Destacado

Aprobado por unanimidad el ‘Master plan’ del campo de golf de Bandama, histórico recorrido sede del Real Club de Golf de Las Palmas

El pasado martes 14 de junio se celebró una Junta Extraordinaria en los salones del Real Club de Golf de Las Palmas convocada para presentar a los socios y en su caso, aprobar, el documento definitivo del ‘Master plan’ del campo de golf de Bandama elaborado por el arquitecto David Williams, fundador de David Williams Golf Design.

Tras una breve exposición del documento y sus principales características por parte de su autor, así como por un turno de ruegos y preguntas en el que se plantearon una serie de consultas acerca de las mismas, el ‘Master plan’ fue aprobado por unanimidad por los socios del RCGLP presentes en el acto marcando un nuevo hito en el club decano del golf español al establecer la hoja de ruta del desarrollo y mantenimiento de sus dieciocho hoyos durante las próximas décadas.

«El ‘Master plan’ era un paso obligatorio en un campo como el nuestro. Los socios del club han mostrado su sabiduría, permitiendo que se abriese y finalmente se culminara, de forma muy natural un proceso tan importante. Con este ‘Master plan’ se orienta el futuro y la protección del campo, bajo unas directrices absolutamente profesionales. Nos sentimos orgullosos y satisfechos de haber elegido a David Williams por su valía, profesionalidad, y el respeto que el mismo reconoce al diseñador del campo, Mackenzie Ross», afirma Salvador Cuyás, presidente del Real Club de Golf de Las Palmas.

«Los socios hemos dado el siguiente paso definitivo del campo desde su diseño ya que las futuras acciones de las Juntas Directivas, capitanes de campo e incluso presidentes del club, tendrán una guía profesional que hasta ahora no existía. Particularmente me siento muy orgulloso por la convicción mostrada por todo el equipo profesional y Junta Directiva del club, por creer en la importancia de este proyecto que hemos culminado. Este hito, demuestra la convicción y compromiso inquebrantable de los socios con el campo de golf de Bandama», añade Cuyás.
 

 
«Agradezco enormemente que me hayan dado esta oportunidad de ayudar a este maravilloso e histórico club de golf, el más antiguo de España, a mirar hacia el futuro. Es un gran honor y una oportunidad», indica Williams.

«He basado el ‘Master plan’ en principios básicos, no sólo respetando la historia del campo -y el trabajo de Mackenzie Ross- sino también en mi gran creencia en la creación de un campo estratégico, basado en los valores de ‘riesgo y recompensa’, donde -independientemente de su habilidad individual o hándicap- los jugadores pueden asumir un reto para dar un siguiente golpe más fácil. Por ejemplo, llevar o jugar cerca de un bunker de la calle para obtener una mejor línea hacia el green. Sin embargo, uno de los resultados, quizá importante, es que los jugadores de menor nivel pueden decidir no aceptar un reto y trazar su camino de forma segura por el campo. No soy partidario del estilo penalizador de diseño de golf, en el que todos los jugadores -de todos los niveles- se enfrentan a retos directos de frente -como bunkers cruzados que cubren toda la calle- en los que no hay una ruta o camino alternativo».

«Esto nos lleva a uno de los principales objetivos -si no el principal- del ‘Master plan’, que es hacer el campo más agradable -quizá más fácil- para el golfista medio, el socio habitual, los seniors, las damas y los golfistas de mayor hándicap. Sin embargo, el énfasis en los valores estratégicos del campo hará que sea una prueba más para el mejor jugador, que tendrá que tomar más decisiones para afrontar los retos del campo», prosigue Williams.

«Mi informe señala que en los últimos años se han producido considerables avances tecnológicos en la construcción de bunkers, con muchas técnicas y materiales recientemente disponibles, incluidos los sistemas de revestimiento de bunkers y los materiales de bordes permanentes, que evitan la necesidad de recuperar continuamente sus bordes. Mi informe sugiere su investigación y uso. Sin embargo, mi informe no sugiere, en general, ninguna alteración de los greens -salvo en un par de zonas muy pequeñas-, por lo que se mantendrán exactamente igual que ahora».
 

 
«También he estudiado los tees con gran detalle, y estoy de acuerdo en que muchos tendrán que ser ampliados, un proceso que me complace ver que ya ha comenzado después de mi primera visita. Puede que haya que mover algunos para dar mejores líneas a la calle pero, para mí, el mayor problema de los tees es que muchos tees de señoras hacen el hoyo demasiado largo en comparación con cómo se juega desde los tees de caballeros», continúa Williams.

«Los arquitectos de campos de golf creen ahora que el hoyo debería tener el mismo grado de dificultad desde los tees de los hombres y de las mujeres, de modo que si, por ejemplo, un hoyo se juega como un ‘driver’ y un hierro 5 para un hombre medio desde sus tees, también debería jugarse igual -un ‘driver’ y un hierro 5- para las mujeres desde sus tees. Ahora utilizamos una cifra del 15 % menos que los tees de juego general para los tees de las damas para crear esa equidad, mientras que cuando este campo se construyó, a menudo para facilitar la construcción, los tees de las damas se construyeron como parte del complejo de tees de los hombres, por lo que obviamente el hoyo es demasiado largo para las damas. Por lo tanto, este informe recomienda la construcción de un gran número de tees de damas más adelantados, para que su recorrido tenga un equilibrio más justo con el que juegan los hombres desde sus tees».

«Otro cambio importante en el campo desde su creación en la década de los cincuenta es el paso de un campo prácticamente abierto y sin árboles a la situación actual, en la que prácticamente todos los hoyos se juegan a través de un pasillo de árboles a ambos lados de la calle. Hemos examinado -y seguiremos examinando- muy de cerca la gestión actual de los árboles, y en nuestro ‘Master plan’ formulamos recomendaciones firmes al respecto», finaliza Williams.