Destacado

Dinapsis Canarias reunió a una veintena de profesionales de diverso perfil del sector del golf para compartir retos y soluciones en materia de medio ambiente

Más de treinta profesionales del sector del golf y del turismo, desde greenkeepers hasta gerentes de clubs, además de representantes de la Universidad de La Laguna y de la Federación Canaria de Golf, se dieron cita en las instalaciones de Abama Resort para asistir al evento Dinapsis Focus Smart Golf organizado por Dinapsis Canarias.

El evento comenzó con la bienvenida a los participantes por parte de Federico Cuyás, director de Dinapsis Canarias, y sirvió de escenario para compartir y debatir sobre la huella hídrica y las distintas metodologías que existen para calcularla y optimizarla en lo posible en un contexto de sequía y emergencia climática.

Entre algunas de estas soluciones destaca el uso de tecnologías basadas en GIS (que permite, entre otras cosas, comprobar y optimizar la ubicación de los aspersores o realizar modelos matemáticos para definir la correcta ubicación de válvulas), el impulso al uso de aguas regeneradas para el riego de los campos o la utilización de plataformas SCADA para la gestión del agua.
 

 
Posteriormente, Yago Lorenzo, responsable del ámbito de Sostenibilidad Territorial y Social de CETAQUA, compartió con los asistentes el caso de estudio del Real Aeroclub de Santiago.

A lo largo del evento se creó el ambiente colaborativo ideal para conocer los principales retos de sostenibilidad y ahorro de agua a los que se enfrenta la industria del golf. Así, organizados en distintos grupos, los participantes identificaron algunos de los obstáculos y desafíos presentes en la gestión diaria de los campos de golf, desde un punto de vista interdisciplinar, y se debatió sobre las posibles barreras en el camino a su digitalización.

Por último, en este debate abierto, los asistentes compartieron posibles soluciones para seguir transformando los campos de golf en activos clave para potenciar la sostenibilidad y ahorro de recursos, promoviendo una forma de gestionar y entender estos territorios como un escenario activo en el que desarrollar soluciones innovadoras para combatir los efectos del cambio climático.
 

 
«¿Qué decir del evento? Me pareció fantástico, se habló de temas muy interesantes. El estudio de la huella hídrica debería implementarse en los campos de golf y comunicarla externamente para que se entienda lo que supone un campo de golf, qué se hace en él, cómo se hace, cuál es su huella hídrica y la de una persona que juega al golf. Y comunicar que que los campos de golf realmente son punteros a la hora de de la utilización del agua», resume Carlos Beautell, responsable de la marca Tenerife Golf.

«Acciones como esta desarrollada por Dinapsis nos ayuden a mejorar, a saber un poquito más de nuestro propio negocio (personalmente, aprendí cosas que no sabía). Creo que desde las instituciones públicas intentaremos comunicar cada vez más estos temas apra que la gente sepa cómo se usa el agua en en el turismo, especialmente en el golf», añade Carlos.

«Ha resultado una experiencia muy positiva compartir con el resto de campos del destino Canarias las misma preocupaciones y posibles soluciones. Me quedo con la iniciativa de Canaragua, lo novedosa y productiva que fue la sesión y las ganas de darle solución a los problemas se manera conjunta», apunta Alejandro González, director de Salobre Golf & Serenity.

«Charla formativa sobre un tema fundamental para el presente y futuro de los campos de golf», comenta Fernando Borrajo, head greenkeeper de Buenavista Golf.
 

 
«Es la primera vez que se realiza un evento como este en los más de veinte años que llevo trabajando en la industria del golf. Canaragua ha reunido a greenkeepers, directores de golf, representantes de la Universidad de La Laguna, etc., con varios objetivos claros como dar a conocer la importancia de medir la huella hídrica de cada campo de golf así como poner el valor y divulgar todo el beneficio que aporta el sector a la sociedad, el ecosistema, la gestión de los recursos naturales, etc.», opina Mario Arzola, head greenkeeper de Abama Golf y anfitrión de la jornada.

«Otra idea fantástica fue la de crear mesas de trabajo combinando diferentes perfiles buscando interactuar para definir los problemas más importantes que nos encontramos en la gestión diaria de los campos de golf y, una vez identificados estos problemas, aportar diferentes soluciones en base a su prioridad y viabilidad», añade.

«Una vez más debo agradecer a Canaragua, y especialmente a Federico Cuyás, director de Dinapsis Canarias, por la magnifica y eficiente jornada de la que pudimos disfrutar. Llevamos ya unos años trabajando con ellos en diferentes proyectos orientados en mejorar el uso eficiente de nuestra agua de riego y nos han demostrado una alta eficacia y profesionalidad que los ha convertido en ‘partner’ preferente para nuestra empresa», concluye Arzola.

«Jornada de gran interés en la que directores y greenkeepers expusimos los principales problemas actuales que existen en los campos de golf y cómo encontrar soluciones unánimes a dichos problemas que ofrezcan una alta viabilidad en las instalaciones», observa Lidia Muñoz, directora de Abama Golf.
 

 
«Considero que ha sido una muy buena iniciativa por parte de Dinapsis y Canaragua para asentar las líneas de trabajo que los campos de golf debemos implementar para ser conscientes de la manera en la que utilizamos los recursos hidricos. En este aspecto, basándose en datos reales, ha quedado claro que los campos de golf somos muy eficientes en el uso del agua y que podríamos servir de ejemplo para otros sectores en la metodología que llevamos aplicando varios años para tener un mayor control y eficiencia sobre la utilización del agua», expone Roberto Gimeno, director del Centro de Golf Los Palos.

«Al mismo tiempo, haciendo balance sobre los diferentes usos del agua, podemos apreciar que la demanda de los campos de golf, tanto de agua de riego como agua regenerada, es muy pequeña respecto a otros sectores. Por este mismo motivo podríamos tener un impacto muy positivo en la utilizacion del agua a todos los niveles aplicando los conocimientos de nuestro sector a otros que tienen mayor demanda y menor eficiencia en la gestión de los recursos hídricos», añade Gimeno.

«Ha sido muy interesante y de mucha actualidad la jornada sobre la huella hídrica de los campos de golf, instalaciones muy cuestionados por el uso de agua en estos momentos de cambio climático y de sequía general en muchas partes de Canarias y del resto de España. Debería de promocionarse esta jornada en radio y televisión para dar el máximo de divulgación de la realidad sobre la huella hídrica de nuestros campos de golf. Felicito a los organizadores de esta amena e interesante jornada y les animo a que no cesen en su empeño», arenga Eduardo Hardisson, director de Hardisson Jardinería.
 

 
«Fue un placer compartir una jornada con los compañeros del sector del golf y poder comprobar de primera mano que no lo estamos haciendo tan mal ya que estamos utilizando un recurso, el agua regenerada, que de otra manera sería vertida al mar perjudicando al medio ambiente. Le damos una segunda vida completando el ciclo. Además de eso, generamos mayor riqueza a la sociedad por metro cúbico que otros consumidores de agua como podría ser la agricultura o la ganadería. Pudimos ver también que que el sector del golf, pese a ser un consumidor de agua, estamos al final de una larga lista tras la agricultura y ganadería», indica Alejandro Delgado, head greenkeeper de Costa Teguise Golf.

«Poder calcular la huella hídrica pondrá de manifiesto que el golf es un negocio necesario y respetuoso con el medio ambiente, así que estoy más que agradecido de poder ver que lo estamos haciendo francamente bien y que de esta manera podemos tener una herramienta para responder a esas personas que sin información atacan al sector y también es una gran aliado para poder vendernos mejor de cara al cliente que apuesta por la sostenibilidad», añade Delgado.

«Me pareció muy interesante la jornada preparada por Canaragua en el que nos presentaba su área de gestión Dinapsis. Pudimos observar desde diversos puntos de vistas las problemáticas a las que nos enfrentamos en los campos de golf así como abordar posibles soluciones también desde distintos ángulos al encontrarnos juntos greenkeepers, directores, propietarios, miembros de la comunidad universsitaria, etc.», opina Carlos Francisco González, head greenkeeper de Golf del Sur.

«Por otro lado, las mesas de trabajo fueron bastante interesantes ya que identificamos problemas que debemos abordar desde todos los ámbitos como gestión del agua, gestión de productos fitosanitarios, falta de recursos, altos precios ya que pagamos la insularidad, otros costes y demás. Personalemnte me resultó bastante enriquecedor conocer los puntos de vista de compañeros de campos de golf que trabajan en otras áreas de las mismas instalaciones», añade.