Noticias destacadas

Carlos García, director de La Sella Golf: “El rediseño de nuestro recorrido incluye nuevas plataformas de tees para hacer el campo más sencillo y divertido a los más pequeños, a los más mayores y a los recién iniciados”

Carlos García es un reconocido profesional de la industria del golf con muchos años de experiencia en la zona de Levante. Licenciado en Ciencias de la Información, desde 2002 ha estado fuertemente vinculado al golf valenciano. Su currículo destaca por los puestos que ha ocupado como director de comunicación y golf del hotel Denia Marriott, gerente de la Asociación de Gerentes de Campos de Golf de la Costa Blanca, vicepresidente de la Federación de Golf de la Comunidad Valenciana y, desde 2008, gerente del campo de golf La Sella.
 


 

Toda tu vida ha estado ligada al golf desde muy joven, ¿ya desde pequeño te veías trabajando en campos de golf?

La verdad es que no. Comencé a jugar al golf con diez años pero nunca pensé que me dedicaría a este mundo.

 

Tu formación universitaria te orientaba hacia el periodismo pero cambiaste de objetivo, ¿a qué se debió?

Las cosas en la vida rara vez salen como las habías planeado. En mi caso, comencé a trabajar como director de comunicaciones para el hotel Denia Marriott y, por extraño que parezca, nadie en la plantilla sabía de golf, de forma que comencé a tomar las riendas de la turoperación de golf. Este departamento cobró cada vez más importancia, lo que me obligó a enfocarme de manera más intensa a la industria del golf.

 

Durante varios años llevaste las riendas de la Asociación de Campos de Golf de la Costa Blanca, ¿cómo surgió la oportunidad coordinar la ACGCB?

Yo tenía la inquietud de crecer en la industria del golf y surgió la oportunidad de cubrir la vacante que el anterior gerente, Dino Ferrer, dejaba dentro de la asociación. Esta posibilidad profesional surgió por verdadera casualidad. Delante de mí pasó este tren al que no dudé en subir.

 

Uno de tus primeras iniciativas fue la creación de la Asociación de Campos de Golf de la Comunidad Valenciana, ¿cómo se desarrolló este proyecto?

En realidad este proyecto nunca tuvo verdadera relevancia. Por aquel entonces yo era gerente de la Asociación de Campos de Golf de la Costa Blanca y decidimos montar la ACGCV como un instrumento más de la ACGCB que era, y sigue siendo, una de las asociaciones más fuertes de España.

 

¿Qué acciones principales llevaste a cabo en la Asociación de Campos de Golf de la Costa Blanca?

Cuando asumí el puesto de gerente, la ACGCV ya estaba muy consolidada y contaba con una gran reputación en toda España. Dino Ferrer y su presidente Luis Gabarda habían realizado un gran trabajo y me dejaron el camino muy marcado. Lo único que hice fue continuar con su trabajo y potenciar las relaciones entre los gerentes de los campos y las instituciones políticas, sociales y económicas. Hoy en día me consta que la ACGCV sigue siendo una institución ejemplar dentro de la industria del golf en España.
 

 

Tu buen hacer en la ACGCB te dio la oportunidad de hacerte cargo de la dirección de La Sella Golf, ¿como fueron los inicios? ¿Qué prioridades te marcaste al incorporarte al resort?

En realidad yo no quise irme de la asociación. Una vez más las circunstancias me llevaron a asumir la gerencia de La Sella Golf. Estábamos a punto de entrar en una crisis económica muy importante (como más tarde se demostraría) y mi suegro, entonces propietario del campo de golf, me pidió que asumiera el puesto porque necesitaba a alguien de su entera confianza para ayudarle a capear la tormenta que se nos venía encima.

 

Llevas casi doce años en el cargo, ¿cómo es tu día a día en La Sella Golf?

¡En estos años ha pasado de todo! Hemos celebrado torneo de relevancia mundial, también hemos pasado momentos muy duros por la crisis económica. Y hace algo más de dos años nos compró un fondo para el que hoy en día trabajo. En todo este tiempo mi día a día ha estado marcado por la ilusión de mejorar.

 

Las nuevas tecnologías están cada vez más presentes en el mundo de la gestión de clubs de golf, ¿qué novedades habéis incorporado a La Sella Golf en los últimos años?

Cada vez la tecnología está más presente en el día a día de la gestión de un campo de golf. Nosotros contamos con las últimas herramientas tecnológicas como son los GPS aplicados a los buggies y control de juego o el sistema de gestión de Golfmanager.

 

Estáis inmersos en un apasionante proyecto de renovación de vuestros veintisiete hoyos, ¿cómo se está llevando a cabo la obra? ¿En qué punto os encontráis?

Acabamos de terminar la reforma de los primeros nueve hoyos y en abril comenzaremos el segundo recorrido. Ahora mismo estamos ultimando los detalles de la siguiente fase que será la reforma del recorrido Gregal junto al equipo de diseño de Olazábal Design, la ingeniería acttua Golf Services, el departamento agronómico de TAS y el paisajismo de Clara Corpas.

 

Uno de los problemas más acuciantes de los clubs de golf a nivel mundial es la falta de nuevos socios, nuevos jugadores ocasionales, etc. ¿Cómo hacéis desde La Sella Golf para tratar de crear nuevos golfistas?

Este es un tema muy complejo y con difícil solución. Por nuestra parte hacemos todo lo que podemos para hacer más accesible nuestro deporte. Por un lado, tenemos una escuela con más de cien niños y, por otro lado, dentro del plan del nuevo diseño hemos creado nuevas plataformas de tees para hacer el campo más sencillo y divertido, especialmente para los más pequeños, para los más mayores y para aquellos que se acaban de iniciar.
 

 

En vuestro resort contáis con una escuela de golf propia, ¿cuánta influencia crees que tiene, o puede tener, para que un potencial cliente decida acudir a vuestro campo?

No sabría decirlo. Lo cierto es que para nosotros la escuela es uno de lo pilares de nuestro resort y a ella dedicamos tiempo y esfuerzo. Creo que es muy importante el contacto con los más jóvenes y con cualquiera que sienta interés hacia nuestro deporte. Sin duda, la escuela es una de las puertas de acceso al mundo del golf.

 

La Sella Golf mantiene una presencia constante en redes sociales. ¿Son éstas, especialmente Twitter, Facebook e Instagram, elementos importantes para la difusión del golf como deporte de masas?

Para nosotros las redes sociales son una herramienta fundamental para comunicarnos con nuestros socios, clientes y también con cualquiera que sienta curiosidad por nuestro deporte.

 

¿Cuál sería el perfil de los socios y visitantes de La Sella Golf?

Nuestra masa social, así como nuestros clientes, es muy variopinta. Tenemos grupos de todas las edades y nacionalidades. En este sentido, somos como las Naciones Unidas, tenemos la suerte de juntar bajo una misma bandera (la del golf) a personas de distintas nacionalidades, razas e idiosincrasia. El ambiente social que se respira en La Sella es francamente bueno.

 

¿Qué le recomendarías a un recién licenciado que esté pensando en dedicarse a la gestión de clubs de golf?

En primer lugar que empezase por abajo, con mucha paciencia. Y, por supuesto, que se formase. La Asociación de Gerentes de Club de Europa, CMAE, tiene un magnífico programa educativo abierto a cualquiera que tenga interés en entrar a trabajar en la industria del golf.

 

¿Cuáles son tus objetivos a corto y medio plazo?

A corto plazo completar con éxito la obra de nueve hoyos del recorrido Gregal,golfmanager a medio plazo mejorar la calidad de nuestros servicios.