Destacado

‘¿Césped amarillo en invierno? ¡Tu mejor aliado!’ (Tepeservi)

Cuando en los meses más fríos ves cómo el césped se vuelve amarillo, es que cuentas con un césped de C4 que entra en latencia invernal cuando la temperatura baja de ciertos grados. Contar con esta tipología de césped ayuda a reducir los mantenimientos en invierno ya que, cuando la variedad se encuentra en parada invernal, requiere de cuidados mínimos.

No todas las variedades de Bermuda entran en latencia a la misma temperatura.

Por ejemplo, la variedad de Bermuda Híbrida Tifway 419 comenzará a perder color cuando la temperatura ronde los 10 °C mientras que la variedad de Bermuda Híbrida Tahoma 31 entrará en latencia invernal a unos 5 °C o 6 °C.
 

 
Un dato relevante a tener en cuenta a la hora de elegir una Bermuda u otra es conocer que cantidad de winter kill tiene. En este caso, es relevante reseñar que Tahoma 31 aguanta temperaturas de hasta -20 °C, siendo este un dato muy positivo respecto a otras variedades.

Cuando hablamos de la salida de latencia, Tahoma 31 consigue un spring green up muy temprano, por ello es la variedad número uno según el National Turfgrass Evaluation Program (NTEP) para esta característica.

Centrándonos en los beneficios que aporta esta tipología de césped, entre ellos se encuentra su latencia invernal capaz de hacer ahorrar gran cantidad de costes que se generan por los mantenimientos cotidianos.

Además, cuando este tipo de césped vuelve a estar verde sigue consiguiendo un ahorro mayor que otros, por ejemplo en el riego, ya que cuenta con un sistema de raíces que es capaz de retener el agua por un tiempo elevado.

Este tipo de Bermudas Híbridas son ideales para grandes terrenos como los campos de golf, ya que además de producir un ahorro son muy resistentes al pisoteo de los jugadores.