Destacado

El equipo de mantenimiento de INFINITUM, clave en el buen desarrollo del ISPS HANDA CHAMPIONSHIP in Spain

El tercer día de competición del ISPS HANDA CHAMPIONSHIP in Spain, celebrado este fin de semana en las instalaciones de INFINITUM, amaneció soleado pero una tormenta eléctrica apareció a media mañana por lo que tuvo que suspenderse el juego. Tras una impecable labor por parte del equipo de mantenimiento de INFINITUM, y sorteando las tormentas que iban y venían, los jugadores pudieron regresar al campo cinco horas después para reanudar la vuelta… hasta que apareció otra tormenta eléctrica que obligó a suspender nuevo el juego casi al final de la jornada reanudándose la competición a la mañana siguiente.

El torneo, excelente en lo deportivo pero un caos en lo climatológico, tuvo un protagonista destacado, el equipo de mantenimiento de INFINITUM, ya que sin su participación hubiera sido imposible la celebración del evento. Su entrega y dedicación fue merecedora de reconocimiento y de una gran ovación en la entrega de premios.

«Llevamos dos meses trabajando en el campo, y nos hemos dedicado en cuerpo y alma a que el campo esté preparado y a la altura de lo que se pedía. No esperábamos este tiempo tan complicado, con tanto cambio, esto no es común aquí; te pasa una tormenta y al día siguiente sale soleado. Esto de tener varios días de tormenta, y en el mismo día varias tormentas, no nos ha pasado nunca», explica Tomás Agulló, head greenkeeper de INFINITUM.

«Hemos sido cuarenta y tres personas trabajando en el campo de sol a sol. Veníamos a las cinco de la mañana, intentábamos marcharnos a descansar cuando podíamos a las once, el día que ha llovido nos hemos quedado, y volvía todo el equipo a las cinco para trabajar hasta las doce de la noche. Han trabajado como bestias, físicamente es indescriptible lo que han hecho. Lo más complicado han sido los bunkers, que han sufrido con las lluvias intermitentes, se han ido llenando de agua constantemente; ayer en una hora conseguimos vaciar cincuenta bunkers entre veinte personas con cubos para conseguir que se pudiera volver a jugar», continúa Agulló.

«La dedicación que ha puesto el equipo me ha impresionado. Sé que tenemos un gran equipo de mantenimiento, llevo trabajando con la mitad casi doce años y sé cómo trabajan, pero han dado el do de pecho. Hemos vivido tormentas complicadas en otras ocasiones, pero nunca en un torneo como este y con tanta necesidad de recuperar el campo con rapidez. La situación que hemos vivido aquí a poca gente le pasa y espero que le pase a poca gente. Ha sido la prueba de fuego. Yo ya sabía hasta donde llegaba el equipo pero ahora han demostrado lo que son, un gran equipo y comprometido», concluye Tomás Agulló.