrar el equilibrio del retorno de la inversión.

 

Además de en innovación, Syngenta apuesta por la promoción del golf con la intención de aumentar (o al menos mantener) el interés de los jugadores por el juego del golf. En Inglaterra se está desarrollando la iniciativa love.golf, ¿se va a exportar al mercado español?

Efectivamente, el proyecto love.golf de promoción del golf entre jugadoras de golf y potenciales nuevas jugadoras se está desarrollando en Reino Unido y Suecia, creo que hay intención de ampliarlo a otros países en un futuro. Esta iniciativa, recientemente premiada por la Asociación Europea de Propietarios de Campos de Golf surgió de una encuesta realizada en 2012 en Inglaterra que mostró un alto potencial de nuevas jugadoras de golf, además de la capacidad de las madres que juegan al golf de ‘arrastrar’ a su familia al club. Contamos con Carin Koch como embajadora de Syngenta para el golf, es nuestra bandera en una actividad que presenta un objetivo claro: llenar los campos de golf de golfistas.

Otra iniciativa similar que está desarrollando Syngenta se enfocará en la gestión del agua, otro aspecto fundamental en el día a día de un campo de golf. Lo veremos pronto.

 

Al hilo de esta iniciativa a futuro, ¿cuáles son tus objetivos a corto y medio plazo?

Continuar desarrollando mi labor en Syngenta, especialmente por el portfolio de productos que estamos preparando y que estamos convencidos que será de mucho interés para los greenkeepers. Tenemos muchas oportunidades de crecimiento en España una vez superada la época de crisis.