Noticias destacadas

‘El principal aspecto positivo de un Plan Director es la secuenciación ordenada, tanto en tiempo como en inversiones, de las acciones a realizar’ – Enrique Gil, director del Real Club de Golf La Herrería

Fundado en 1966, el Real Club de Golf La Herrería, es uno de los campos de golf más singulares y veteranos que podemos encontrar en España. Enclavado en el Real Sitio de San Lorenzo del Escorial, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1984 por la UNESCO, el jugador se verá rodeado de un entorno monumental e histórico único con el imponente monasterio que mandara construir Felipe II en el siglo XVI como telón de fondo. Además, el denso bosque de La Herrería, con robles, fresnos y encinas de gran porte y un cuidado paisajismo, acompañan a lo largo de todo el recorrido. También cuenta con una rica diversidad ornitológica y gran número de representantes de la fauna propia del bosque mediterráneo.

Hemos charlado con el gerente, Enrique Gil Octavio de Toledo, para conocer las principales necesidades, inquietudes o desafíos a los que se enfrenta el gerente de un club de golf como el RCG La Herrería y cuáles son sus opiniones sobre la mejor forma de cubrirlas o llevarlas a cabo con éxito. Igualmente hemos consultado acerca de Target Ingenieros y Asociados y de la auditoría técnica y el Plan Director para la gestión y mantenimiento del RCG La Herrería que la ingeniería madrileña ha desarrollado con el objetivo de conocer su opinión sobre la utilidad y eficacia de disponer del mismo y cuáles cree son sus principales ventajas.
 

 
¿Qué destacarías de la auditoría técnica?

Para la gestión de un campo de golf como La Herrería, con más de cincuenta años de existencia, lo primero que necesitábamos era una actualización de la información acerca del estado del mismo y de los equipos e instalaciones. Para ello ha sido de gran valor la exhaustiva auditoría técnica realizada por Target Ingenieros de todos los elementos que componen el campo para conocer su estado en relación con la vida útil de cada uno de ellos. Los medios técnicos con los que se cuenta hoy en día tienen poco que ver con los de hace treinta o cuarenta años, y gracias a ello hemos podido recabar información topográfica, cartográfica o de las instalaciones mucho más precisa de la que disponíamos. Este es un trabajo inicial obligatorio y una herramienta indispensable para la gestión posterior.

El siguiente paso ha sido establecer de forma mancomunada con la Junta Directiva, Comité de Competición y con el asesoramiento técnico pertinente, los objetivos y prioridades tanto a nivel de juego como desde el punto de vista del mantenimiento, gestión y mejora continua del campo y sus instalaciones, sin olvidarnos del aspecto económico. Llegados a este punto, y con el conocimiento de los medios humanos disponibles, un horizonte de tiempo en mente y un presupuesto, hemos establecido el Plan Estratégico o Plan Director para los próximos seis años.
 

¿Qué ventajas de gestión encuentras al trabajar en base a un Plan Director?

El principal aspecto positivo que le encuentro es que el Plan Director establece la secuenciación ordenada, tanto en tiempo como en inversiones, de las acciones a realizar.

Ha sido mucho más práctico y mejor percibido por el usuario (quien presenta preocupación continua en el mantenimiento y mejora de su campo y club) el ir realizando pequeños o medianos trabajos en base al presupuesto disponible y al calendario establecido y sin alterar significativamente la circulación de los jugadores en el campo, que acometer una obra puntual de grandes dimensiones que puede llegar a condicionar parcialmente el juego o el recorrido o la viabilidad presupuestaria, y no volver a hacer nada hasta dentro de varios años.

Por otra parte, estos pequeños y medianos proyectos, con la supervisión técnica adecuada, nos han permitido tener un mayor control de los mismos, lo que se ha traducido en una reducción de costes y un acabado más ajustado a los objetivos. En este sentido me gustaría destacar la importancia de la labor de la Dirección Técnica realizada por Target Ingenieros en el seguimiento y control de los proyectos derivados del Plan Director, para llevarlos a cabo dentro de los costes y plazos establecidos, por una empresa que conoce perfectamente los costes de ejecución a nivel nacional, incorporando ligeras modificaciones durante la ejecución que han supuesto un beneficio para el club así como la tan importante medición de las unidades de fin de obra, que tanto ahorro nos ha supuesto y que tan difícil es controlarlo desde la gerencia.

Como gerente, creo que esta figura de director técnico o asesor técnico permanente o con vocación de continuidad que Target Ingenieros nos aporta en nuestro caso, tiene un gran valor, ya que a los gerentes nos descarga de importantes preocupaciones sobre las que necesariamente no tenemos un conocimiento profundo y nos da una gran tranquilidad y confianza sabiendo que el objetivo de la asesoría es defender los intereses del club. Esto permite al gerente centrarse en sus ocupaciones y responsabilidades dejando esta importante labor en manos del asesor técnico.
 

Aprovechando que citas las labores y principales responsabilidades del gerente de un club de golf y, a propósito de tu reciente nombramiento como presidente de la Asociación Española de Gerentes de Golf, ¿podrías dar tu opinión sobre las labores o cualidades más importantes que consideras para un gerente?

Pienso que un gerente es principalmente un gestor de recursos humanos. Como cualquier empresa, en un club de golf su principal activo es el capital humano del que dispone. Sin éste la empresa es una cáscara vacía y la labor del gerente, o al menos así lo entiendo yo, es tenerlo continuamente motivado y formado adecuadamente.

En el RCG La Herrería nuestra seña de identidad es la amabilidad, y nuestro personal se esfuerza día a día en que sea percibida por nuestros socios y visitantes. El gerente debe actuar como un “entrenador personal” de los empleados, orientarlos, ayudarlos en lo que necesiten para alcanzar esta meta. Pretendemos y lo estamos consiguiendo con muy buenos resultados que nuestros trabajadores desarrollen diferentes perfiles laborales. Que puedan realizar diferentes tareas. Esto, además de enriquecer el contenido del puesto de trabajo, facilita la creación de un sentimiento de equipo al necesitar interactuar entre ellos y apoyarse mutuamente. No hay reinos de taifas. Realizamos formación continua para ello, en pequeños grupos o incluso de forma individual y personalizada.

De cara al socio, la labor del gerente y su equipo es que a través de esa amabilidad y trato cercano, el jugador se sienta a gusto en el club. Si a ello añadimos las características únicas del RCG La Herrería, por su monumentalidad, historia, naturaleza y, obviamente, presentamos un campo cuidado y técnicamente atractivo como el nuestro, en el socio despertará un sentimiento de pertenencia a algo muy singular, algo con una imagen especial de la que sentirse orgulloso por pertenecer a ella.

Con un equipo humano adecuado y preparado, tanto técnicamente como en el trato personal, la fidelización del cliente se consigue. Y si todo esto ocurre y funciona como una maquinaria bien engrasada, los buenos resultados económicos vienen con seguridad.