Destacado

Best Garden transforma un jardín en un ‘golf adventure’ de césped artificial con hoyos únicos adptados al terreno

En una iniciativa para llevar la emoción del golf a jardines, la malagueña Best Garden ha completado la instalación de una instalación ‘minigolf adventure’ para un cliente apasionado por el golf con el que poder practicar y mejorar su putt y el approach.

Este proyecto único busca combinar la estética visualmente atractiva con emocionantes desafíos de juego, creando así un destacado amenity dentro del jardín.

«Nuestro cliente decidió aprovechar la instalación del ‘minigolf adventure’ para mejorar su habilidad y la de su familia en el juego. El diseño del campo incluye caídas pronunciadas, ‘doglegs’ estratégicos e ingeniosos túneles, todo ello adaptado al entorno del jardín. La fluida comunicación aseguró que cada hoyo fuera único, con obstáculos desafiantes y caídas peraltadas», indica Ernesto Mira Hafner, fundador y CEO de Best Garden.
 

 
El proceso comenzó con un detallado prediseño en el que el equipo de Best Garden se sumergió en la conceptualización del minigolf, discutiendo ideas y explorando las posibilidades del entorno.

Una vez que las ideas se cristalizaron, se avanzó hacia el diseño definitivo aunque siempre con la flexibilidad de ajustarse sobre el terreno para superar posibles desafíos.

«Estos planos pueden variar porque muchas veces no es posible realizar ciertos diseños por casuística del terreno, aunque todos sus proyectos se parecen en un 90 % al diseño que han realizado anteriormente», explica Ernesto.
 

 
La fase de construcción implicó la cuidadosa preparación del terreno, con la creación de relieves y contornos para optimizar el juego.

Se hicieron pruebas sin césped para anticipar el comportamiento de la bola antes de la instalación del césped artificial, que incluye áreas de colores para simular el agua.
 


 
Se añadieron puentes y elementos decorativos para mejorar la estética del campo teniendo siempre en cuenta realizar hoyos diferentes unos de otros.

Por ejemplo, ‘Dogleg’ es un hoyo que va de derecha a izquierda o de izquierda a derecha completamente en ángulo de noventa grados, y donde se diseñan slopings (caídas peraltadas) para que la bola vaya dirigida a la zona del hoyo.
 

 
Igualmente se diseñaron túneles según las posibilidades del entorno como, por ejemplo, atravesando una montaña de césped natural.
 


 
El resultado final es un completo y emocionante ‘minigolf adventure’ que ofrece la posibilidad de jugar por puntos a banderas diferentes, agregando un toque competitivo.

«Incluso, para satisfacer las necesidades del cliente, instalamos un ‘putting green’ completo estilo golf puro con un bunker para prácticas y una zona de ‘approach'», apunta Ernesto.
 

 
«En la zona de ‘caída cero’, el cliente pueda practicar ‘putts’ de dos, tres, cuatro, cinco o seis metros en zona con planimetría cero. Y luego hemos realizado un piano con una plataforma arriba para que sea para que tenga más diversión también y el cliente pueda aprender a tirar con caídas, por lo que siempre hay hoyos con y sin caída en nuestros ‘putting greens'», añade.

El putting green presenta un anillo perimetral para ganar en naturalidad y se propuso instalar un número concreto de hoyos o banderas en base al espacio disponible.
 

 
«El cliente nos ha expresado su satisfacción con el proyecto, destacando la calidad del césped y la diversión que proporciona el ‘minigolf adventure’. Con un total de seis hoyos en el ‘putting green’, el jardín se ha transformado en un espacio multifuncional que combina la seriedad del golf con la diversión del minigolf», concluye Ernesto Mira.

Best Garden continúa destacándose en la creación de proyectos paisajísticos únicos y personalizados, ofreciendo a los clientes la oportunidad de disfrutar de experiencias excepcionales en la comodidad de sus hogares.

Este minigolf adventure es un testimonio del compromiso de la empresa con la innovación y la excelencia en el diseño de paisajes.