Noticias destacadas

El RACE mejora casi tres mil metros cuadrados de bunkers con Better Billy Bunker y aplica el ‘Sellado total de bunkers’ combinando con Durabunker en el antegreen del hoyo nueve

Recientemente el madrileño RACE se ha unido une a la larga lista de clubs de golf españoles que ya dispone de bunkers de calidad Better Billy Bunker confiando sus mejoras a una empresa especializada como Mafer Golf.

El pasado 29 de julio, el equipo de Mafer Golf inició la reforma de bunkers en los primeros nueve hoyos del recorrido, actuando sobre veintiocho bunkers que suman una superficie total de 2.700 m2 tan solo el mes de agosto, ajustándose al plan de obra establecido entre la propiedad y la contrata para entorpecer el mínimo tiempo posible a los jugadores y socios del club. La primera semana de septiembre se dieron por finalizadas las obras de restauración de bunkers, resultando el éxito esperado ya que a principio de este mes se registraron precipitaciones de 30 l/m2 en un fin de semana… en el que los bunkers se mantuvieron intactos.

Cabe destacar que en el bunker central de antegreen del hoyo nueve se ha llevado a cabo la ejecución del llamado “Sellado total de bunkers” aplicando el sistema DURAbunker en taludes y perímetro de bunker combinado con el propio sistema Better Billy Bunker.
 

 
Hace tres años y medio probamos el sistema Better Billy Bunker con Mafer Golf en un bunker de la zona de prácticas del club. Durante este tiempo hemos podido comprobar que Better Billy Bunker es la solución al problema que teníamos en nuestros bunkers, tanto de encharcamiento como de contaminación de la arena. Este año se ha completado la obra de la primera vuelta y la zona de prácticas, planificando para agosto de 2020 los segundos nueve hoyos. Sin lugar a dudas nuestros socios ya están disfrutando del salto cualitativo que ha supuesto la reforma con el sistema Better Billy Bunker y están deseando que se culmine la segunda vuelta”, expone Nacho Vidosa, director de golf del RACE.

“Igualmente el equipo de mantenimiento ha reducido las horas de trabajo empleadas en el mantenimiento de los bunkers durante los días de lluvia al no producirse encharcamientos y resultar una superficie de juego siempre óptima, con arena limpia y suelta, pudiendo dedicar ese tiempo a otras labores en el campo”, añade Vidosa.