Destacado

El nuevo sistema de cotización de los trabajadores autónomos impactará en varios colectivos profesionales de la industria del golf a partir de 2023

El pasado 27 de julio se publicó el Real Decreto Ley que regulará la cotización de los trabajadores autónomos a partir de 2023, un cambio legislativo que afectará a un buen número de integrantes de la industria del golf.

Esta nueva ordenación impactará especialmente en los profesionales de golf, tanto los dedicados a la formación como a la competición, ya que muchos de ellos son trabajadores autónomos, al igual que en una buena cantidad de pequeños empresarios y emprendedores del sector del golf y de sectores afines.

En este Real Decreto Ley destacan las siguientes novedades:

  • La base de cotización se establecerá en atención a los ingresos reales y beneficio que obtenga el trabajador autónomo.
  • Se amplía a seis el número de veces que el autónomo puede modificar su base de cotización cada año.
  • A partir de 2023 desaparece el tope de cotizaciones para mayores de cuarenta y siete años.
  • El inicio de actividad como trabajador autónomo tendrá una ayuda en forma de cuota reducida por una duración inicial de doce meses que puede ampliarse por otro año si durante el primer año de actividad percibe ingresos inferiores al salario mínimo interprofesional (SMI).
  • En caso de cese de actividad parcial se reconoce una prestación del 50 % de la base reguladora compatible con otra actividad. Podrá cobrarse de cuatro meses a dos años sin que haya que darse de baja en el régimen especial de trabajadores autónomos (RETA) y sin que sea necesario el cierre.

 

 
«Para determinar la base de cotización con el nuevo procedimiento se tienen en cuenta quince tramos de rendimiento neto y se determinan las cuotas de cotización de los autónomos de forma progresiva», indica Íñigo Martín Cubillo, cofundador de Alleytax, empresa que gestiona la contabilidad de varias empresas que operan en el sector del golf en España siendo especialistas en contabilidad, impuestos y nóminas.

«Por ejemplo, un profesional autónomo que presente un rendimiento neto mensual de mil quinientos euros (1.500 €) deberá pagar una cuota de doscientos noventa y cuatro euros al mes (294 €/mes) mientras que otro que presente un rendimiento neto mensual de dos mil quinientos euros (2.500 €) deberá pagar una cuota de trescientos treinta euros al mes (330 €/mes) y otro que presente un rendimiento neto mensual de tres mil quinientos euros (3.500 €) deberá pagar una cuota de trescientos setenta euros al mes (370 €/mes)», explica Iñigo Martín.

Por otro lado, los tramos y bases de cotización mínima y máxima para los próximos años se encuentran publicadas en el Boletín Oficial del Estado en forma de tablas generales y reducidas: