Destacado

El campo de golf de Villarías busca comprador por un millón y medio de euros

El campo de golf de Villarías, un recorrido de nueve hoyos situado en la homónima localidad burgalesa e inaugurado en 1996, se encuentra en el mercado. La familia Alonso, propietaria del campo diseñado por Manuel Piñero y su equipo de Target Ingenieros, busca comprador por un millón y medio de euros tras haber decidido dar paso a nuevos responsables que sigan apostando porque Villarías mantenga el pulso y las mejores condiciones para la práctica del golf.

El recorrido, ubicado en torno a una mansión del siglo XVII y situado en un paraje donde se ha respetado el entorno natural y todas las calles están bordeadas por árboles, cuenta con un buen sistema de drenaje que permite la práctica deportiva durante todo el año. Se trata de las únicas instalaciones de este tipo en la comarca y entre las pocas de la provincia junto con las de Riocerezo, Saldaña, Lerma y Salas de los Infantes.

Con el ánimo de apoyar las instalaciones, el grupo de gobierno del Ayuntamiento de Villarcayo, además de impulsar cursos de iniciación al golf, también está tramitando su declaración de interés general para recalificar el suelo de urbano deportivo a rústico y reducir así el coste del IBI que ahora pagan sus propietarios. Todo el complejo en venta cuenta con treinta y nueve hectáreas, cuarto de palos, oficina y vestuarios con duchas y baños.

Diseñado sobre un total de veintinueve hectáreas y con un recorrido total de casi tres kilómetros para completar dieciocho hoyos (doble vuelta), el campo de golf de Villarías atrae a decenas de jugadores del País Vasco (el 90 % de los abonados de Villarías son turistas residenciales vascos quienes cada fin de semana o vacaciones vuelven a sus casas en la comarca) y actualmente se trabaja para atraer a los residentes estables de Merindades y sopesa contactar con turoperadores para promocionar el campo entre turistas extranjeros que lo puedan disfrutar en sus vacaciones.