Reciente y destacado

El Centro Nacional de Golf instala una isla de corcho natural con plantas acuáticas de varias especies en el lago de su hoyo nueve con el objetivo de potenciar la fitodepuración sostenible

El pasado viernes 21 de mayo el Centro Nacional de Golf concluyó la instalación de una isla de corcho natural con plantas acuáticas de varias especies en el lago de su hoyo nueve con el objetivo de potenciar la fitodepuración así como de establecer una zona de refugio de fauna a través de la biodiversidad que aportan las especies vegetales plantadas, ofreciendo además un enclave de bioseguridad en caso de que cayera al agua algún animal pudiendo evitar que se ahogue.

Esta laguna, conectada con las otras tres del recorrido, son las zonas de acopio que recogen las aguas pluviales que, junto a las regeneradas, aportan el riego suficiente al campo. Este innovador sistema de biodepuración tratará de compensar la carga de fertilizantes y otros elementos de las aguas regeneradas además de ofrecer elementos paisajísticos de gran belleza y actuar como sumidero de CO2.

Las plantas acuáticas seleccionadas, como Typha dominguensis y Phargmites australis, ofrecen una mayor altura que la del green del hoyo nueve y se encuentran acompañadas de otras especies como Iris pseudoacorus, Phallaris arundinácea, Carex muricata, Festuca rubla, Cyperus rotundus, Caltha palustris, Juncus inflexus, Juncus effusus, Epilobrum hirsutum, Lythrium salacaria y Mentha acuatica que conformarán heterogeneidad a varias alturas con fines paisajísticos, refugio de fauna y biodiversidad.

«Hemos apostado por esta iniciativa porque encaja perfectamente en la política de medio ambiente y sostenibilidad que venimos desarrollando desde hace años en nuestras instalaciones. Las propiedades depurativas, de fomento de la biodiversidad y de restauración paisajística de estas islas son las que más nos han llamado la atención, creemos que su instalación puede ser muy beneficiosa para los lagos de los campos de golf», apunta Luis Casado, head greenkeeper del Centro Nacional de Golf.
 

 
Este innovador elemento, fabricado por la cacereña Islas de Corcho Natural, consta de varios módulos de 1,75 metros cuadrados cada uno y se ha instalado a principios de primavera ya que es cuando empieza activarse el crecimiento de las plantas que contiene.

«Para las balsas de regadío de campos de golf, nuestras islas son un importante elemento de bioseguridad ya que permite disponer de un punto de apoyo a personas y/o animales que cayeran a ellas. Son infraestructuras verdes que permiten conectividad así como sumideros de carbono y pueden emplearse para compensaciones ambientales de obras, de hecho ya se están incluyendo en muchos proyectos», explica César Martín Bueno, responsable técnico de Islas de Corcho Natural.

Las islas de corcho natural son fruto de la innovación y desarrollo de iniciativas de adaptación al cambio climático ideadas en ámbito de Proyecto Life Montado-Adapt. Tras casi un año de seguimiento se ha demostrado su eficacia como sistema flotante con plantas acuáticas perennes que actúan como humedales para todo tipo de aguas (residuales, efluentes agrarios, pantanos, ríos, charcas, etc.).
 

 
Son sistemas naturales totalmente respetuosos con el medio ambiente que eliminan sólidos en suspensión, materia orgánica, elementos eutrofizantes y microorganismos patógenos. Actúan como superficies filtradoras de agua, basadas en poder de plantas de tipo Typhas ssp., que tienen capacidad de depurar el equivalente a un habitante por cada dos o tres metros cuadrados de superficie.

Igualmente las islas de corcho natural son un sumidero de CO2 cuyo armazón permite la renovación de la superficie vegetal sin dañarla. El corcho natural certificado de origen sostenible sirve además de refugio y anidación en superficie de aves, galápagos y demás fauna de pequeño tamaño.

Una vez instaladas comienzan acción depuradora y potenciadora de biodiversidad de inmediato resultando un sistema sencillo de instalar, de bajo coste, fácil mantenimiento, y consumo de energía prácticamente nulo.