Noticias destacadas

‘Así veo los tres campos de golf que jugué en Gran Canaria a principios de diciembre’, por Ken Moodie

A principios de este mes de diciembre, una vez concluyó una nueva etapa de confinamiento en Reino Unido, pude viajar a la isla de Gran Canaria a descansar, teletrabajar un poco y, por supuesto, conocer algunos de los campos de golf de la isla.

Mi iniciación al golf en Gran Canaria comenzó en el club de golf más antiguo de España, el Real Club de Golf de Las Palmas, que se encuentra ubicado en las faldas de las montañas que se elevan sobre la capital de la isla Su historia se remonta a 1891, cuando fue fundada por comerciantes británicos, pero el campo de golf se trasladó al sitio actual a finales de la década de 1950 cuando se le encargó a Philip Mackenzie Ross que rediseñara un diseño originalmente concebido por los arquitectos londinenses Backhouse y Keggin y proporcionara planos para la construcción del campo de golf.

La ubicación es espectacular, con la casa club asentada en el borde del cráter de un volcán extinto con unas impresionantes vistas hacia las montañas y el mar.
 

 
Aunque es relativamente corto para los estándares modernos, poco menos de 5.636 metros desde barras amarillas, el campo es bastante estrecho y desafiante de jugar. El diseño ha sido inteligentemente concebido para proporcionar dos vueltas de nueve hoyos y un par 71 en un sitio de menos de treinta y seis hectáreas de superficie. El par 4 corto de inicio, de solo doscientos veinticinco metros de largo, arrulla al golfista con la falsa impresión de que encontrará el campo fácil en el que conseguirá hacer pocas… pero pronto descubre lo contrario. Aunque hay poco terreno accidentado, las calles bordeadas de árboles, el terreno inclinado, los fuera de límites y los accesos difíciles a algunos de los greens conspiran para convertirlo en una prueba completa de habilidad de golf.

El segundo green es uno de mis favoritos, ya que crea una ilusión tipo “piscina infinita” con el suelo cayendo bruscamente en la parte posterior de la superficie del green para dar la sensación de que está encaramado en el borde del mundo. Una vez que llegas al green, las vistas son panorámicas, pero ten cuidado de no dejar la bola en el bunker delantero derecho como lo hizo mi compañero de juego, Javier Suárez, el gerente del club.
 

 
Los cuatro pares 3 son todos hoyos tan fuertes como bastante exigentes, con greens elevados y fuera de límites cercanos, una característica de dos de ellos. El hoyo 12 es un buen par 4 corto con un green de meseta muy interesante y muy contorneado que se esconde detrás de un búnker cavernoso que protege una zona de bandera trasera izquierda. ¡Corre demasiado y es posible que tengas que jugar al ping-pong entre bunkers!
 

 
La casa club es encantadora y acogedora, y contiene algunas fascinantes fotografías históricas y recuerdos que bien vale la pena dedicar un tiempo a apreciar. La Copa Palmer, de 1894, es el trofeo deportivo más antiguo de España, y muchos destacados profesionales del circuito han jugado en el campo en el pasado.

¡Este Real Club de Golf bien merece una visita!
 

 
La segunda en mi lista de visitas fue Meloneras Golf, en el sur de la isla, propiedad de Lopesan Hotel Group e inaugurado en 2006. Fue sede del Campeonato de España de la PGA en 2007 y fue diseñado por el arquitecto de golf estadounidense Ron Kirby, quien trabajó con Robert Trent Jones, Gary Player y Jack Nicklaus antes de trabajar de forma independiente a mediados de la década de 1990. Kirby también creó en 2008 el New Course en el cercano Salobre Golf.

Meloneras es un campo de golf bordeado de palmeras que tiene unas hermosas vistas de las montañas en los hoyos de inicio y un tramo espectacular de hoyos a lo largo de la costa desde el 12 al 16. Juega a un par de 71 con poco más de 5.946 metros desde los tees traseros, y a unos más modestos 5.347 metros desde las barras amarillas, pero hay mucho para desafiar al golfista de vacaciones incluso en el hoyo más corto.
 

 
Aunque los primeros nueve tienen algunos buenos hoyos, vale la pena esperar por los segundos nueve. Comienza con un divertido par 4 corto cuesta abajo, que es manejable, como descubrí, ¡aunque mi bola encontró el búnker a la izquierda del green! A esto le sigue un par 4 con dog leg de derecha a izquierda con un barranco que corre por el lado izquierdo del hoyo. Es tentador cortar parte de la esquina, pero hay poca ventaja al hacerlo.
 

 
Los hoyos de la costa comienzan con un par 3 que juega hacia el océano, cerca del pueblo de Meloneras, y deja a la vista el famoso faro.

Luego le das la espalda al pueblo y juegas una secuencia de tres hoyos a lo largo de la cima de los acantilados. Al ondulado hoyo 13, un par 5, le sigue un exigente golpe de salida a través de una amplio barranco en el hoyo 14, un par 4 de longitud media. Las vistas desde el tee hacia el puerto deportivo de Pasito Blanco pueden distraer… ya que una visita para almorzar o cenar en La Punta Yacht Club es una experiencia encantadora (como descubrí más tarde).
 

 
Sin embargo, la emoción y el desafío no terminan ahí, ya que el hoyo 15, un par 3, juega sobre el borde de otro barranco así como los golpes de salida de todos los hoyos restantes. ¡Si tiene un hándicap alto, asegúrese de llevar muchas bolas!
 

 
El último campo que jugué fue Maspalomas Golf, nuevamente en el sur de la isla y a poca distancia en coche de Meloneras Golf. Es otro diseño de Mackenzie Ross, pero no parece haber tenido tanta participación en los detalles de los greens y bunkers como lo hizo en el RCG Las Palmas aunque el diseño todavía está bien concebido. Es el campo de golf más largo de los que jugué, de 6.287 metros desde las barras traseras y 5.953 metros desde las amarillas, y nuevamente tiene dos puntos de inicio en el primer y décimo hoyos.

La casa club ha sido recientemente renovada por completo y ampliada desde su huella original de 1970 y ofrece una instalación moderna y de primera clase que incluye una tienda profesional bien surtida, un excelente restaurante con terraza e incluso un gimnasio.
 

 
La característica principal de Maspalomas Golf es la hermosa franja de dunas de arena que bordean el sur del campo de golf y que son una característica de juego de los hoyos 3 al 6 que corren a su lado, pero que se ven en otros hoyos y se pueden ver incluso desde la casa club. Un poco de arena abierta también se encuentra en el borde de la derecha de los hoyos 12 y 13, lo que les da una sensación similar, pero sería bueno ver este aspecto desarrollado en algunos de los otros hoyos en el futuro para aprovechar al máximo esta característica única del sitio.
 

 
Mi hoyo favorito fue probablemente el 6, que es un par 4 de medio a largo que ofrece las mejores vistas de las dunas y proporciona una experiencia de campo links o incluso desértica. También tiene uno de los greens más interesantes del campo de golf, con una depresión en el centro del green y una meseta distinta a la izquierda. Aunque mi apreciación podría no ser exacta ya que dejé mi segundo golpe a dos metros del hoyo ¡y fallé el birdie por poco!
 

 
Otros buenos hoyos incluyeron el 12, un par 4 corto donde finalmente aseguré el birdie, y el hoyo 18, un par 5 corto, que es una buena forma de terminar. El green del 12 tiene forma de dos niveles con uno trasero superior con un bunker que protege las posiciones de bandera a la izquierda.

Considerándolo todo, recomiendo encarecidamente un viaje de golf a Gran Canaria, que es una isla hermosa con algunos excelentes campos de golf y mucho que hacer entre vuelta y vuelta. Ofrece un destino turístico de primer nivel y maravillosas condiciones de juego durante todo el año. ¡No puedo esperar a volver!
 

Ken Moodie es fundador y director de Creative Golf Designs.