Destacado

El Real Club La Moraleja culmina la reforma de su Campo 2 reduciendo en torno a un 30 % las necesidades de riego y mantenimiento

El pasado 13 de abril se abrieron al juego los nueve segundos hoyos del Campo 2 del Real Club La Moraleja, cerrados desde el pasado noviembre para acometer la renovación del sistema de riego así como para llevar a cabo la nivelación y alineación de todos los tees, la reforma del lago de los hoyos 15 y 16, la remodelación total de los bunkers de los hoyos 12, 13 y 15, y la creación de nuevas zonas de jabre, especialmente en torno a varios tees.

«Con esta importantísima reforma realizada en dos fases (el año pasado se actuó sobre los hoyos 1 a 9) tendremos, durante muchos más meses del año, un campo en mejores condiciones de juego, un recorrido más sostenible, con un carácter singular diferente a los otros tres y con un mantenimiento mucho más eficiente sin olvidarnos de otras tantas mejoras que faltan por acometer, entre ellas, y más importante, la creación de una red de drenajes por todo el recorrido», explica Íñigo Angulo, director de golf del Real Club La Moraleja.

«El nuevo sistema de riego, moderno y adaptado a la actual estructura cespitosa del campo, conseguirá una buena cobertura, uniformidad en el riego y, como consecuencia, uniformidad en la planta, lo que hará que las condiciones de juego también mejoren», añade Tony Bonnett, head greenkeaper del Real Club La Moraleja.

Tras estas reformas, la Real Federación Española de Golf procederá a realizar una nueva valoración y medición del recorrido Campo 2. Asimismo, el club será el encargado de reasignar los hándicaps de cada hoyo, atendiendo a los resultados de las competiciones de los últimos años.

Las ejecuciones de obra correspondientes al cambio del sistema de riego y a la reforma del lago fueron llevadas a cabo por las constructoras especializadas GTM Golf y Garden & Golf mientras que las demás actuaciones corrieron a cargo del equipo de mantenimiento el club.
 

 
La obra fundamental ha sido el cambio completo del sistema de riego, incluyendo todos los elementos que habían cumplido su vida útil (cableado, tuberías, aspersores, etc.) y añadiendo el riego de esta segunda vuelta al nuevo ordenador y software capaz de controlar el aporte de agua en segundos con el considerable ahorro que supone y la mejora y reducción de la ventana de horas de riego.

Igualmente, se ha replanteado la ubicación de los aspersores teniendo en cuenta las nuevas necesidades del campo con una superficie total de riego muy inferior. Se han instalado aspersores de los modelos más avanzados de Toro proporcionando una muy buena uniformidad y pudiendo ser controlados de forma individualizada y sectorizar para regar únicamente las áreas que lo necesitan y cuando lo necesitan siguiendo la tendencia de microgestión del riego.

El sistema está construido mediante cables (en lugar de satélites) conectados a dos smarthubs de modo que, en caso de que se produzca alguna avería en uno de los circuitos, los aspersores podrán conectarse al otro y seguir funcionando.

Con este cambio se evitarán las zonas encharcadas generadas por la incapacidad del antiguo sistema de proporcionar a cada área del campo el agua que realmente necesitaba. Supondrá, por tanto, una mayor uniformidad en la planta y, por lo tanto, mejorarán las condiciones de juego. Igualmente contribuirá notablemente al ahorro de agua, de energía y de recursos de mantenimiento.
 

 
Al igual que ya se hiciera en la primera parte del recorrido, se ha trabajado en la definición de áreas que no entran en juego para decapar la superficie de césped y laminarla con jabre. La finalidad última es configurar un campo más sostenible y con menores necesidades de mantenimiento.

«Con las actuaciones realizadas a lo largo de estos últimos años hemos reducido la superficie de riego entre un 25-30 %, lo que supone un ahorro similar en agua, energía y otros recursos, además de tiempo de dedicación del equipo de mantenimiento, un tiempo que ahora se puede emplear en otras actuaciones con las que mejorar la calidad del campo», explica Bonnett.

Muchas de estas áreas decapadas se encuentran alrededor de los tees, de forma que, en algunos casos se han moldeado ‘tees isla’ rodeados de jabre.

«Algunos tees se han rodeado de jabre, otros de jabre y césped, y otros únicamente de césped. De este modo conseguimos que cada hoyo tenga un carácter diferente y que el jugador, al enfrentarse a cada uno de ellos, tenga ante sí una experiencia distinta y un nuevo reto. Es lo que ocurre en los campos más bonitos y emblemáticos del mundo», añade.

Todos los tees se han nivelado y alineado al tiempo que se han construido algunas plataformas nuevas.

Por otro lado, se han aprovechado los tees por delante de las salidas rojas, que servían como plataformas auxiliares para dar descanso a las oficiales, para colocar las nuevas marcas de salida rosas (a la espera de la valoración de la RFEG para determinar el metraje), de forma que los juveniles, seniors, damas, o cualquier jugador que no llegue a calle desde el tee oficial, pueda adelantar su salida en el juego diario y hacer su experiencia más agradable.
 

 
La reforma del lago que afecta a los hoyos 15 y 16, de la que la ingeniería SURTEC redactó el proyecto de ejecución y ejerció como dirección facultativa, se ha realizado no solo para mejorar su aspecto estético sino también para evitar la pérdida de agua por filtración, mejorar la calidad del agua que se bombea al campo y solucionar el problema del muro que estaba deteriorado.

Durante el proceso de remodelación se ha saneado el fondo y se ha reconstruido el muro de mampostería únicamente en la parte frontal del green, por un tema estético y también de cotas. El resto del perímetro se ha talonado con césped hasta el borde del agua.

El aspecto que ofrece, una vez lleno de nuevo, es el de una lámina de agua más amplia y más limpia. Además, y con la finalidad de ahorrar costes de mantenimiento, se ha eliminado la isla del interior del lago.
 

 
En su visita de 2021, Ron Kirby, diseñador del Campo 2 para Nicklaus Design, sugirió la necesidad de realizar algunos ajustes que también se han llevado a cabo en estos meses.

En el hoyo 12, se han construido dos antegreenes y un bunker en el centro para sustituir a la lengua de rough que existía y que complicaba demasiado el juego. Asimismo, se ha incorporado un nuevo bunker a la derecha de calle en una zona en la que había un humedal permanente.

En el hoyo 13, el bunker que abarcaba la parte izquierda y el fondo del green se ha reducido. La zona del fondo se ha sustituido por césped y se ha creado una entrada desde el camino hacia el green que mejora el control del tráfico hacia el tee del 14.

En el hoyo 16, un par 5 que se había quedado corto para las distancias que se consiguen hoy en día, se han colocado dos bunkers nuevos de forma que el jugador tiene que plantearse una estrategia diferente (más o menos arriesgada) en la salida.

Durante la obra se han solucionado, además, algunos otros asuntos para facilitar el mantenimiento. Por ejemplo, a la salida del green del 12, la zona de tráfico de jugadores se ha ampliado, dejando una mayor superficie para que los socios puedan subir hacia los tees del 13 evitando que se produzca un ‘embudo’ de tráfico y permite un mejor mantenimiento.

Finalmente, en los tees del hoyo 16, el viejo camino, levantado por las raíces de un chopo, se ha sustituido por una zona de jabre con lo que se percibe una mejora visual pero también práctica: el espacio para aparcar el buggy se encuentra en mucho mejor estado.
 

 
Con la remodelación de los bunkers de los hoyos 12, 13 y 15 finaliza la renovación completa de los bunkers del recorrido, quedando únicamente pendientes los que se encuentran en el área de chipping. Con esta renovación se pretendía una mejora en la jugabilidad, en la estética y también en la sostenibilidad.

Se ha realizado un nuevo moldeo en estilo más natural, se han instalado nuevos drenajes, se han colocado tepes de Zoysia Zeon en el borde y se han rematado con Festuca donde ha sido necesario, se ha instalado la laminación de caucho (un material que, siendo permeable, aísla la arena evitando su contaminación además de amortiguar los golpes) y se han rellenado con nueva arena de sílice que cumple todas las especificaciones técnicas marcadas por el laboratorio Thomas Turf para concluir con la nivelación y compactación de la arena.

A finales de este próximo verano se realizará una resiembra con Agrostis en los segundos nueve hoyos, como se hizo el año pasado en la primera mitad del campo (que contaba ya con un sistema de riego en condiciones).

«Ya se puede apreciar claramente que el Agrostis stolonifera sembrada el año pasado está bien arraigada y eso nos va a ayudar mucho a finales del verano. En los greens se ha realizado esta resiembra en los últimos cuatro años y ya podemos comprobar que el Agrostis va ganando terreno a la Poa», indica Tony Bonnett.

«Con las limitaciones de uso de productos fitosanitarios que tenemos ya y que se incrementarán en el futuro, es importante contar con variedades cespitosas capaces de resistir ante las enfermedades. Estas resiembras, combinadas con un sistema de riego capaz de dosificar correctamente el agua en cada lugar del campo, van a conseguir que el aspecto general del recorrido mejore muchísimo», finaliza Bonnet.