Noticias destacadas

‘Dejad que se acerquen al golf’, por Marco Martín (Stirling & Martin Golf Architects)

El año 2020 ciertamente se quedará en nuestra memoria para siempre. Tres meses de confinamiento en nuestras casas nos permitieron mucho tiempo pensar. Durante esos días pude reflexionar acerca de mis treinta años de carrera profesional dedicada dedicado al diseño y la construcción de campos de golf, siempre luchando contra opinión pública para defender nuestro trabajo.

Cada nuevo proyecto es una prueba para repetir, una vez más, qué bueno y saludable es un campo de golf en relación al medio ambiente, paisaje, vistas, salud humana, relajación, para crear cinturones verdes, y un millón de otras razones. Sin embargo, cada nuevo proyecto es como el primero: tenemos luchar para demostrar que un campo de golf es ligeramente diferente a una potente central nuclear y un poco menos contaminante que una refinería de petróleo.

Bromas aparte, es tan frustrante que, tras dar lo mejor de nosotros mismos para crear un entorno natural, no expliquemos adecuadamente nuestro trabajo al gran público. Un campo de golf es un gran lugar para estar y un lugar aún mejor para vivir.

Durante estos meses de pandemia de coronavirus COVID-19, mis clientes y yo decidimos seguir ejecutando los campos de golf en construcción. Por ejemplo, continuamos trabajando sobre los segundos nueve hoyos de Altaona Golf en Murcia. El constructor implementó procedimientos para garantizar la seguridad de todos los trabajadores (mascarillas, hidrogel, un máximo de un trabajador por buggye y alquilando más alojamiento de modo que solo hubiera uno o dos trabajadores por casa).

Durante esos dos meses tuve que conducir dos o tres veces los mil doscientos kilómetros de viaje de ida y vuelta cada mes porque no se encontraban operativos hoteles o apartamentos en los que pernoctar. En algunos de esos viajes tuve que pasar la noche en un saco de dormir dentro de mi coche… ¡una excelente aventura para vivirla a tus veintes e increíble revivirla cuando tienes casi sesenta!

Durante mis visitas a la obra tuve tiempo caminar por los primeros nueve hoyos, que abrieron hace unos meses, y me di cuenta de que Altaona Golf será un gran lugar para vivir. Y lo mejor, lo más importante, es lo bien que combina vivienda y golf.

Altaona podría ser un modelo real para nuevos y futuro desarrollo residencial. Nosotros hemos planeado una comunidad de golf con pasillos de seguridad de entre cien y ciento veinte metros entre el campo y las propiedades. Decidimos incluir un camino para correr a lo largo del campo de golf así como permitir a las personas andar en bicicleta o incluso patinar. A veces encuentras un par de británicos o residentes suecos caminando con un perro. Qué gran lugar para estar durante los tiempos del confinamiento por culpa del COVID-19.

En algunas áreas grandes entre hoyos hemos creado áreas de entrenamiento para corredores y hacer algunos estiramientos. El campo de golf es 100 % seguro con el perímetro totalmente alejado de las bolas de golf y, al mismo tiempo, hemos abierto las áreas de golf a más que solo golfistas. Dejad que el público se acerque al golf mientras camina por un paisaje hermoso y cuidado.

Mi firma ha diseñado más de treinta campos de golf y veintiocho de ellos combinan golf con residencial a tal vez un promedio de mil doscientas viviendas cada dieciocho hoyos. En todos los diseños consideramos primero la seguridad total de los residentes. Esa es la única regla para un buen campo de golf con casas alrededor y en ambos lados.

Nuestro siguiente paso es abrir campos de golf a más usuarios, para crear el lugar perfecto ser, caminar, hacer ejercicio… y hasta aislarse durante estos tiempos difíciles.
 

Marco Martín es socio fundador de Stirling & Martin Golf Architects y miembro senior de EIGCA.