Destacado

Bermuda 419 certificada, sistema de riego optimizado y amplia red de drenaje, herramientas de sostenibilidad del RCG Sotogrande, sede del cercano Estrella Damm N.A. Andalucía Masters

Los gestores del Real Club de Golf Sotogrande, sede del próximo Estrella Damm N.A. Andalucía Masters, demuestran día a día su compromiso pleno con la conservación del medio ambiente y el uso responsable de los recursos naturales, especialmente el agua. Este planteamiento está presente en todos los trabajos de mantenimiento del campo de golf, que buscan la excelencia del estado del césped a través de prácticas sostenibles y respetuosas con la naturaleza y que ofrecerá su impecable presentación a jugadores y espectadores en este torneo del DP World Tour que se celebrará a finales de octubre.

La reciente restauración del campo, llevada a cabo entre 2015 y 2018, permitió sentar importantes bases para una gestión de mantenimiento mucho más eficiente y sostenible.

«En tees, calles y ‘rough’ utilizamos Bermuda 419 certificada, una variedad de clima cálido que necesita menos agua, y redujimos un 1,9 % la superficie de césped. Además, instalamos treinta y siete kilómetros de drenajes que canalizan el agua hacia los lagos aprovechando al máximo el agua de la lluvia. Esta red de drenajes, unida a las setenta y cinco toneladas de arena silícea que se emplearon en todo el campo, facilita el buen estado de la bermuda en invierno evitando así las resiembras que necesitan mucha agua», explica Patrick Allende, director de campo.
 

 
La eficiencia en el riego es otro de los elementos clave del mantenimiento. El campo se riega con agua regenerada procedente de la estación depuradora de la urbanización de Sotogrande, por lo que se consigue una reutilización completa del agua y se evita tirar al mar un recurso tan preciado como el agua regenerada.

«Disponemos de un moderno sistema de riego Rain Bird con más de dos mil doscientos aspersores gestionados individualmente con un programa de última generación que nos permite ser muy eficientes en el uso del agua. Utilizamos a diario sensores de humedad y estación meteorológica para determinar con muchísima precisión las necesidades hídricas del campo», añade Allende.

«A la compleja red de riego se une un sistema de fertirrigación que permite abonar el campo a través del agua. Con esta herramienta conseguimos unos altísimos niveles de optimización en el uso de fertilizantes», detalla.

El estudio de impacto ambiental realizado para la restauración del campo cuantificó en un 20 % el ahorro en consumo de agua como consecuencia de las medidas implementadas. Además, se redujeron un 25 % otros parámetros como la emisión de CO2, la generación de residuos no peligrosos y la emisión de ruido.

De cara a los próximos años, el Real Club de Golf Sotogrande se halla inmerso en un ambicioso programa de instalación de paneles solares para producir energía y sustituir paulatinamente el parque de maquinaria tradicional por otro eléctrico que pueda funcionar con la energía generada en el club.

El compromiso ambiental del Real Club de Golf Sotogrande está acreditado con la certificación GEO, la más prestigiosa y exigente de Europa específica para campos de golf. Golf Environment Organization (GEO) garantiza que los trabajos de mantenimiento del campo y de todas las instalaciones del club se realizan con responsabilidad ambiental y el objetivo de mejorar el entorno natural y garantizar su futuro desarrollo.