Destacado

A poco más de un mes para el evento, la Solheim Cup 2023 ha vendido ya ochenta y dos mil entradas (la mitad a británicos)

Arturo Bernal, consejero de Turismo, Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía, ha visitado las instalaciones de Finca Cortesín para conocer de primera mano los preparativos de la Solheim Cup 2023. Apenas a un mes de la cita se han vendido ochenta y dos mil entradas y la organización augura un lleno histórico. Bernal ha señalado que “vamos a vivir un espectáculo inolvidable y su impacto a todos los niveles se está notando desde ya”.

Durante el recorrido por el complejo deportivo, Bernal ha estado acompañado por Noemí Jiménez, golfista profesional, Yolanda de Aguilar, secretaria general para el Turismo de la Junta de Andalucía, Lisardo Morán, secretario general para el Deporte de la Junta de Andalucía, José María Arrabal, director gerente de la Empresa Pública para la Gestión del Turismo y el Deporte de Andalucía, Gemma del Corral, delegada territorial de Turismo, Cultura y Deporte en Málaga, Vicente Rubio, director general de Finca Cortesín, y Francisco Lancastre, director de golf de Finca Cortesin, entre otros.
 

 
El recorrido del campo ha sufrido algunas modificaciones para adaptarse a las exigencias de la Solheim Cup. El nuevo hoyo 1 permite situar un graderío con capacidad para tres mil espectadores, que permitirá a la afición estar muy cerca de las jugadoras. En cuanto a la previsión de visitantes, Bernal ha recordado que “se han vendido ochenta y dos mil entradas, es una cifra récord, y es especialmente relevante que en el reparto de esas entradas el 50 % vienen de Reino Unido y Escocia. Y también es importante que la media habitual de visitantes de Estados Unidos era de un 2 % y se ha alcanzado el 6 %”.

El consejero ha cifrado el impacto mediático de la Solheim Cup en “doscientos millones de euros. También esperamos unos trescientos millones de euros de impacto directo e indirecto. Estamos hablando de un impacto global de unos quinientos millones de euros, con un evento que no solo va a colocar a Andalucía y a Málaga como lugar de referencia sino que generará un nuevo icono de los campos de golf a nivel mundial”, ha dicho en referencia a Finca Cortesín, como ya sucedió con las instalaciones del Real Club Valderrama con la Ryder Cup de 1997.

Bernal también ha querido resaltar la especial sensibilidad de la Junta de Andalucía y de la industria del golf con la sequía. En este sentido, ha explicado que “el 80 % de los campos de golf en Andalucía riegan con agua regenerada. Y el resto que no tienen posibilidad de hacerlo están regando con agua no potable. Por lo tanto, es un mito y hay que explicarlo bien: ningún campo de golf en Andalucía está regando con agua potable. Es un grandísimo esfuerzo que se ha hecho por parte de la industria del golf”.