Destacado

Deporte, turismo, empleo, fiscalidad y sostenibilidad, temas de actualidad de la industria del golf que la AECG y RFGA vuelven a poner sobre la mesa de la Junta de Andalucía

Ayer jueves tuvo lugar una reunión entre la Junta de Andalucía, la Real Federación Andaluza de Golf (RFGA) y la Asociación Española de Campos de Golf (AECG) para tratar diversos temas de actualidad que están afectando al sector del golf en la región andaluza.

El encuentro estuvo protagonizado por Yolanda Aguilar, secretaria general de Turismo de la Junta de Andalucía, Pablo Mansilla, presidente de la RFGA, Carlos Pitarch, presidente del Comité Comercial de Campos de la RFGA y vicepresidente de la AECG, Santiago Urquijo, vicepresidente de la RFGA y secretario general de la AECG, y Miguel Navarro, secretario general de la RFGA, y en él se expuso la doble vertiente del golf, como deporte y como activo generador de turismo y empleo en Andalucía, región que cada año recibe a más de setecientos mil turistas motivados por el golf.
 

 
Así, el impacto del golf no solamente se mide por los ingresos directos que producen los campos, sino también por los gastos de alojamiento, transporte, compras, restauración, ocio, etc., que estos turistas realizan en la región y que multiplican por diez su impacto económico. Este mismo efecto multiplicador es el que se produce con respecto a los puestos de trabajo generados por los campos de golf y por toda la industria turística asociada a ellos.

En este sentido, se ha expuesto la necesidad de considerar al golf no solamente como deporte, sino como turismo en todos los ámbitos. Esta consideración tendría especial relevancia en materia fiscal y de ayudas, de fondos europeos, IVA o normativas en cuanto al uso de recursos hídricos, entre otros aspectos.

En materia fiscal, se ha recalcado la importancia de aplicar al sector del golf un tipo de IVA reducido al 10 %, y ello en un doble sentido: facilitar el acceso a cualquier deporte a todos los ciudadanos andaluces y, al mismo tiempo, aumentar la competitividad del destino turístico de golf andaluz de cara a nuestros clientes internacionales.
 

 
Especial atención se ha dedicado a la situación del golf en materia de aguas en el actual contexto de sequía. El riego con aguas regeneradas es el mejor sello de sostenibilidad que la industria del golf puede presentar, pero -para que ese riego pueda llegar al 100 % de los campos andaluces- es necesario construir canalizaciones entre las estaciones depuradoras de aguas y los campos que aún no tienen acceso a ellas –aproximadamente el 30 %- y, además, dotar a esa agua de la calidad mínima necesaria para el riego del césped de los campos de golf.

Además, se ha expuesto el problema derivado del aumento de costes energéticos que están amenazando al sector del golf así como la necesidad de disponer de una normativa que permita producir con placas solares de día y consumir de noche.

La secretaria general de Turismo de la Junta de Andalucía expuso su compromiso con la promoción y el desarrollo de la industria turística del golf en la región destacando la vital importancia de seguir apostando por la celebración de grandes eventos de golf en territorio andaluz, prestando especial atención al deporte femenino. Estas grandes competiciones, como la Solheim Cup del próximo año 2023, son el mejor escaparate para mostrar el destino de golf al cliente internacional.