Destacado

El equipo directivo de Aravell Golf Club, 100 % femenino, ejemplo para la iniciativa ‘Growing Golf’ de Syngenta

Con Beatriz Cantero como directora general desde enero de 2020, Lucía Couso como subdirectora y Marta Pujades como head greenkeeper, Aravell rompe una tendencia de larga duración ya que todas sus directivos son mujeres. En Estados Unidos, por ejemplo, ellas representan menos del 10 % del conjunto de directores de clubs de golf, también sólo el 1,5 % de los superintendents y la ASGCA (Sociedad Americana de Arquitectos de Campos de Golf) sólo ha tenido cuatro miembros femeninos.

Sin embargo, la evidencia de los estudios comerciales globales es clara: las empresas con un liderazgo diverso logran una mayor rentabilidad, algo por lo que Syngenta apuesta desde su iniciativa ‘Growing Golf’.

«Aravell Golf Club cerrará 2021 con una mejora del 60 % en sus resultados en comparación con 2020 y 2019. Hemos duplicado nuestros ingresos en 2021 en comparación con 2020, lo cual es una buena noticia. Estamos en el camino de lograr los objetivos de la empresa para 2023 si mantenemos este esfuerzo», indica Beatriz Cantero, quien agregó que antes de su llegada al club solo había tres empleadas en el área de negocio del golf, la mayoría trabajando en el sector de la restauración.

Lucía Couso se unió al club a principios de 2021, en medio de la pandemia, después de haber trabajado anteriormente durante tres años como directora deportiva en otro club de golf.

«Desde el principio me di cuenta de que los cambios que hemos implementado han sido extremadamente productivos. Por otro lado nos llevamos muy bien, una perfecta base para trabajar juntos y convertir nuestro trabajo diario en un desafío con nuevas oportunidades remando todos en la misma dirección por el bien de la empresa», apunta Couso.
 

 
Pro su parte, la head greenkeper Marta Pujades lleva en la industria casi veinte años y le encanta trabajar con otros y también gestionar personas.

«Ser un equipo y tratar de involucrarlos en cómo mantenemos el campo es una suma en la que todos tienen su valor. Procuro tratar a todos los miembros del equipo como me gustaría que me tratasen a mí, con respeto y motivándolos con una perspectiva optimista, involucrándolos en todos los resultados y dándoles las gracias por un buen trabajo», explica Pujades.

«La industria del golf estaba absolutamente dominada por los hombres cuando empecé a trabajar en ella y todavía lo está, pero un número creciente de mujeres greenkeepers está demostrando que puede ser una carrera para mujeres», añade.

La actualidad manda, y sobre ella el equipo directivo de Aravell Golf Club también opina.

«La dinámica colaborativa de confianza absoluta entre nosotras ha impulsado a Aravell en los tiempos de pruebas después de que el COVID cerrara gran parte del mundo el año pasado. Lo que me encanta de trabajar con Lucía y Marta es que siempre están dispuestas a escuchar las propuestas de los demás. Se comunican perfectamente con otros miembros del equipo», expone Beatriz Cantero.

«El equipo de Aravell ahora ha comenzado a impulsar la comunicación y eso era algo que esta empresa realmente necesitaba, tener su propia voz y creer. Sí, podemos hacer que este club de golf funcione. Las tres estamos aprendiendo a aprender todos los días en nuestros puestos de trabajo», añade Cantero.

«Trabajo cerca de los socios del club y, al tratar de hacer crecer el lado femenino, espero tener un efecto en cadena para los socios masculinos también. Por experiencia puedo decir que cuanto mayor sea el número de jugadoras, mayor será el número de jugadores», concluye Lucía Couso.