Noticias destacadas

‘El profesor de golf, un proveedor de experiencias’, por Ricardo Jiménez Eliaeson

Desde el año 2008 soy director de Nicklaus Academy of Golf en Finca Cortesin Hotel & Golf Resort. Es un gran valor añadido para para nosotros asociar nuestra academia al mejor jugador de todos los tiempos, Jack Nicklaus.

Entendiendo que todos aprendemos de manera diferente (auditiva, visual y kinestéticamente), nuestro Jack Nicklaus Coaching Studio está diseñado para proporcionar una gran experiencia a través del uso de la tecnología integrada en la academia, proporcionando al alumno un feedback inmediato que nos ayudará a acelerar el proceso de aprendizaje, conocimiento y sensaciones del movimiento. Y, más importante aún, le ayudará a entender las causas y efectos de los errores de su swing.

Nuestra labor como instructores o coaches dentro de una academia de golf es proporcionar al alumno una gran experiencia durante su clase. En gran medida, el futuro de este alumno dentro del mundo de golf depende su primera clase. Si la experiencia es positiva, el alumno con gran probabilidad no solo repetirá las clases sino que seguramente escogerá un paquete de varias horas de clases. Si logramos que el alumno “se enganche” al golf los siguientes pasos son de sobra conocidos, empezaran a jugar en el campo, contemplaran la posibilidad de hacerse socios, comprar su primer juego de palos, material en la tienda, comer el el club, jugar competiciones y, quien sabe, quizás adquirir una vivienda en nuestro resort.

Dos premisas deben de regir en una buena clase de golf:

  • El alumno debe de disfrutar de todo el tiempo que este con nosotros en la clase.
  • Que el alumno se convierta en el mejor jugador posible dentro de sus posibilidades, que ame este deporte y lo disfrute para el resto de su vida.

 

 
Es fundamental comprender que nosotros, los profesores de golf, no enseñamos métodos de golf. Enseñamos personas a través de ciertos fundamentos que difieren en cada profesor, modificando lo que sea necesario para que se ajuste a las capacidades del alumno y sus aspiraciones.

La primera experiencia de un alumno principiante tiene que estar cuidada al detalle. La clase tiene que estar bien estructurada comenzando con la presentación previa del alumno y profesor, seguido de un cuestionario acerca de sus motivaciones, objetivos, posibles problemas físicos, etc. Proseguiremos con el videoanálisis, toma de datos del vuelo de la bola con los monitores de lanzamiento, estudio de la presión ejercida en las plataformas de presión, análisis biomecánico, etc.

Una vez tengamos toda la información necesaria es cuando podemos ofrecerle correcciones simples. Cada decisión que tomemos esta basada en una enorme complejidad y es por ello que tenemos que aprender a filtrar toda la información para proporcionar esa corrección que hará mejorar a nuestro alumno. Terminamos haciendo un resumen de la clase y enviándoles los informes y vídeos de su primera experiencia.

Nosotros, como profesores cualificados, no necesitamos toda la tecnología para corregir a nuestros alumnos pero el tener una academia preparada para proporcionar esa primera experiencia a un alumno es algo que todos deberíamos pensar en ofrecer en nuestras instalaciones. Vuestros clientes y socios os lo agradecerán.

El profesor de golf es un proveedor de experiencias y el tener una academia tecnológicamente preparada nos ayudará a aportar ese valor añadido en la clase y al mismo tiempo generar mayores ingresos para nuestras empresas.
 

Ricardo Jiménez Eliaeson es director Nicklaus Academy Finca Cortesin.