Destacado

El pamplonés Pedro Erice inaugura su propia escuela de golf en la cancha de prácticas de la Federación Navarra de Golf ubicada en el campus de la Universidad Pública de Navarra

Tras algo más de diez años ejerciendo como profesor de golf en varias instalaciones del centro y norte peninsular, recientemente Pedro Erice ha inaugurado su propia academia de golf en las instalaciones de la Universidad Pública de Navarra gestionadas por la Federación Navarra de Golf.

Jugador de golf desde los nueve años, campeón de España sub-21 en 2007, miembro del equipo nacional en varias categorías, jugador de circuitos incluyendo el Alps Tour Golf, Erice también ha formado parte de las academias de golf del Club de Golf de Jaca, Salamanca Golf & Country Club, Club de Golf Sojuela y Club de Campo Señorío de Zuasti.

«En 2012 me lancé a probar impartir formación ya que la competición profesional no estaba dando los frutos esperados. Obtuve el título de Técnico Deportivo y me planteé seriamente continuar ligado al golf enseñando el deporte desde mi experiencia como jugador de alto nivel», explica Pedro.
 

 
«Tras varios años en los que he podido trabajar en estupendos clubs, a principios de este 2023 surgió la oportunidad de ‘volar solo’ y no la quise desaprovechar. Inauguramos la academia el pasado septiembre y a día de hoy contamos con casi ochenta alumnos semanales», añade.

«Gracias a este proyecto, dispongo de mayor independencia ya que no dependo de un club para ofrecer las clases. Ahora alquilo las instalaciones a la Federación Navarra de Golf. De esta forma soy dueño de mí mismo, puedo decidir mi horario y calendario, consensuar con los alumnos el precio y la duración de los cursos, etc. Realmente, prefiero este ritmo», explica Pedro Erice.

«Las instalaciones de la cancha de prácticas de la Federación Navarra de Golf, ubicadas en el campus la Universidad Pública de Navarra, son excelentes para la formación de golfistas. Son muy accesibles para todo tipo de perfiles de alumnos, facilitan que todo el mundo pueda ‘perder el miedo’ a acercarse y probar el golf, se encuentran ubicadas muy cerca de la ciudad, y creo que a corto y medio plazo va a crear un buen número de jugadores, algo que le va a venir fenomenal a la Federación Navarra de Golf y al propio deporte del golf», añade.
 

 
«Las clases están dirigidas a jugadores de golf de todas las edades. En la escuela trabajo con alumnos de entre seis y ochenta años que forman grupos de tres a cinco personas o bien disfrutan de sesiones particulares. Para poder enseñarles los secretos de su ‘swing’ les grabo, les enseño los vídeos a cámara lenta y comparamos la evolución durante el curso, además de enviarles un ‘feedback’ con bioanálisis, ejercicios, ‘drills’, etc. Intento no tratar únicamente la técnica, también los animo a que jueguen y salgan. Hablamos de reglas, estrategia, de la elección de los palos en diferentes hoyos, y también me comentan golpes que han fallado y les intento corregir», añade.

«En estos meses, la escuela ha colaborado con asociaciones como la Asociación Navarra para Altas Capacidades, la Asociación de Ayuda a Niños con Cáncer de Navarra y la Asociación Navarra de Familias Numerosas. Igualmente, firmé un acuerdo con la Caja Rural de Navarra para que los menores de treinta y un años pudieran obtener un descuento de cincuenta euros en el curso. Y con la Federación Navarra de Golf esteblecimos una sinergia que me facilitó una mayor proyección así como la organización de una jornada de puertas abiertas a la que acudieron unos cien jóvenes interesados en el golf», amplía Erice.