Reciente y destacado

Aqua Aid Europe apuesta por SOLAR como protector ante la radiación solar para las cespitosas de los campos de golf

No solo los humanos y los animales sufren quemaduras solares, las plantas también sufren quemaduras solares si la concentración de luz solar es demasiado alta. Las plantas se protegen deteniendo procesos como la fotosíntesis y extrayendo energía de las hojas y frutos. Esto causa daño en una etapa temprana. Por ejemplo, debido a que no se producen hojas nuevas, no hay recuperación. La planta no puede reparar el daño a las paredes celulares.

La radiación ultravioleta del sol es capaz de dañar las hojas y frutos de casi cualquier planta. Los rayos UV se pueden dividir en UVA- (320-400nm), UVB- (290-320nm) y UVC- (<290nm). Cuanto más larga es la longitud de onda, mejor penetra la radiación pero menos dañina debido a su menor energía. De toda la radiación UV que atraviesa la atmósfera, aproximadamente el 5 % es radiación UVB y el 95 % es radiación UVA.  
 
El protector solar tal y como lo conocemos incluye filtros inorgánicos como el dióxido de titanio (TiO2) y el óxido de zinc (ZnO) que funcionan principalmente reflejando y dispersando la luz ultravioleta en su superficie. Estos materiales se incorporan a los filtros solares en forma de micropartículas y, al dispersar y reflejar la luz ultravioleta de manera eficiente, se evita una apariencia blanca en la piel.

Las micropartículas de TiO2 y ZnO no son tóxicas en la aplicación humana ya que no penetran la barrera cutánea. Incluso si penetran, vuelven a desaparecer por descamación de la capa externa de la piel. Sin embargo, pueden ser tóxicos por ingestión o inhalación.

Al igual que las personas y los animales, las plantas también son sensibles a las altas concentraciones de rayos ultravioleta en el aire. Los efectos sobre las plantas pueden ser muy diferentes, dependiendo tanto de la duración de la exposición como de la especie vegetal. Los efectos sobre las plantas van desde ligeras alteraciones reversibles de los procesos fisiológicos hasta la destrucción total de casi todas las células de una planta. La destrucción total de una planta suele tener lugar cuando de repente hay una concentración de UV extremadamente alta en un lugar que normalmente no es el caso. Las plantas no están acostumbradas y no se pueden recuperar.
 

 
En caso de exposición prolongada, el contenido de clorofila de una planta puede disminuir. El desvanecimiento de las hojas y la aparición de puntos marrones en las hojas son las consecuencias visibles. Cuando el contenido de clorofila en una planta disminuye, la fotosíntesis se detiene, lo que resulta en una pérdida de producción. Algunas plantas son más sensibles que otras a la radiación ultravioleta como es el caso de algunas variedades de flores como la petunia, el clavel, y el crisantemo, y varias especies de leñosas como el álamo, el pino, el roble, el manzano y la vid.

A diferencia del ozono troposférico, donde preferimos mantener las concentraciones lo más bajas posible, la presencia de ozono estratosférico es muy importante para toda la vida en la Tierra. La capa de ozono absorbe la mayor parte de la radiación ultravioleta dañina; es un escudo protector alrededor de nuestra Tierra. Debido a que la capa de ozono se está volviendo más delgada, cada vez más radiación ultravioleta dañina llega a la tierra. El aumento de la radiación ultravioleta no solo es perjudicial para los seres humanos y los animales, sino también para todas las plantas.

Las células vegetales se dañan por el aumento de la radiación UV y, como resultado, se reducen la fotosíntesis y el crecimiento de las plantas. Y más aún, la composición química real de una planta puede cambiar debido a la exposición continua a la radiación ultravioleta. La concentración de ciertas sustancias químicas, como los fenoles, aumentará después de una exposición prolongada a la radiación ultravioleta. Esta adaptación química le da a la planta una mayor protección contra la radiación ultravioleta.
 

 
Durante varios años ha existido una tendencia en los campos de golf a proteger el césped de la radiación dañina con productos a base de dióxido de titanio y óxido de zinc.

AQUA-AID Europe ha realizado sus propias investigaciones y ha desarrollado una nueva protección solar, SOLAR, un producto basado únicamente en dióxido de titanio y nutrientes vegetales. Después de muchas pruebas, esta combinación demostró ser muy eficaz para proteger las plantas. Debido a que no se utiliza óxido de zinc, este producto está preparado para el futuro con respecto a las futuras regulaciones de la Unión Europea.

Investigaciones recientes también han demostrado que el uso de óxido de zinc en altas concentraciones o con un uso regular puede causar daños a la planta.
 

 
Las ventajas más importantes de SOLAR son:

  • SOLAR protegerá la planta al filtrar la luz ultravioleta e infrarroja dañina, protegiendo a la planta de la destrucción de la pared celular, que puede ocurrir con altos niveles de radiación UV.
  • Debido a que SOLAR contiene nutrientes para las plantas, la planta se verá estimulada para crecer. La planta tiene energía para crecer porque SOLAR permite que la luz útil necesaria llegue a la planta, mientras bloquea la radiación dañina.
  • SOLAR ayuda a mejorar el equilibrio de humedad dentro de la planta. Como las células externas están protegidas contra la radiación ultravioleta dañina, la planta sufre menos de transpiración en condiciones de calor. Permite que haya suficiente humedad disponible en la planta para que sea necesario agregar menos; en las pruebas, esto ha llevado a un ahorro de agua de más del 30 %.

 
SOLAR es un producto líquido que, en solución, se puede rociar fácilmente sobre las hojas de la planta. Es particularmente necesario proteger árboles y plantas contra la radiación UV en la primera fase de crecimiento. SOLAR no deja residuos en el medio ambiente y es 100 % seguro. Al proteger las plantas mediante el uso de un producto como SOLAR, se hace una enorme contribución a la sostenibilidad. A menudo sucede que las plantas jóvenes no sobreviven porque hemos tenido veranos muy soleados (secos). SOLAR aumenta enormemente las posibilidades de supervivencia de las plantas jóvenes.