Destacado

Comienza el Costa Brava Challenge en Empordà Golf, el primer campo de golf diseñado por Robert von Hagge en España gracias al empeño de los ‘Cinc Amics’

Comienza el Costa Brava Challenge, segunda semana consecutiva de juego en Empordà Golf, y crucial para el centenar de golfistas que se juegan su participación en la Gran Final así como para los veinte que darán el paso al European Tour.

Precisión, habilidad e ingenio son las habilidades que se pondrán a prueba por segunda semana en Empordà Golf, habilidades que determinó el genial Robert von Hagge cuando aceptó el reto que le pusieron entre las manos los ‘Cinc Amics’ para diseñar su primer campo de golf en España.

En los años ochenta, cinco amigos compartían la ilusión de construir un gran campo de golf en la Costa Brava, una suerte de «Augusta español». Juan José Calderón i Sola, Manuel Carol i Quero, Santiago Fisas i Mulleras, Xavier Millet i Tussell y Antoni Vila Casas, los ‘Cinc Amics’, recurrieron a quien en aquella época era el mejor diseñador de campos de golf del mundo, Robert Von Hagge, quien lo hizo realidad.
 

 
En noviembre de 1990 se inauguró el club con dos hoyos y en 1991 se completaron los nueve primeros. No sería hasta marzo de 2004 cuando se finalizó el primer recorrido de dieciocho hoyos, el campo Links, y los primeros nueve hoyos del campo Forest. En 1996 se inauguró la casa club y en 2006 el hotel, diseñado por Carlos Farrater, ganador del prestigioso premio FAD de arquitectura. Tras un cambio de propiedad, en 2019 se acometió una renovación en la casa club y el hotel así una mejoría sustancial en bunkers, greens y calles.

Y el resultado es un recorrido espectacular, muy técnico y en magníficas condiciones para albergar un torneo de categoría del European Tour que puso en marcha uno de los mejores diseñadores del mundo, Von Hagge, diseñador de algunos de los mejores campos de golf entre los que se encuentran el Golf National de París, y uno de sus recorridos más emblemáticos, Les Bordes, propiedad del Barón Marcel Bich, creador de los bolígrafos BIC, que según cuentan «le dio presupuesto ilimitado y lo superó».
 

 
Von Hagge era un tipo con carisma y porte aristocrático, lo cual le llevó a relacionarse con algunas de las mayores fortunas del mundo. Apasionado por el golf, sus inicios fueron como caddie, caddie master, trabajó en el equipo de mantenimiento y llegó a ser profesional de un club de golf de Nueva York. En los años cincuenta, con diecisiete años, decidió intentar hacer carrera en Hollywood, donde lo máximo que consiguió fue ser «chico Marlboro».

Estaba claro que lo suyo era otra cosa así que, tras un intento frustrado de hacerse famoso a través del cine, decidió volver a la Universidad de Purdue y terminar sus estudios de Ingeniero Agrónomo. Era un artista, se le consideraba el impresionista del golf y se le llegó a llamar «el Van Gogh del golf», y como tal llegó a Empordà reclamado por los ‘Cinc Amics’ para poner su primer sello en España. Años después volvería para diseñar la Real Sociedad Hípica Española en Madrid y su última obra en España fue Anfi Tauro Golf en la isla de Gran Canaria.

Su arte se volverá a poner a prueba esta semana en el Costa Brava Challenge.