Destacado

‘Control en la gestión de pagos y cobros en efectivo: límite mil euros’, por Iñigo Martín Cubillo (Alleytax)

Una cuestión muy interesante relacionada con la gestión de campos de golf es la limitación de realizar pagos o cobros en efectivo por importe superior a mil euros (1.000 €), límite que opera desde el 11 de julio de 2021. Con anterioridad a esta fecha el límite se establecía en dos mil quinientos euros (2.500 €).

Veamos qué particularidades tiene este límite y cómo afecta en determinados casos concretos para la gestión del campo de golf.
 

Ingreso de cantidades en efectivo en cuenta corriente

La limitación a los pagos en efectivo no resultará aplicable a los pagos realizados en entidades de crédito con dinero en efectivo. Por tanto, si el cliente efectúa el ingreso igual o superior a mil euros directamente en la cuenta bancaria identificando la operación o número de factura a que se refiere el pago y la persona que realiza la imposición en efectivo, no se incumplirían las limitaciones a los pagos en efectivo. En este caso, ambos intervinientes, pagador y receptor, deberían conservar los justificantes del pago durante el plazo de cinco años desde la fecha del mismo.

Sin embargo, en el caso planteado, existe incumplimiento de la normativa de limitación de cobros y pagos en efectivo si la empresa que cobra en efectivo un importe superior a mil euros realiza posteriormente el ingreso en la cuenta corriente de ese dinero cobrado en efectivo.

Así que aquí se requiere máxima precaución en la gestión de cobros en efectivo que se puedan recibir de los clientes pues es requisito necesario para los ingresos en cuenta corriente de dinero en efectivo identificar de forma completa los datos y la procedencia del importe ingresado en efectivo.
 

Facturas recapitulativas

Puede suceder el caso de que el campo de golf emita o reciba con un mismo cliente o proveedor operaciones por un importe inferior a mil euros, pero que se documentan en una factura recapitulativa mensual por importe superior a mil euros.

En este caso, si se tratara de operaciones distintas e independientes, que se recogen en una factura recapitulativa, habría que considerar el límite de mil euros para cada una de las operaciones individuales, de forma que solo existiría obligación de pagarlas por medios distintos del efectivo aquellas operaciones que alcanzasen individualmente los mil euros.

A estos efectos las partes intervinientes en la operación pagada en efectivo deberán poder justificar el carácter independiente de las operaciones a efectos de acreditar que la factura recapitulativa no estaba sujeta a las limitaciones a los pagos en efectivo.
 

Pago de nóminas

Se trata de una operación en la que una de las partes intervinientes actúa en calidad de empresario o profesional, por lo que se encuentra sometido a la prohibición de pago en efectivo si su importe es igual o superior a mil euros. El Estatuto de los Trabajadores permite el pago de nóminas en efectivo, pero si su importe es igual o superior a mil euros esta posibilidad se verá limitada por la normativa limitadora de pagos en efectivo.

El pago a cada trabajador se trata de una operación distinta, por lo que el límite se aplica a cada uno de los trabajadores y no al total de las nóminas pagadas por la empresa. Así, si un empresario ha de pagar a algunos trabajadores una nómina inferior a mil euros y a otros una cantidad superior a ese importe, sólo se encuentra sometido a la limitación a los pagos en efectivo por estas últimas nóminas que sean superior a mil euros.
 

Por último, en caso de infracción de la norma, la sanción por el incumplimiento de las limitaciones a los pagos en efectivo y se establece una sanción de multa pecuniaria proporcional del 25 % de la base de la sanción, que es el importe cobrado en efectivo, que puede reducirse al 50 % en caso de ‘pronto pago’.

Es interesante saber que no se trata de una sanción tributaria, sino de naturaleza administrativa de carácter financiero, pero que puede ser detectada por los órganos de gestión o inspección tributaria al revisar la contabilidad de la empresa en el curso de una comprobación ordinaria.

Desde Alleytax nos encargamos de la gestión contable completa del campo de golf, adelantándonos a las situaciones que pueden originar contingencias fiscales.